Aún sigue vedette

Como en los viejos tiempos, Gisela Valcárcel hizo gala de sus dones de vedette, al dejarse nalguear por el torero Roca Rey en el Gran Show.

Por Diario La Primera | 13 set 2010 |    
Aún sigue vedette
La cabra al monte tira

Más datos

DATO

¿Qué hay detrás de esa palmadita?
Toda acción de Gisela Valcárcel, aunque no lo crean, está calculada. Querrá acaso darle buen charm a la alicaída imagen del torero (digamos, por las manifestaciones antitaurinas).

No sabemos qué pasó por la cabeza de la conductora de televisión Gisela Valcárcel. Quizá es la ausencia de Roberto Martínez en la pista de baile, y a rey muerto, Roca Rey puesto. Quiere carne nueva sobre la pista que la consienta, que abrigue ese corazoncito solitario, y esta vez superó a la mejor Susy Díaz.

Tras culminar Fernando Roca Rey la escenografía con el tema Una nalgadita, la Señito se dejó sentir como una más de sus dedos, y le pidió, fuera del baile y para el deleite del público varón (según ella), y sobrellevada por los deseos de que su mano venga como un látigo a sus asentaderas: “Dame una nalgadita, aunque sea una”.

El Matador le hizo casó y le dio lo que ella quería. Y si alguien creía que los toreros son elegantes y de buena labia, se equivocaron con la respuesta que dio Roca Rey ante ese magno evento: “No me voy a lavar la mano, así quedara para siempre. Fue a nombre de todos los hombres del Perú”.

Es un concurso de baile o de toqueteos. Igual, La Señito se quedó con ganas, no sabemos si porque no bastó para sus deseos privados, o de repente porque hace tiempo no sentía uno frente a cámaras.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.