Una Iglesia partida por la ambición

En una abierta alusión a las luchas de poder que marcaron su pontificado, el Papa Benedicto XVI condenó con severidad las divisiones internas y la hipocresía que aquejan a la Iglesia y que ponen en peligro su unidad, en una homilía durante la misa del miércoles de cenizas, a la que asistieron cardenales, obispos y miembros del cuerpo diplomático.

| 14 febrero 2013 12:02 AM | Especial | 1.8k Lecturas
Una Iglesia partida por la ambición
Benedicto XVI pone de relieve los graves conflíctos al interior del Vaticano.
El Papa va dejando en claro las razones que lo obligaron a la renuncia y que muestran una lucha de poderes en el Vaticano que divide a la curia en facciones

Más datos

DETALLE

Hoy, el Papa conversará con los sacerdotes de Roma para una catequesis ya programada. Además, participará en el tradicional Ángelus del domingo, después del cual Benedicto XVI se retirará para una semana de ejercicios espirituales coincidiendo con la Cuaresma.
1877

La Iglesia está en ocasiones desfigurada por las divisiones dentro del cuerpo eclesiástico, proclamó, en medio de la sorpresa de todos los presentes. Además, lamentó la hipocresía religiosa, así como el comportamiento de los que aparentan y las actitudes que buscan ante todo los aplausos y la aprobación, e instó a los miembros de la curia superar el individualismo y las rivalidades.

“El rostro de la Iglesia aparece muchas veces desfigurado. Pienso en particular en las culpas contra la unidad, en las divisiones del cuerpo eclesial”, dijo.

Las duras palabras del pontífice reflejaron la crisis interna que azota a la Iglesia de Cristo: “Muchos están preparados a rasgarse las vestiduras ante los escándalos y las injusticias –por supuesto cometidas por otros-, pero pocos parecen disponibles a actuar de corazón, en base a su propia conciencia y a sus propias intenciones”, dijo.

En una abarrotada Basílica de San Pedro, dijo que el verdadero discípulo de Cristo no se sirve a sí mismo o al público, sino al Señor.

Horas antes, en su primera aparición pública tras su inesperada renuncia, el Papa Benedicto XVI les dijo a peregrinos de todo el mundo que deja el trono de Pedro por el bien de la Iglesia y pidió que oren por su sucesor, que será elegido en un cónclave a mediados de marzo.

“Como saben, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me encomendó el 19 de abril de 2005. Lo he decidido con plena libertad por el bien de la Iglesia después de haber rezado largo tiempo y de haber examinado ante Dios mi conciencia”, señaló.

Visiblemente emocionado, el Papa admitió ser profundamente consciente de la gravedad de tal gesto, pero reiteró no tener ya la capacidad de ejercer el ministerio petrino con el vigor que el mismo requiere.

“Sigan rezando por el futuro Papa y por la Iglesia”, pidió el Papa ante unos 8,000 fieles congregados en la sala Pablo VI del Vaticano en su penúltima audiencia general. Acogido con los gritos de “¡Benedetto!, ¡Benedetto!”, el pontífice, vestido con la tradicional sotana blanca, agradeció el caluroso recibimiento: “Doy gracias a todos por vuestro amor y vuestras oraciones”.

En unas breves palabras en italiano similares a las que leyó en latín ante los estupefactos cardenales el lunes, pareció querer calmar el temor de los católicos hacia lo desconocido. Su mensaje fue que Dios continuaría guiando a la Iglesia.

“Tomé esta decisión en plena libertad por el bien de la Iglesia tras rezar durante mucho tiempo y examinar mi conciencia ante Dios”, dijo. Añadió que conocía bien “la gravedad” de tal decisión, pero también que ya no tenía la fuerza necesaria para dirigir una Iglesia con 1.200 millones de fieles, que en los últimos años se ha visto acosada por una serie de escándalos en Roma y en otras partes del mundo.



ELECCIÓN PAPAL
Cónclave se inicia el 15 de marzo
El cónclave para decidir al sucesor del Papa Benedicto XVI comenzará después del 15 de marzo, anunció el Vaticano, luego que el pontificado quede vacante el 28 de febrero.

El portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, anunció que el cónclave para elegir a su sucesor comenzará entre el 15 y el 19 de marzo. “El cónclave no se puede iniciar antes del 15 de marzo, podría comenzar el 15, 16 , 17, 18 ó 19”, precisó al citar las normas del Código Canónico, que prevén que se celebre entre un “mínimo de 15 días y un máximo de 20 días” después de que el Santo Padre abandone el cargo. La fecha definitiva será fijada por los cardenales.

Cardenales de todo el mundo han comenzado ya consultas informales por teléfono y correo electrónico para construir el perfil del hombre que creen será el más adecuado para dirigir la Iglesia en un periodo de continua crisis.

La posibilidad de que el próximo Papa sea un hombre más joven y quizás no italiano va en aumento, particularmente por los muchos contratiempos causados por los principales ayudantes de Benedicto XVI, de nacionalidad italiana.

CON PEREGRINOS
Saludó a peruanos y latinos
El Papa presidió la 346ª audiencia general de su pontificado, la penúltima, con la presencia de miles de peregrinos de todas las nacionalidades, entre ellos numerosos latinoamericanos, que lo aplaudieron varias veces.

Como es habitual durante esos encuentros semanales, el Papa saludó en varios idiomas y envió en español un particular abrazo a los peregrinos provenientes de España, Perú y México, los cuales izaban sus banderas. “Gracias Santidad”, se leía en un enorme cartel en italiano.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD