Un incendio sospechoso

Este artículo lo escribí cuando aún ardían las llamas que se generaron desde la madrugada del sábado 24 de agosto, en tres tanques de la refinería Amuay, perteneciente al Centro de Refinación Paraguaná. La mañana del domingo en que me enteré de la dramática explosión en la refinería más grande de Venezuela, supuse, entonces, que esas llamas habían sido provocadas… A continuación entrego la reflexión de una peruana que se siente obligada a señalar que el incendio en Amuay podría ser un acto provocado en el intento de impedir que Hugo Chávez llegue al poder el próximo 7 de octubre…

Por Diario La Primera | 02 set 2012 |    
Un incendio sospechoso
La explosión y el incendio dejaron un alto saldo de víctimas, en su mayoría militares.
ENFOQUE. ¿Se estaría boicoteando una nueva victoria electoral de Hugo Chávez?

Cuando el 16 de agosto, el presidente de la encuestadora Hinterlaces, Oscar Schemel, hizo referencia “Solo un hecho extraordinario invertiría la ventaja que tiene Chávez para el 7 – O”, quedé preocupada e intenté averiguar cuál podría ser ese funesto “hecho extraordinario” que se comenzaría a urdir para cambiar lo ineludible, la victoria torrencial de Hugo Chávez Frías. Sin embargo, me sentí llevar por la emoción cuando el directivo sostuvo: “El informe refleja que el 61% de los venezolanos cree que el candidato Hugo Chávez será el vencedor en las elecciones venideras -además sostenía- que 6 de cada 10 venezolanos considera que Chávez ganará las elecciones contra el 25%, es decir, uno de cada 4 venezolanos opinaba que el ganador sería el candidato opositor Capriles. Con ese sentimiento de victoria popular y el placer de contar con el líder bolivariano, otra vez, no pude considerar la campaña que estaba siendo dirigida por los “asesores extranjeros” que tienen todo un prontuario en planificar hechos de violencia, semejantes a los concebidos en Libia, Siria, incluso en nuestros países de nuestra América como el infortunado golpe en Venezuela de abril del 2002.

A diez años del fallido golpe contra el gobierno del presidente Chávez, el imperialismo y la derecha venezolana pretenden boicotear la voluntad popular.

El domingo 25 de agosto del 2012, al ver las imágenes de la tragedia de la Refinería de Amuay -que la prensa limeña como si se tratara de un plan encubierto, casi en su totalidad difundió en forma continua con su apoyo permanente a la derecha venezolana y de los periodistas peruanos a su servicio, empezaron enseguida, sin ninguna investigación a acusar al gobierno del mal manejo de la refinería-, recordé entonces las palabras de Schemel y pensé: “Ese podría ser el ‘hecho extraordinario’… urdido para que Chávez no llegue al poder”.

El incendio en el Centro de Refinación Amuay, en la Península de Paraguaná, Estado Falcón, una de las cuatro refinerías más grandes del mundo de 645.000 barriles por día, alcanzó grandes dimensiones en la madrugada del sábado 24 de agosto, dejando un saldo de 41 muertos, fuertes daños a la zona de almacenamiento de la refinería, al destacamento de la Guardia Nacional Bolivariana que custodia esos espacios estratégicos de la Nación venezolana y centenares de casas afectadas.

Sorprende que el hecho se produzca a pocas semanas de las elecciones presidenciales, en el país sudamericano más rico en petróleo y que camina hacia la victoria del socialismo ¿Acaso el plan no es llegar a las elecciones porque saben que van a perder? Lo cierto es que en la Venezuela bolivariana liderada por Hugo Chávez, nada ocurre por casualidad. No nos vengan entonces a contar cuentos chinos, que el caso Amuay fue por falta de mantenimiento, cuando todos sabemos que todas las refinerías del mundo manejan un protocolo de seguridad y mantenimiento para el buen funcionamiento y Amuay no está exento de ella... En este momento, el gobierno dio instrucciones y para que se proceda a investigar los orígenes del incendio producido el sábado 24, a la 1:10 a.m. en la refinería.


(1) Todas las encuestas dan como ganador a Chávez. (2) Capriles trata de remontar la ventaja de Chávez.

Lo que está en juego en Venezuela es un proyecto de país libre y soberano vs la opresión de una burguesía entregada a intereses foráneos.

Me llevé una triste sorpresa al revisar las redes sociales venezolanas, en estos días, pues, mientras estaban ardiendo las esferas de gas propano en Amuay, en que morían ciudadanos que resguardan la refinería, cuando el pueblo lloraba por la noticia y el Presidente lleno de dolor expresaba su sufrimiento: “Me siento muy dolido, lleno de sentimiento de dolor, estoy mucho más pendiente ahorita de los fallecidos, de sus familiares, de los heridos y su atención, como se está haciendo (...) de lo que aún no conseguimos”, sujetos inescrupulosos opositores al gobierno, comenzaron a celebrar el hecho y aculpar al Presidente del lamentable accidente. Hicieron un festín de la tragedia que enlutaba y sacudía a las familias probablemente con la intención de boicotear la contienda electoral del 7 de octubre. El domingo pude leer las condenas, amenazas e insultos que usaron para tratar de endosarle el hecho al presidente Hugo Chávez, solo porque el candidato de la burguesía, Henrique Capriles, no ganará las elecciones. Recordé, entontes, que acciones similares se habían llevado a cabo durante el sabotaje petrolero de 2002.

En las redes sociales comprobé también la presencia cada vez más grande de los ciudadanos de distintos países de nuestra América que informaban que detrás del incendio de Amuay estaban las maniobras siniestras del imperialismo. El sociólogo norteamericano James Petras, en una reciente entrevista, ha sostenido: “Para mí, el atentado del 25 de agosto en Venezuela es algo similar al del 11 de setiembre en Estados Unidos; es el lanzamiento de una campaña terrorista para fomentar conflicto”.

HECHOS AL CANTO

1. El sábado 24 en la madrugada –cuando se producía la explosión - piratas informáticos hackearon los portales web de instituciones del Estado venezolano: la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, y Defensa Pública. Llamó la atención que estas acciones de ataque y sabotaje contra la institucionalidad del Estado coincidan en tiempo con la explosión registrada en el Centro de Refinación Amuay.

2. Cuando se iniciaron las explosiones había una cámara de la televisión del canal opositor venezolano y un fotógrafo que captó la tragedia desde los primeros instantes, se encontraban en las proximidades de la refinería, a la 1:10 de la madrugada. ¿Acaso sabían lo que iba a pasar? ¿Cómo es que ese fotógrafo cuenta con imágenes tan perfectas de lo ocurrido allí? Ver las imágenes en http://t.co/4p19O6Ax.

3. Hace un tiempo el Gobierno Revolucionario prohibió un vídeo juego llamado “Mercenarios 2” el mismo describía cómo explotaba parte de la Refinería de Amuay ¿Es acaso una casualidad?

Hace pocos días, la reconocida analista internacional y abogada, Eva Golinger, escribió en su cuenta en Twitter: “No se puede llegar a conclusiones aún sobre tragedia en Amuay, pero no sería 1ra. vez que hay saboteo contra el Estado previo a elecciones”.

Cabe preguntarse si a esto se refería Oscar Schemel, presidente de Hinterlaces cuando dijo: “Solo un hecho extraordinario invertiría la ventaja que tiene Chávez para el 7-O”.


Linda Lema Tucker
Colaboradora


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.