Viejo pascuero tramposo

Mis pequeños nietos con opiniones modernas muy bien sustentadas y de gran contenido pragmático, han logrado devolverme a la realidad, después de un huevo de años de mantener inalterable mi lealtad a ese gordo pedorro con atuendo rojiblanco, luenga barba y calzón con blondas, quien durante mi niñez y adolescencia me hizo el avión con el cuento de los regalos.

| 23 diciembre 2012 12:12 AM | Especial | 1.1k Lecturas
Viejo pascuero tramposo
Se desplaza en un trineo volador con nueve renos orientados por uno de ellos con nombre de marica alemán, el tal Rudolph.
1134

Empero, nunca más, lo juro solemnemente, le escribiré una carta manifestando mis deseos y haciendo el papel de candelejón; ya que él, con su odioso Jo Jo Jo, se pitorreó olímpicamente en ellos y trajo lo que maldita su gana quiso. En efecto, mis nietos me abrieron los ojos y estoy enterado que el panzón de marras es parte del directorio de la Confiep, y con su publicitada presencia les crea la gran Navidad comercial a los miembros de la orden, despedazando la billetera y grati de la chontrilada.

No me explico cómo he podido vivir creyendo en un lapón, a quien se le han subido sus alegres alforjas al pescuezo por el frío bajo cero que reina en su natal Licia del Asia Meridional, que se desplaza en un trineo volador con nueve renos orientados por uno de ellos con nombre de marica alemán, el tal Rudolph. Nunca tuvo la honestidad de colmar mis esperanzas.

Le pedí una escopeta para cazar palomas y me trajo una honda con horquilla de algarrobo y dos cintas de neumático viejo, supliqué varias veces una bicicleta arenera y me puso un balde con una pala pequeña para la playa el muy pendejín.

Empero, el peor de todos sus incumplimientos se hizo patente cuando solicité una cargadita libreta de ahorros y me dejó una nota recomendando no ser pelotudo, pues los que “verdaderamente ahorran con la plata ajena son los bancos”.

El desengaño causado por este viejo tramposo que se mete por las chimeneas aprovechando la oscuridad de la noche como un vulgar choro nacional, ofrece varios nombres registrados en el Reniec: Santa Claus, Papá Noel, Pere Noel en Francia, Father Christmas en Inglaterra, Padre Congelado en Rusia, Babb Natale; y con sus yuntas de juerga, simplemente ”Colacho”, para despistar a la Interpol; amén que su imagen que ha sido creada en 1931 por la Coca Cola, dedicada a diabetizar al mundo, es tan grande que desde hoy lo mando por un tubo a la mismísima chocolatada.

Ahora bien, como las malas acciones no deben imitarse, tomamos su lugar para enviar algunos presentes navideños en nombre del Niño Jesusito a nativos del circo nacional. He aquí:

Para el dirigente transportista Guau Guau, enemigo de Susana, envío un pomo grande de champú antipulgas y un collar con cadena para que lo lleven al parque cuando le apuren sus cochinaditas. El congresista Ochoweón Salazar, docto en alucinaciones subversivas, se ha hecho acreedor a un Pishtaco de peluche para que duerma con él.

A Poto Lay le obsequiamos una chanchita eclesiástica con diezmos en intis para que financie su reelección y un tour cerebral en el Purgatorio de Ricino. Al otro Pastor de moda, un cheque por 50 mil mangos de CLAE para indultos y otras moñas.

Vitocho, merece una cena navideña amenizada por los miembros de la Banda Convial, útil para recuperar la acción; y como premio al renunciado cartero de la chamba Pepe Villano, una pelea de femenina revancha a un solo round con Kina Malpartida en Arequipay City.

Lisuratás y Natalia se beneficiarán con el mataburro coprolálico de Camilo J. de Cela, “Misterio del Erotismo”, útil para perfeccionar la fina y pulcra dicción. Al Primado Juancho Lucho nos abstenemos de regalarle un ejemplar similar por respeto a su investidura, vaya a soltar una gruesa en sus oraciones y el Altísimo lo shotea.

Finalmente, en este derroche de obsequios, no podíamos olvidar a los revocadores sucianos de Marco Turbio. Para ellos lo mejor de la vitrina: lindas canastas navideñas atiborradas de toletes, mermeladas y los ultimitos supositorios Ratablanca y Mamarrata con sabor tutti fruti. Bye.


Álvaro Balarezo Vallebuona
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD