Víctimas del cambio climático

El principal enemigo de las comunidades indígenas amazónicas en la actualidad es el cambio climático y los efectos negativos que tiene sobre sus comunidades, sobre sus tierras, sobre sus vidas y sobre su futuro. Amenaza con dejarlos sin un espacio donde vivir, con borrarlos de la faz de la tierra.

| 22 setiembre 2011 12:09 AM | Especial | 4k Lecturas
Víctimas del cambio climático
Hablar de comunidades nativas, dentro de pocos años podría ser posible usando los verbos en pasado. El territorio considerado pulmón del mundo en peligro de desaparecer. Los no contactados sufrirán los mayores daños de este fenómeno.
COMUNIDADES INDÍGENAS AMAZÓNICAS

Más datos

La mayoría de comunidades indígenas están ubicadas en la Selva Central, Loreto, Amazonas, Madre De Dios y Ucayali.

GRAVE PRONÓSTICO

Rocío Valdeavellano, del MOCCIC, indicó que de acuerdo a datos que manejan de una investigación reciente hecha en base a modelos informáticos, se estableció escenarios a largo plazo, en que si la temperatura promedio global sube en 2°C, esto desencadenaría la desaparición de 20% a 40% de la Amazonía en solo 100 años. Si la elevación de la temperatura global llega a los 3°C, la pérdida responde hasta a un 75% de terrenos en la Amazonía, como consecuencia de las sequías que también se presentarían. En el caso más extremo, que no es ajeno al panorama que vivimos, con un incremento de 4°C desaparecería un 85%.

NO CONTACTADOS

Percy Summers, integrante de Conservación Internacional Perú, para las comunidades indígenas de no contactados, o aislamiento voluntario, advierte que ellos son más vulnerables al cambio climático. “Solo van a poder sobrevivir si es que hay espacio. En Aguaytía había comunidades de no contactados, pero ya no están por el avance de las actividades extractivas. No sabemos si se fueron a zonas más inaccesibles, o murieron. Ellos corren riesgo por enfermedades”.
4015

La deforestación y la pérdida del recurso hídrico son los principales síntomas que estas comunidades sufren y deben enfrentar, solos o con ayuda de las autoridades de sus jurisdicciones, aunque muchas parecen no haberse enterado aún de lo que realmente esta amenaza significa.

Percy Summers, coordinador de servicios ecosistémicos de la organización Conservación Internacional Perú, lo tiene claro y no duda en llamar la atención a las autoridades sobre este problema: “el gobierno desconoce el problema que representa para las comunidades indígenas amazónicas el cambio climático. Es que es fácil ignorar a las poblaciones que no tienen poder político”.

Aunque resulte irónico, los más afectados por el cambio climático son las comunidades nativas de la Amazonía, aunque sean ellos los que menos han contribuido a que se dé esta situación, que es una consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero, legado del mundo industrializado.

En el Amazonas, lo que está sucediendo es que el cambio climático está acelerando situaciones como la deforestación y la fragmentación de los bosques y, por tanto, un aumento del carbón liberado en la atmósfera que agrava algunos cambios y provoca otros. Las sequías que desencadenan incendios forestales, por ejemplo. Y es probable que este fenómeno se dé con más frecuencia a medida que la selva se vaya transformando en sabana, lo que acarreará enormes consecuencias para los medios de vida de los pueblos indígenas de la región.

La situación es tan grave, no solo en el Amazonas, sino a nivel mundial, que el propio secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon alertó sobre este problema hace cuatro años, durante una reunión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas: “estoy convencido de que el cambio climático, y lo que hagamos con respecto a él, nos definirá, definirá nuestra era y, en definitiva, la herencia global que dejemos a las generaciones futuras. El tiempo de las dudas ya ha pasado.”

Los primeros daños
El especialista Summers señala también que los efectos del cambio climático se van a sentir primero en el agua, en los ciclos del clima, en los ciclos hidrológicos, en la periodicidad de los cultivos. “La población más afectada será la que vive en las zonas cercanas a los ríos y en las zonas altas de las montañas. En los primeros, porque las crecidas de los ríos se darán más seguidas y con mayor violencia. Al igual que las sequías. En las zonas altas, el problema es porque el recurso hídrico cada vez será más escaso. Los bancos de neblina desaparecen porque la temperatura se eleva”.

Para Rocío Valdeavellano, representante del Movimiento Ciudadanos frente al Cambio Climático (MOCICC), la situación es aún más catastrófica: “el cambio climático se está dejando sentir en las comunidades indígenas amazónicas. La escasez de agua y las variaciones de temperatura, debido a que la fragilidad de los ecosistemas locales afectan gravemente la biodiversidad nativa (la variedad genética y biológica de la flora y fauna) que forma parte de la vida, de la subsistencia, del hábitat, de las fuentes energéticas y famacológicas (por ejemplo su medicina tradicional que se basa en plantas que están amenazadas).

La amenaza no solo va para las poblaciones, sino también todas las especies que dependen de los ecosistemas de la Amazonía. Valdeavellano indica que según estudios que han realizado, la desaparición de la flora y fauna, la reducción de bosques naturales y el deterioro de la calidad de las semillas son también consecuencias negativas para la estabilidad de los ecosistemas, así como para las actividades productivas de las familias que habitan estas zonas.

Para entender lo extremo de las condiciones climáticas que se desatarán, y que ya se han desatado, por los efectos del cambio climático, está el testimonio del dirigente amazónico Misael Salas, de la comunidad indígena de Solo, en la provincia de Lamas, San Martín, contó durante una audiencia organizada por el MOCCIC que algo insólito había ocurrido en su zona, de un clima mayormente cálido, con lluvias torrenciales, situaciones comunes para la selva, una granizada azotó sus campos, las casas de chozas, barrió con todo. Antes que alguien le hablara del cambio climático para él esta situación era algo impensable, pero parece que tendrán que acostumbrarse a este tipo de situaciones extremas.

Cultivos amenazados
Summers manifiesta que otro de los grandes daños que los cambios acelerados en los ciclos climáticos están ocasionando es la pérdida de los cultivos, que se dan y se seguirán dando por las sequías y las inundaciones. Nuevamente condiciones extremas que las comunidades indígenas deberán enfrentar, cada vez con mayor frecuencia, tanta que muchas veces no tendrán más remedio que dejar todo y tratar de volver a empezar de cero. “Una cosa es que por una inundación pierdas tus cultivos, digamos una vez cada cinco años, las comunidades que viven del comercio de estos productos pueden sobrellevar esta crisis que no es recurrente, pero si se vuelve más frecuente ya no podrán superarla. El cambio constante las dejará sin opciones para sortear estas situaciones adversas”.

Agrega que “la vulnerabilidad de las comunidades indígenas amazónicas pasa porque dependen de su entorno. Si este cambia se ven obligados a adaptarse a este, pero muchos no podrán hacerlo por la rapidez con que esto suceda”.

MEDIDAS DE MITIGACIÓN
¿Hay una solución para este panorama negativo?

Para los especialistas consultados no hay una solución definida, sino diversas estrategias que deben definirse, aplicarse, apoyarse y fomentarse. Por ejemplo, Summers es partidario de trabajar con las propias comunidades indígenas amazónicas en situación de vulnerabilidad. “Por ejemplo, las comunidades deben diversificar sus cultivos. Buscar cultivos que sean más resistentes a los cambios del clima, a las sequías. Deberán estar atentos a las oportunidades del mercado, para aprovechar las situaciones climáticas adversas, para ciertos productos, y cultivar otros”.

En cuanto a iniciativas regionales para paliar estos efectos negativos, hay algunas experiencias como la de Loreto, contó Summes, que buscan lotizar las tierras de las comunidades indígenas, para que puedan acceder a créditos, pero esto no es bien visto por los nativos, pues en una comunidad, si una porción de tierra asignada a una determinada persona no es tan productiva, este puede pedir a la comunidad el apoyo en cuanto a los cultivos, pero si cada uno es responsable de su pedazo de tierra, esto ya no sucederá.

Notoriedad reciente
Valdeavellano precisa que en el tema del cambio climático, la importancia de la Amazonía, y lo que esta representa para el país, recién cobraron algo de notoriedad con los lamentables hechos registrados en Bagua. “El futuro de esta región pasa por el respeto a sus derechos y exige tomar en cuenta la necesidad de defender el rol de la Amazonía frente al Cambio Climático y el Calentamiento Global por sobre intereses económicos particulares”.

“Es indispensable incluir a la Amazonía como uno de los ecosistemas vulnerables, sobre los cuales es necesario incrementar la investigación en vulnerabilidad y adaptación. Ello implica la realización de los estudios conducentes a establecer el nivel de conversación actual del bioma amazónico, así como de las variaciones y tendencias del clima de la región”, explica la integrante del MOCCIC.

Además, Valdeavellano considera que “el Perú debe promover y/o reforzar las políticas de prevención y fiscalización y control ambiental, a fin de reducir los impactos ocasionados por actividades extractivas, disponiendo que en toda la Amazonía únicamente se realicen actividades que sean sostenibles y que permitan aliviar la pobreza y no generen el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

A esta receta, recomienda aplicar la restricción de cualquier actividad que implique un cambio de uso del suelo forestal en la Amazonía; así como los incentivos para aquellas actividades que promuevan la conservación del bosque y sus funciones ecosistémicas y la realización de una Evaluación Ambiental Estratégica sobre cualquier política, plan o programa que se proponga implementar en esta vasta región del país.

También estima que las acciones que se tomen para mitigar los efectos del cambio climático en la Amazonía peruana tienen que estar coordinadas con las de otros países amazónicos, especialmente los limítrofes. “La Organización del Tratado de Cooperación Amazónica debe ser el espacio de coordinación de la acción internacional conjunta respecto de la protección de la Amazonía”, añade.


Omar Olivares
Editor Actualidad


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD