¿Y usted qué adivina?

Casi todo el que se dice culto,-o ilustrado, que a veces no es lo mismo- suele afirmar, sobre todo en público, que “nadie puede adivinar el futuro”.

| 11 diciembre 2011 12:12 AM | Especial | 1.5k Lecturas
¿Y usted qué adivina?
OJO HUMANO

Más datos

Aquí debo intercalar a manera de anécdota, que la única esoterista que probadamente, anunció “el fin del mundo…tal como lo hemos conocido” para el 11 de setiembre del 2001, es mi hija “Agatha Lys”.

Y en cuanto los aprendices de Nostradamus-los firmes y los bamba- se han pasado los últimos veinte siglos anunciando “el fin del mundo”, sin ligarla hasta la fecha, pues suelen dejar de lado, la eterna verdad de que en el universo, nada empieza, y nada termina…
1527

Sin embargo, oiga usted, todos lo hacemos y todos los días, además.

Y esto resulta evidente, cuando Ud. por ejemplo, va a cruzar la pista en la avenida Abancay al medio día, o le echa el ojo a alguna percanta, calculando la mejor forma de arrimarle el piano sin dudas ni murmuraciones.

Decía el sabio Don Miguel de Unamuno: “cuando un par de ejemplares en condiciones de reproducirse, intercambian miradas en código de atracción, lo que en realidad están explorando, es que clase de descendientes procrearían en caso de consumar la unión sexual”.

-Y en cuanto los aprendices de Nostradamus- los firmes y los bamba- se han pasado los últimos veinte siglos anunciando “el fin del mundo”, sin ligarla hasta la fecha, pues suelen dejar de lado, la eterna verdad de que en el universo, nada empieza, y nada termina, salvo las eras y los ciclos, cuestión que ya es olla de otro merengue, conforme resultan averiguando los que se sienten políticamente poderosos, hasta que se les acaba la mamadera.

Allá por los 70’s, cuando aun los ordenadores y computadoras, empezaban a hacer pichi en el macetero, una poderosa corporación gringa, cuando no, acuñó el término “futuribles”, para precisar una serie de escenarios “altamente posibles”, como hace ahorita cualquier charla de La Parada, cuando una impersecuta le pregunta si encontrará perconchante.

Es decir, tanteando el cuento.

Aquí debo aclarar que la moderna Cosmobiología, analiza la influencia de los cuerpos celestes- como hizo el sabio peruano Scipión Llona para predecir los sismos, fallando en varias ocasiones para sólo acertar en una, que se tradujo en tremendo terremotazo, justo el día de su muerte-, para cotejar estas “aspectaciones”, con las “ondas sociológicas” y la correlación de fuerzas políticas, cosa que hacen los verdaderos servicios de “inteligencia predictiva”, en todos los países en serio, con resultados fiables al 85%, dependiendo de la calidad científica, experimentada e intuitiva de los correspondientes analistas.

Aquí debo intercalar a manera de anécdota, que la única esoterista que probadamente, anunció “el fin del mundo…tal como lo hemos conocido” para el 11 de setiembre del 2001, es mi hija “Agatha Lys”.

Y logró este acierto, analizando correctamente los estudios de matemática predictiva, realizados por connotados egiptólogos, que estudiaron durante muchos años, la simbología de los pasillos internos de La Gran Pirámide de Keops.

El prestigioso arqueólogo mexicano Rodolfo Benavides, autor del libro “Dramáticas Profecías de la Gran Pirámide”, consiguió descifrar la simbología geométrica del “Gran Bloque de Granito Rojo”, que relacionado con complejos datos esotéricos y legendarios, señalaban justamente el 11 de setiembre del 2001, como “fin de una era”, lo cual, algunos charlatanes, vendieron como “el fin del mundo”, pero “Agatha Lys”, verificó, estudiando el “Tarot Profético” y un antiquísimo tratado de egiptología-herencia familiar- llamado “ Hablan Los Grandes Sacerdotes”.

Así pudo precisar el vaticinio que se cumplió trágicamente costando la vida de más de dos mil neoyorkinos, generando a su vez, la desquiciada decisión del ex Presidente norteamericano George W. Bush de bombardear Irak y Afganistán, al tiempo de anunciar: ”a partir de hoy, el mundo no volverá a ser como ha sido. Y perseguiremos a los terroristas donde quiera que se encuentren, hasta borrarlos de la faz de la Tierra”.

-Y como ahora, todos sabemos, efectivamente, el mundo desde aquel día, es otro mundo. El anterior, aquél que hemos conocido, ya no existe más, tal como era.

Hace poco, se puso de moda “La Profecía de los Mayas”, tema que incluso llegó al cine, anunciando nada menos que “el fin del mundo”, para el año 2012.

Y por si ustedes no lo saben, los más resabiosos especuladores de la Bolsa de Nueva York, tienen como Biblia privada, “La Teoría de las Ondas de Elliot”, un conjunto de reglas, cuya esencia afirma que: “conociendo el origen de un alza y su evolución posterior, se puede predecir acertadamente, la próxima baja y su eventual magnitud”.

Y difícilmente les falla “la adivinanza”.- Y eso, que lo que se pone en juego, se refiere a millones de dólares.

Pero volviendo al tema de los mayas. Acabo de descubrir un elegantoso libro (lo ha comprado “Agatha Lys”), llamado”2012 ¿Qué Esperar del Cambio de Era?”, escrito por Greeg Braden, sabio que trabajó largamente en el Departamento de Defensa de Estados Unidos, creando “softwares predictivos” y combinando-aunque ustedes no lo crean- factores espirituales-psicológicos con los descubrimientos de la Física moderna.

Este inteligente gringo, sentencia que “estudiando el pasado, puede entenderse el presente y anticipar el futuro”.-Y no sólo para la evolución cósmica, sino, mucho ojo: ”para nuestras vidas personales”.

-Por este camino, el buen Gregg, ha elaborado la teoría de “Los Fractales Recurrentes”, según la cual, “todo lo que ha sido, tiene la alta probabilidad de repetirse, llegado su momento…salvo circunstancias excepcionales”.

-En conclusión, según sus estudios, lo que los mayas profetizaron hace más de dos mil quinientos años, es que “este quinto mundo”, terminará indefectiblemente, el 21 de diciembre del 2012.

Para consuelo de los asustadizos, remata señalando que después de “algo muy trascendental”, quizás catástrofe, guerrazo, o diluvio de caracoles, vendrá una gran era de paz y entendimiento general…como amanece una primaveral mañana, después de una tormentosa noche de invierno”.

-En cuanto a creer o no creer, ya eso, es cuestión de ustedes, pero en lo que a mi respecta, -aparte de desear a mis amables lectores una feliz Navidad 2012-yo ya sé cómo voy a despedirme de este (perro) mundo.

Por algo, pues, más sabe El Diablo, mi estimado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.725688934326