Un tercio de peruanos con déficit calórico

“Yo quisiera ver a mi comunidad con un montón de mitayos (animales), con abundante comida para toda la comunidad, celebrando nuestras fiestas con mucho masato, rodeado de un bosque con muchas caobas, cedros y lupunas. Me gustaría ver a los niños sanos y felices, con una buena posta médica atendida por curanderos de la comunidad, parturientas y sanitarios, con una escuela donde los niños aprenden en castellano y en kukama como segunda lengua. También me gustaría que tuviéramos televisión, radio y algunas otras cosas de la sociedad moderna, pero sobre todo buena comida, educación y salud...”, expresa Segundo Arquímedes Karitimari, joven de Kukamiria.

Por Diario La Primera | 09 setiembre 2012 |  2.5k 
Un tercio de peruanos con déficit calórico
La dependencia alimentaria se concentra principalmente en 3 comodities: soya, maíz amarillo duro y trigo.
FORO SOBRE ALIMENTACIÓN

Más datos

DE LA SEQUÍA AL MONZÓN
Así va el mundo

EEUU: La peor sequía de los últimos 60 años. En julio, el 88% de la cosecha de maíz, y el 40% de la soja, crecía en regiones afectadas por la sequía.

Rusia: La cosecha de trigo, ha sufrido las consecuencias del clima seco de este año y de las inundaciones en el sur que ha causado grandes daños.

Ucrania y Kazajistán han visto afectadas sus cosechas de maíz (Ucrania fue la tercera exportadora en 2011)

India espera las lluvias del monzón (la principal fuente de irrigación para el 55% de sus explotaciones) que están un 19% por debajo de la media.

Australia, su producción de trigo ha sufrido daños por el exceso de humedad y se espera que se reduzca este año.
2512  

Este anhelo del comunero amazónico sintetiza lo que desearían la gran mayoría de peruanos y de seres humanos, lamentablemente la realidad es muy diferente y el cambio climático que provocó grandes sequías en países productores de granos sumado a la dependencia a grandes corporaciones han creado un panorama crítico respecto a la situación alimentaria.

“Actualmente la tercera parte de la población nacional sufre de déficit calórico, esta proporción llega al 42.7 por ciento en el sector rural, un gran porcentaje de los hogares en el ámbito rural no llegan a consumir un nivel mínimo de calorías para vivir, señala Lucila Quintanilla, presidenta de la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro), al participar en el foro “Retos de la seguridad y soberanía alimentaria en el Perú frente a la crisis alimentaria mundial”, realizado en el auditorio José Faustino Sánchez Carrión del Congreso de la República.

Precisa que 13,8 millones de peruanos son vulnerables a la inseguridad alimentaria por lo que urge tomar medidas para evitar que esto se haga realidad y que aumente el número de personas con desnutrición. “La falta de políticas y de ejecución de estrategias sólidas en seguridad alimentaria impide que se acabe con el hambre y la desnutrición en cada rincón del país”.

La dirigente agraria dice que el rol clave del desarrollo agrícola está en la agricultura familiar que es la que contribuye con el 70% de la producción a la alimentación nacional y de manera directa a la conservación de los recursos genéticos, agua y otros, además de ser un sistema de producción que genera empleo.

El evento fue inaugurado por la congresista Claudia Coari, quien destaca la necesidad de contar con leyes que garanticen el abastecimiento de alimentos para el consumo interno. “No basta con seguir hablando de la soberanía y seguridad alimentaria. Así como en otros países, debemos avanzar y tener una ley”.


Más del 80% de las exportaciones de los granos básicos provienen de cinco países y son controlados por cuatro grandes compañías. EEUU es el mayor exportador.

MÁS DESNUTRICIÓN
Quintanilla precisa que el cambio climático incrementaría de 40 a 170 millones las personas subnutridas en el mundo, que la demanda alimentaria crecería en 50 por ciento al 2030 y que el reto será alimentar a nueve billones de habitantes en el 2050. “Se considera que un hogar está en situación de seguridad alimentaria cuando sus miembros disponen de manera sostenida de alimentos suficientes en cantidad y calidad según las necesidades biológicas”.

Menciona igualmente que con una política agraria adecuada el Perú puede dejar de importar alimentos. “El valor de las importaciones en el 2011 fue de aproximadamente US$2.6 mil millones de dólares, es decir, siete por ciento del total de las importaciones que alcanzaron 37 mil millones de dólares.

“No son muchos los alimentos que importamos, en parte por la rica biodiversidad y variedad climatica que nos permiten tener una infinidad de alimentos todos los meses del año. Pero los montos que importamos, de ese limitado número de alimentos, son importantes”.

El panel que participó en el foro estuvo integrado por Alberto García, consultor nacional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el Perú; Giovanna Vásquez, responsable nacional de la campaña CRECE en Perú - OXFAM; y Fernando Eguren, representante de la International Land Coalition así como representantes del Ministerio de Agricultura y de organizaciones sociales.

García señaló en el evento que en junio del 2012 empezaron las alzas en los precios de los principales cereales y granos como maíz amarillo, trigo y soya en un 30 por ciento como consecuencia de la sequía que afecta a Estados Unidos y otros grandes exportadores y comnodities así como a desastres naturales en el 2011 que dejaron un saldo de cinco mil millones de dólares en perdidas.

