Una luz en la oscuridad

En el colegio Luis Braille, a la altura del km. 8 de la avenida Túpac Amaru, en el distrito de Comas, los alumnos no necesitan ni lápices ni borradores, solo una hoja bond, una tableta especial y un punzón. Son invidentes, como sus profesores.

| 27 marzo 2013 12:03 AM | Especial | 1.8k Lecturas
Una luz en la oscuridad
Viendo con el corazón
1823



Este centro educativo lleva 72 años brindando la enseñanza del sistema Braille en los niveles de inicial, primaria y secundaria. A los jóvenes se les da la oportunidad de especializarse en las carreras técnicas de masajes y shiatzu (técnica de masaje oriental). También cuentan con un programa de rehabilitación para personas que por accidente o enfermedad quedaron invidentes.



Pero el colegio Luis Braille tiene necesidades que suplir. Manuel Rodríguez Rodríguez, director del centro educativo, pidió apoyo a las autoridades.



“Se necesita mejorar la infraestructura del colegio y, en cuanto a la parte académica, necesitamos urgente computadoras con un sistema especial para que nuestros alumnos puedan acceder a la información”, explicó.



La Unión Nacional de Ciegos del Perú es otra institución a la que las personas invidentes acuden para sociabilizar entre ellos. Cuenta con una biblioteca especial, un comedor, sala de cómputo y un centro de masajes que atiende al público.


Jhonel Rodríguez Robles
Texto y fotos

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD