Un libertino en el convento

El cuatricentenario Convento de los Descalzos, ubicado en el distrito del Rímac, ha abierto sus puertas a uno de los libertinos más emblemáticos de toda la historia: Don Juan Tenorio.

Por Diario La Primera | 14 oct 2012 |    
Un libertino en el convento
Héctor Rodríguez será Don Juan Tenorio en obra teatral que se traslada al Convento de los Descalzos, en el Rímac.
DON JUAN TENORIO REGRESA

Es un personaje que encandila con su verbo florido y la libertad propia de quien lo tiene todo en la Sevilla de mediados del siglo XVI: Don Juan Tenorio, obra maestra de Juan Zorrilla, escrita en el siglo XIX, pero ambientada en la Sevilla del XVI.

Este año, Myriam Reátegui, quien dirige esta obra durante años, ha hecho un cambio en este clásico. El protagónico recae en un nuevo donjuán, Héctor Rodríguez; los actores también cantan, en esta ocasión, y ha trocado el escenario del Cementerio Presbítero Maestro por el Convento de los Descalzos, dentro del cual el público cambiará de escena trasladándose de uno a otro lugar de este recinto.

“Hay baile flamenco en vivo, música en vivo, con músicos en el escenario. Hay violón, bajo, guitarra, percusión, piano y voz”, dice Reátegui. Pero ¿por qué dirige Don Juan Tenorio durante tantos años? “Porque es una propuesta del Centro Cultural de España, de su director Ricardo Ramón. Ricardito me lo pidió porque yo era la directora de teatro del Centro Cultural, en 2004. Como a mí no se me ocurren cosas sencillas, sino medio complejas, quise hacerlo en la Casona de San Marcos, y fue una revolución total. En ese tiempo le hacíamos ponerse a la gente unas tocadas, unas mantas. Todos tenían que pasar con su manta hacia el tercer acto y después ya con Lucho Repetto y Ricardo Ramón, pensamos que debía ser en el Cementerio Presbítero Maestro. Fue otra locura. Además, adicionamos buses para trasladar al público al lugar”.

Renovado Don Juan Tenorio
El Don Juan Tenorio de esta temporada, el actor Héctor Rodríguez, rescata que la idea de hacerlo en ese cementerio coincidía “con uno de los temas de la obra de Zorrilla: este encuentro con la muerte. Y siempre ha coincidido con la temporada alrededor del Día de los Muertos; como en España y México”.

La directora refiere que la obra “es como una telenovela: tiene amor, infidelidad, pasión, aventura, pleito con espadas, muerte, traición, de todo. Dura dos horas y media. Me siento muy feliz de haber hecho una cosa tan diferente de lo que hace España y México. Porque ellos hacen una puesta en escena clásica, muy simple. Aquí se emplean todos los recursos modernos del teatro”.

En cuanto al elenco, “había que cambiarlo”, dice Myriam Reátegui: “Tras ocho años, ya hay que variar; no puede ser una misma persona. Hay algunas puestas en escena en España donde Tenorio ya tiene 60 años. Ocho años después, las personas cambiaron bastante. Héctor le está dando un tono diferente a este Don Juan. Los personajes principales también han sido cambiados”.

El cambio del lugar corresponde a la idea inicial del proyecto, que es el doble fin de esta obra: llevar un teatro de calidad al público, acorde con la temporada, y utilizar como espacio un local de la época de la obra que será recorrido y, así, mostrado y conocido por el público asistente.

Ricos como pobres
El actor Héctor Rodríguez tiene en esta actuación su gran reto. Es su primer protagónico. Para él “Don Juan es un joven de clase alta que siempre tuvo de todo y que no tiene ningún temor en arriesgar lo que tiene porque su gran respaldo es el poder que su padre le puede abastecer de alguna manera. Pero este hombre no tiene vínculos fuertes con nadie; no tiene compromisos con ninguna persona. Es una persona que ha decidido vivir la vida a su manera. Es una persona de clase alta que se mete en el submundo de la Sevilla de aquella época y es capaz de enfrentarse a los más avezados villanos. Siempre está en la búsqueda de desafíos: la historia comienza cuando él se va a encontrar con don Luis después de un año, puesto que ha hecho una apuesta sobre quién mataría más hombres y estaría con más mujeres en un año.

Es decir, es una vida de ricos, porque no trabajaban. Asaltan, se meten con malhechores, roban sin necesidad de robar, pero lo hacen con total impunidad. “Lo irónico del asunto”, resalta Héctor Rodríguez, “es que ellos podrían estar en Sevilla y disfrutar de la comodidad, pero no quieren eso, quieren salir al mundo y mezclarse con todo tipo de villanos. Don Juan es un tipo apasionado, quiere vivir experiencias, experimentarlo todo; pero, además, tiene un don, que es la palabra. Es un tipo que convence, que seduce, que enamora, y es un superpillo, no trabaja solo, siempre tiene a su paje, que le hace el trabajo sucio. Él siempre queda bien. Es capaz de meterse con princesas y con hijas de pescadores; no tiene un reparo en vivir una aventura por más extremada que sea”.

Actos de seducción
Myriam Reátegui resalta que Don Juan “es un tipo que cae bien a las mujeres, ellas mueren por él.

La puesta en escena, que incluye música en vivo, es el texto de Zorrilla tal cual. En verso y en español antiguo. Es un requerimiento del Centro Cultural de España. Para cuando Zorrilla escribió el texto, las palabras ya eran antiguas: utilizó un español más antiguo que el de su época. Sin embargo, la interpretación de este idioma de medio siglo de antigüedad no complica, a decir del actor Héctor Rodríguez, el entendimiento del público: “El trabajo del actor está en que el público interprete la intención correcta. Cuando digo, por ejemplo, ‘Franca tenéis esa puerta’, significa que ‘la puerta está abierta’. Pero la virtud en este montaje reside en que las acciones son las que afirman el texto. El actor no piensa en lo que tiene que decir, sino en actuar. El habla es una consecuencia de la acción”.


Héctor Rodríguez será Don Juan Tenorio en obra teatral que se traslada al Convento de los Descalzos, en el Rímac.

FUNCIONES
Héctor Rodríguez (Lima, 1972), es profesor de teatro en el colegio Hiram Bingham. Estudió actuación con Roberto Ángeles y Alberto Ísola. Myriam Reátegui nació en Lima y lleva 45 años en el mundo del teatro. “Don Juan Tenorio” comienza el 27 de octubre y culmina el 4 de noviembre, a las 7.30 p.m. (domingos, 5 p.m.) en el Convento de los Descalzos, en el Rímac. Hay buses para el público que parten de 3 lugares: Larcomar, Plaza San Miguel y el Museo de la Nación. Entradas en TuEntrada. Teléfono: 4723087. Con el auspicio de la Municipalidad del Rímac y el Ministerio de Cultura.


Marco Fernández
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.