La representante de OXFAM señaló que el cambio climático es un factor de constante empeoramiento de las condiciones productivas agrícolas en el mundo y que según la Organización de las Naciones Unidas se necesitan siete mil 800 millones de dólares para enfrentar la crisis alimentaria que en América Latina y el Caribe afecta ya a unos 53 millones de personas.

“El mercado internacional es muy vulnerable debido a que más del 80% de exportaciones de granos básicos proceden de cinco países. El Banco Mundial ha pronosticado grandes incrementos de precios en el maíz, la soya y el trigo, lo que afectará los precios de la carne, leche y huevos. Esto supone un claro riesgo para los consumidores más pobres”.

Gisella Cruzalegui, asesora de la alta dirección del Ministerio de Agricultura (Minag) destacó que su portafolio ha propuesto la implementación de una Comisión Multisectoial de Seguridad Alimentaria y Nutricional con la intervención de diversos ministerios, gobiernos regionales, municipalidades y gremios agrarios para enfrentar juntos la crisis alimentaria.


Millones de galones de agrocombustibles de Estados Unidos provienen del etanol producido con maíz.

ANEMIA Y DESNUTRICIÓN
Por su parte Federico Arnillas presidente de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza plantea la puesta en marcha de un Pacto Político Social por la seguridad alimentaria, la seguridad hídrica y el desarrollo integral de las poblaciones rurales. “No tendremos seguridad alimentaria sin seguridad hídrica”.

Expresa que en nuestro país el 40 por ciento de la niñez menor de 36 meses padece de anemia y que un 23 por ciento de menores de 2 años presenta desnutrición crónica. “De ahí la insistencia del Pacto que debe apuntar a erradicar la pobreza monetaria extrema y contribuir a cerrar las brechas económicas de clase y reducir las brechas urbano y rural en cuanto a servicios de salud y educación. El hambre, la inseguridad alimentaria, son una realidad masiva en el Perú, a pesar del crecimiento”.

El experto dice que uno de cada dos peruanos vive en hogares con pobreza monetaria y necesidades básicas insatisfechas y que los indicadores de hambre y de inseguridad alimentaria son más acentuados, paradójicamente, entre los productores de alimentos de poblaciones rurales y en determinados pueblos.

“Cerrar la brecha de pobreza monetaria es factible. En el 2007 organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entre otros calcularon que cerrar esa brecha representaba sólo el 3.5 por ciento del Producto Bruto Interno. La prioridad debe estar en la infancia y esos sectores”.

Ana Cárdenas, presidenta de la Confederación Nacional de Mujeres organizadas por la Vida y el Desarrollo Integral (Conamovide) que administran cuatro mil comedores populares en todo el país, respalda las propuestas de la congresista Coari y de Arnillas precisando la urgencia de un pacto entre productores y consumidores, dejando de lado los intermediarios que según su criterio encarecen exorbitantemente los productos alimenticios.

“Al ser responsables de comedores autogestionarios donde brindamos alimentación sana a gente de bajos recursos y vemos a diario la pobreza de nuestros pueblos apostamos por una transformación social y nos manifestamos en contra de los productos transgénicos por los daños que causaría a la salud. Pese a no recibir remuneraciones, no estamos visibilizadas ni reconocidas”.

COMIDA CHATARRA
Crisologo Cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) dijo que como consecuencia de la ingesta de comida chatarra, en el Perú creció en 25 por ciento la obesidad infantil en los últimos años. Pronosticó igualmente que de continuar el consumo de grasas trans, azúcar y transgénicos, en el futuro muchos peruanos tendrán problemas cardiovasculares.

Exigió a los funcionarios gubernamentales ejercer control sobre alimentos envasados (latas, bebidas, bolsas) por estar creando adicción al exagerado consumo de sal, azúcar, sulfatos, colorantes, preservantes, y otros ingredientes nocivos para la salud. “Sólo una lata o botella de gaseosa contiene 12 cucharas de azúcar cuando el organismo solo puede tolerar cinco al día”.

Mencionó que sólo en publicidad los fabricantes de estos productos gastan mensualmente 27.8 millones de dólares mientras que el Estado no invierte nada en promocionar alimentos sanos como la Quinua y kiwicha. “Si un niño ve seguido la propaganda chatarra se crea ese hábito, lo continúa en el colegio, luego en la Universidad y lo trasmite a sus hijos”.

Criticó que los empresarios de los alimentos chatarra no cumplen con colocar en sus etiquetas ni el contenido de grasas trans ni de transgénicos “increíblemente en cuatro comisiones del Congreso se aprobó este proyecto pero no pasó”.

Cáceres dijo que el Estado tiene la obligación de apoyar a los pequeños agricultores de la sierra y selva con estímulos económicos y no solo a las grandes empresas agropecuarias con exoneraciones tributarias.

Por último pidió hacer causa común para que se apruebe de una vez el reglamento de la ley de moratoria por 10 años del ingreso de productos transgénicos “que siguen llegando como la soya y el maíz para pollos, que consumimos los peruanos, y que coloca en peligro nuestra biodiversidad por contaminar los campos de cultivo que podrían terminar esterilizados y a merced de las semillas de esas corporaciones”.


Denis Merino
Redacción
Referencia
Propia

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario