Así fue el final de Marco Antonio

La Policía aclaró sangriento caso de amor gay, ambición y crueldad. “Coco” narró cómo acabó con el estilista, junto a sus dos amigos. Le cobraba 100 soles “por visita”, pero quiso más...

Por Diario La Primera | 15 julio 2009 |  1.7k 
Así fue el final de Marco Antonio
(1) Otro criminal que paraliza al país. “Coco” dice que no quiso matarlo, sólo robarle. (2) Aún falta encontrar a los cómplices que asesinaron a Marco Antonio. (3) Le esperan 25 años de cárcel. (4) Dio pelea a sus verdugos.

Más datos

FAMILIA DE “PUCHO”

“Los asesinos son primos políticos. Todo es un clan familiar”, sostuvo el general Félix Murga. Informó que Jorge Glenni convivía con la madre del tristemente célebre Jorge Salas Arméstar, ‘Pucho’, el fallecido criminal que participó en el asesinato de Wilson Pedro Mesías Ugarte, ‘Pedrito’, otro hampón, y una menor de edad. “Pucho” fue asesinado en Brasil. De otro lado, sostuvo que Coco también convivía con la prima de su cómplice, Miguel Velásquez, en Palomino, centro de Lima.
1747  

El espeluznante crimen de Marco Antonio Gallegos fue aclarado por la Policía, aunque no cerrado, pues falta capturar a los otros dos asesinos, ya reconocidos. Pero, tras el interrogatorio (toda la madrugada) del capturado Jorge Glenni, se reveló formalmente lo ocurrido aquella noche de sexo, ambición y traición que acabó con la vida de uno de los personajes más populares de nuestra farándula y el estilismo nacional. “Coco” confesó quiénes lo acompañaron en esta sórdida y criminal faena, espantando más al país y transformando ante todos su rostro de modelo en la de un salvaje criminal.

El traslado de “Coco”, de la DIRINCRI a la carceleta del Ministerio Público, ayer, fue otro torbellino de periodistas, efectivos y público. Luego, las autoridades informaron cómo ocurrió el crimen. Una sangrienta novela. Como si fuera la secuela del crimen de Alicia Delgado.

Pese a que el estilista Marco Antonio Gallegos le dio trabajo y también lo convirtió en uno de sus compañeros cercanos, Jorge Glenni Ponce “Coco” (21), ex modelo, sólo pensaba en el dinero. Quién sabe cuándo se dejó llevar por la ambición, al grado de planear asesinar a su protector y pareja ocasional. Lo cierto es que esa noche acabó con Marco Antonio, amarrado de pies y manos, estrangulado y asfixiado (como remate) con una bolsa de plástico, para robarle una computadora portátil, relojes, celulares, ropa fina y 4,500 nuevos soles.

Crónica roja
Eran las 20:30 horas del 9 de julio, cuando “Coco” llamó al estilista para tener una cita. Marco Antonio –fatalmente cariñoso- aceptó. “Ven Coquito, aquí te espero”, le dijo, sin imaginar que mientras lo esperaba en su departamento, en el jirón Choquehuanca 196 en San Isidro, Glenni Ponce estaba reunido con sus cómplices, Miguel Ángel Velásquez Zarazu (24), “Pachón”, y Jordan Antonio Pacheco Huamanchumo (19), ahí cerca, planeando cómo iban a robar su casa “y quizá ya cómo iban a asesinarlo”, según el jefe de la Dirincri, general Eusebio Félix Murga.

Rato más tarde, los tres culpables a bordo de un Tico que usaba Miguel Ángel como taxi, partieron hacia el inmueble de la víctima. Eran las 21:35 cuando llegaron a la cuadra 34 de la avenida Arequipa –a unas cuadras de la casa del estilista- para inspeccionar la vivienda.

Del auto sólo baja el ex modelo. Marco Antonio le abre la puerta y ambos se dirigen al segundo piso de la casa, donde conversaron largo rato sin libar alcohol, ni probar drogas. Una hora más tarde, Gallegos envía a su ocasional pareja a comprar comida. El asesino sale de la vivienda y se encuentra con sus cómplices. Los tres se dirigen al chifa Xin Xin de la avenida Comandante Espinar, Miraflores.

Coco regresa con la comida. Ingresa a la vivienda, se dirige al segundo piso, y deja la puerta entreabierta para que Miguel Ángel ingrese y se lleve todo lo que pueda, mientras que Jordan Pacheco se encontraba en el taxi haciendo de “campana”.

Marco Antonio, al sospechar que algo andaba mal, decidió bajar pero antes de llegar a la escalera Glenni Ponce dejó salir la bestia que llevaba adentro y lo coge del cuello, apretándolo hasta hacer que se desmaye.

Ingresa Pachón y -junto a Coco- colocan el cuerpo desmayado del estilista en el sofá del primer piso, para luego sacar varios cables de la computadora y amarrar a su víctima y –supuestamente- sólo robarle. Lamentablemente, Marco Antonio reacciona al instante tratando de poner resistencia. Ante esto, Pachón lo golpea en la cien con una cerámica, y Coco, sin pensarlo –asegura- comenzó a estrangularlo pese a que su víctima se había desmayado nuevamente.

Jorge Glenni, no satisfecho con haberlo estrangulado toma una bolsa de plástico y mete la cabeza de su ex pareja dentro. Pero, excitado por el hecho, seguía ahorcándolo. Al cansarse, decide junto a Pachón ir al segundo piso para sacar sus pertenencias, como una computadora portátil, relojes, celulares y 4,500 nuevos soles, sumando todo 15 mil nuevos soles. Tras su objetivo, llaman a Jordan Pacheco para que los lleve al parque El Olivar, San Isidro, junto con el botín, para repartirse la ganancia.

“No quería matarlo”
Glenni Ponce, padre de un niño de apenas un año de edad, dijo a la Policía que su intención no era asesinarlo ya que sólo quería “darle un susto”, robar todas las cosas y huir, pero la situación se salió de control y terminaron matándolo. “Estoy muy arrepentido”, eran las palabras que soltó en el bullicioso traslado hacia la carceleta del Ministerio Público, en la avenida Abancay.

El jefe de la Dirincri, general PNP Eusebio Félix Murga, dijo no haber concluido el caso de Marco Antonio pues falta capturar a Pachón y Jordan, comparar los testimonios y descartar o no si el móvil incluyó un problema amoroso, aunque todo indica que ello será descartado. “Hemos acusado a los tres sujetos de homicidio y robo. El caso fue derivado a la Fiscalía para que haga la denuncia respectiva ante el Poder Judicial y estas sean procesadas por la muerte del estilista. Ellos recibirían una pena de 25 a 30 años, en Castro Castro”, informó.

Como se recuerda, Coco fue capturado el 13 de julio entre las avenidas Canta Callao y Alejandro Bertello, cuando llevaba a su hijo a un hospital de la zona.

Tanira Hidalgo
Mario Palacios
Leonardo Caballero

Referencia
Propia



Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario