Uno de los principales responsables

Un análisis integral del fútbol peruano que agoniza con clubes al borde de la quiere y mientras el Estado en un giro trascendental ha decidido a ser parte de la solución de este gran problema

| 10 marzo 2012 12:03 AM | Especial | 2.8k Lecturas
Uno de los principales responsables
MANUEL BURGA

Más datos

ESTADO
Siguiendo el artículo 128, numeral 19 de la Constitución Política del Perú, el presidente Ollanta Humala decidió intervenir. No hay duda que esta ley de emergencia tiene nombre propio y debe servir para “salvar” a Universitario y Alianza Lima. La crisis de ambos afecta a todo el fútbol peruano tal como lo estamos viendo. Indecopi debe nombrar a un Administrador Temporal que deberá ser ratificado o cambiado por la Junta de Acreedores. Este administrador tendrá la responsabilidad de ejecutar un plan de restructuración del club y sobre todo de investigar si hubo apropiación indebida de dinero por parte de los directivos.

DUDA
Actualmente especialistas en el tema no se ponen de acuerdo en muchos puntos. En Universitario, la firma Santo Domingo es uno de sus principales acreedores. Curiosamente, el presidente de esa empresa es Julio Pacheco. El mismo que es titular del club. Un especie de juez y parte. Por eso, varios socios de la “U” esperan que Julio Pacheco no obtenga algún beneficio con la Ley de Emergencia. En Alianza Lima, el asunto es parecido en cuanto al fin. Pues aunque sólo es un comentario de socios, señalan que el Grupo Pegaso (pagó cuatro meses de sueldo a los jugadores, según el presidente íntimo) está ligado a Guillermo Alarcón. En consecuencia el panorama para la nueva administración de los clubes aún no está claro y tendrá que desenrollarse en los próximos días. Pero lo que está claro, es que el gobierno ante la falta de mando de la Federación tomó su rol.
2825

Si bien es cierto que la crisis del fútbol en el momento actual se debe a una seria de circunstancia, la Federación peruana sería la principal responsable por el hecho de ser la cabeza de todos organismos del balompié nacional.

Cuando clubes como Alianza Lima y Universitario, hoy los dos principales deudores con el Estados, se crearon como instituciones, lo hicieron como amateur. Lo mismo que Sport Boys, Municipal o Atlético Chalaco.

Estos clubes son los más populares del fútbol peruano en cuanto hinchaje y pasaron al fútbol profesional en 1951. Cremas y blanquiazules se ha repartido la mayor parte del aficionado peruano gracias a sus triunfos nacionales.

CRISTAL BACKUS
Pero ambos se toparon con Sporting Cristal. Que apareció en el fútbol profesional en 1956, gracias a que tomó la categoría de Sporting Tabaco. Este nuevo equipo tenía el respaldo financiero que la corporación cervecera Backus y Johnston.

Tabaco justamente sufrió lo que pasa actualmente en el fútbol, se vio envuelto en una crisis financiera y deportiva que acabó por vender la categoría a un equipo que también era del Rímac.

Sin embargo esta competencia les pareció desleal a muchos sectores de nuestro balompié, incluido a la Federación Peruana de Fútbol (FPF) que mostró su oposición en un principio, ya que veía con desagrado el uso de un nombre que servía como publicidad.

Sin embargo, Cristal jugó en la profesional y desde ese mismo año, nació un club fuerte económicamente.

DEUDAS
Los clubes profesionales como Universitario, Alianza Lima, Municipal o Sport Boys tuvieron momentos malos y buenos, y aunque generaban deudas, mantenían una economía ciertamente manejable.

Pero en la década de los 90´, el fútbol se transformó en el gran negocio que es hoy. Los jugadores triplicaron sus ingresos, gracias a los contratos que la televisión y los sponsor que un club recibía.

En Perú, fue Sporting Cristal gracias a su gran respaldo financiero el equipo que “rompió” el mercado. La institución del Rímac contrataba a los mejores jugadores del medio gracias a contratos que otros equipos no podían pagar.

Clubes como Alianza Lima y Universitario, incluso Deportivo Municipal (1994) se veían en la “necesidad” de igualar las contrataciones de Cristal por el apoyo masivo de hinchas que poseían. Sin embrago sus presupuestos eran irreales. Y en la mayoría de casos, gastaban más de lo que ingresaba.

Ese fue el caso de Deportivo Municipal que en 1994, contrató a Ronald Baroni por 500 mil dólares y antes de terminar el año, el club ya no pagaba a sus trabajadores. Se habían sobregirado.

MAL MANEJO
Es cierto que con el “pretexto” de la exigencia de sus hinchas, Universitario y Alianza Lima se veían “obligados” a contratar a los mejores jugadores con el fin de campeonar. En el fútbol se sabe que siempre los equipos más tradicionales en sus respectivos países si quedan segundos, es un fracaso.

Con esta idea, los dos compadres del fútbol comenzaron a gastar más de lo que le ingresaba. Si el club, ganaba 10, contrataba por 25. Cuando terminaba el año, el club estaba en déficit. Pero en lugar del sanear primero su economía, los directivos pensaban en la parte deportiva y seguían contratando. Es decir que si tenían 15 de déficit, un año más tarde ya tenía 25 ó 40. Esta bola de nieve fue creciendo hasta convertirse en las deudas que hoy tiene los dos clubes más populares del país y en la que están inmersos también, Sport Boys, el club más popular del Callao, Cienciano el más popular del Cusco y Melgar el más popular en Arequipa.

BAJO SOSPECHA
Los periodistas tenemos muchas veces sospechas de los malos manejos de los directivos, sin embargo no hay como probar, pues eso le corresponde a los socios. Los indicios de dobles contratos, sobrevalorar la compra de jugadores y dinero debajo de la mesa son como el pan de cada día.

Un presidente de una Asociación Civil sin fines de lucro como Universitario, Alianza Lima o Sport Boys, no recibe sueldo del club por sus servicios. Hace el trabajo gratis. Lo que genera muchas sospechas acerca del tiempo y dedicación que le ponen.

Hoy con todos los insultos y desprestigio que reciben los presidentes Julio Pacheco de Universitario y Guillermo Alarcón de Alianza Lima, no se entiende como continúan aferrados en el cargo.

Un hombre con sentido común, no permitiría insultos por un trabajo que encima lo hace gratis. Salvo que existan otros intereses.

UNIVERSITARIO
La “U” es el equipo que tiene más deuda. Su principal acreedor es la Sunat. A los jugadores se le deben 7 meses al igual que a los trabajadores. Para que se entienda el déficit que generó el año pasado, su junta directiva digamos que Telefónica le envía un cheque de 100 mil dólares mensuales. Sólo el sueldo de Johan Fano bordeaba el millón de dólares. En total en pago de jugadores en el año estaba entre los cinco millones de dólares.

Como en los casos anteriores, los primeros meses se pagaron los sueldos, pero a mediados del año, ya no se podía cancelar, simplemente porque no se generaban esos ingresos.

La sospecha aquí es cómo el presidente de esta gestión Julio Pacheco se le ocurrió pagar esos sueldos, cuando arrastraba deudas de las gestiones anteriores.

ALIANZA LIMA
En caso de Alianza Lima es similar aunque su deuda es menor que la “U”. Sin embargo al actual presidente se le acusa que querer vender el club a una empresa extrajera. Pese a que no hay algún documento que concrete una posible venta, un grupo de socios ahora acusa Guillermo Alarcón de vínculos sospechosos para generar dinero para su bolsillo.

Pero el hecho que las cuentas de Alianza Lima estén a nombre de un directivo no es de ahora.

Bajo la directiva de Carlos Franco hubo un robo en las instalaciones del estadio de Matute y misteriosamente desaparecieron los libros contables. Todos estos sucesos alimentas los indicios que no se maneja el club con transparencia.

IGUALDAD
La FPF en su entidad de máximo organismo de nuestro balompié dicta las normas a seguir. Pese a que en los últimos años, intenta ordenar la administración de los clubes peruanos, permitió que hoy se hable de clubes serios o informales por no ser equitativo.

El problema radica en que hoy hay dos grupos de clubes, los que tiene un respaldo económico de una empresa que realiza otra actividad diferente del deporte como Sporting Cristal, la Universidad César Vallejo o la Universidad San Martín y los clubes que se crearon y viven del fútbol como Alianza Lima y Universitario.

Si queremos un fútbol en igualdad de condiciones, la FPF deberá emitir una ley para que los clubes tengan un respaldo de una empresa que realicen una actividad diferente al deporte o viceversa.


Ivlev Moscoso Delgado
Editor de deportes


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD