Una dura crítica a la Contraloría

Los cinco años que Luz Áurea Sáenz ejerció el cargo de Contralora General de la República, entre noviembre de 1987 y abril de 1992, le otorgan autoridad para afirmar que actualmente la Contraloría no es útil al país y que sostiene una burocracia cara y sin efecto retributivo. “Los últimos contralores no han presentado acciones de control trascendental contra personajes responsables de corrupción. Esto se evidencia en que gozan de toda clase de deferencias por parte de políticos; por eso la corrupción se ha generalizado. Un contralor honesto y que cumple su deber no es amigo de nadie”, señala categórica.

| 27 setiembre 2009 12:09 AM | Especial | 1.5k Lecturas
1561

Precisa, asimismo, que la Contraloría debe tener capacidad sancionadora para que, a través de procesos serios y documentados, recupere los dineros del Estado producto de robos, malversaciones y otras operaciones corruptas. “Debe haber un tribunal de cuentas o algo parecido para que ante él rindan cuenta los que manejaron dineros del Estado, para que investigue además su entorno y los testaferros. Esto se puede lograr aplicando tecnología moderna. Falta legislación que contenga voluntad para controlar la corrupción que desgraciadamente es un mal endémico que, como el cáncer, destruye y mantiene en el subdesarrollo y la pobreza al pueblo. Es una de las lacras que sigue en impunidad pese a sus efectos depredadores contra la moral y los derechos humanos”.

Aunque en su época de contralora fue acusada de tener vínculos con el partido aprista, los niega tajantemente: “nunca he sido aprista, no he militado en ningún partido político, mi afán es servir a la democracia”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD