Una turbia historia

Hace 15 años un múltiple crimen conmovió a Lima. Nora Ruiz, viuda del excongresista Mario Paredes Cueva, fue asesinada junto a su menor hija Melissa y su seguridad cerca de su domicilio de Camacho.

| 03 febrero 2013 12:02 AM | Especial | 5.7k Lecturas
Una turbia historia
El revocador Marco Tulio Gutiérrez defendió a feroces asesinos de una madre y su menor hija.
5746

Luego la justicia comprobaría que los sicarios fueron contratados nada menos que por María Luisa y Mario Fernando Paredes Paredes, hijos de Paredes Cueva, motivados por su ambición por la herencia que dejó el padre. ¿Pero, quién ofició de abogado y amigo de tan crueles instigadores? Nada menos que Marco Tulio Gutiérrez.

El personaje que es cabeza visible de la campaña por la revocatoria de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, no solo es mal ejemplo de transfugismo político, por haber militado primero en el Apra, de donde fue expulsado por inconducta moral, luego en Izquierda Unida, en el Focep, y posteriormente en Solidaridad Nacional de Luis Castañeda Lossio, entre otras tiendas. Parte de su negra historia la constituye su vinculación con gente involucrada en terribles crímenes

La participación de los hermanos Paredes Paredes en el crimen de su madrastra y su pequeña hermana fue revelada a la policía por Luis Paredes Vaudenay (Choche) sobrino de Paredes Cueva y quien recluto a los sicarios que asesinarían fríamente a la madre, su pequeña hija y al suboficial William de la Cruz y que resultaron ser seis miembros de “Los injertos del fundo Oquendo”. El móvil: la herencia que dejara el exdiputado y dentro de ella el Camal de Yerbateros y el coliseo Sol y Sombra.

No se sabe debido a qué lazos o preferencias los autores intelectuales del terrible crimen buscaron como abogado defensor nada menos que a Marco Tulio Gutiérrez. La revista “Caretas” informó en esa época que en la División de Homicidios de la Policía un nervioso Mario Fernando estampaba su rúbrica en su declaración después que el hoy revocador le indicara “firma, no te va a pasar nada”, lo que resultó mentira porque ambos hermanos terminaron condenados a 20 años de prisión y encarcelados.

Los hermanos asesinos habían reclamado en todos los tonos a Nora Ruiz la parte de herencia que, decían, les correspondía y, según se sabría después, le hicieron llegar amenazas de muerte por lo que ella tuvo que contratar un agente de seguridad que finalmente fue también acribillado.

Además del testimonio de Choche, el entonces jovencito Giovanni, único sobreviviente de los Paredes Ruiz, revelaría que su padre antes de morir le expresó “cuídense de sus hermanos mayores” y cómo su pariente Choche le dijo una vez a su madre “no vas a gozar nada de lo que dejo mi tío, tú no eres una Paredes para controlar este negocio”, refiriéndose al camal de Yerbateros donde él trabajaba como jefe de matanza.

Pese a todas las evidencias que involucraron a Choche en el crimen y que sirvieron de base para la acusación fiscal y la investigación policial, el abogado Marco Tulio Gutierrez, según Caretas, denunciaría que las acusaciones le fueron arrancadas supuestamente por tortura y presión sicológica, a lo que oficiales de la policía respondieron que descubrieron la verdad “sin tener que llegar a la bajeza de la tortura”, y que la acusación formaba parte de la estrategia del abogado Marco Tulio Gutiérrez para exculpar a sus patrocinados.


Denis Merino
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.991320133209