Warning: imagejpeg(cache/thumbs/91511-800x800_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/91511-350x250_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/aW1nL2xvZ28tbHBkLmpwZw==-160x150_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228
Todos somos escapados | Diario La Primera

Todos somos escapados

El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez, Premio Alfaguara de Novela 2011 por “El ruido de las cosas al caer”, nos relata la incursión de la violencia colombiana a la vida cotidiana.

| 02 agosto 2011 12:08 AM | Especial | 1.9k Lecturas
Todos somos escapados
Sumergido en la violencia de un balazo, el personaje principal de “El ruido de las cosas al caer” nos transporta a una realidad que bien podría ser la nuestra.

Más datos

Sentido de la novela

“Pensar en la novela como el lugar donde se recuerda lo que la mayoría de la gente quisiera olvidar. A eso se dedican mis novelas. Creo que la novela sirve de resistencia contra el olvido, en un país como Colombia donde los escándalos políticos suceden muy rápidamente y el escándalo nuevo secuestra nuestra atención y hace que nos olvidemos de ayer, y la violencia nueva nos hace olvidar la violencia de ayer. La literatura es el lugar donde podemos fijarnos en esas cosas y reflexionar en la realidad. La literatura es una resistencia contra la distracción”.

“En general, la historia de los pueblos la cuentan los victoriosos. Entonces, una de las cosas que la literatura puede hacer es darle la voz al derrotado para que ellos den su versión; y a eso, de alguna manera, se dedican mis novelas. Mis novelas van más allá de la versión oficial de la historia que dan quienes la escriben, y trata de dar otras versiones”.

1922

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/138065-336x200_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/139631-336x200_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/128237-336x200_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/133023-336x200_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/140257-336x200_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Al revisar una revista, vio la imagen de un hipopótamo destazado. Le habían dado caza luego de que causara estragos a su paso, después de huir del zoológico que Pablo Escobar se había hecho construir. Esa imagen removió sus recuerdos de niño, cuando, como muchos colombianos de su generación, fue a visitar el mítico zoológico del narcotraficante colombiano. Sus padres no lo hubieran llevado nunca, afirma. Por ello, en su infancia, fue con la familia de un amigo, a escondidas, como tantos, para satisfacer su temprana curiosidad.

Esa sensación de acercamiento a lo prohibido y la imagen del hipopótamo muerto al que era imposible llevarlo a algún lugar en una sola pieza, es la escena que inicia su novela “El ruido de las cosas al caer”, Premio Alfaguara de Novela 2011.

En ella, Antonio Yammara vive la vida de un abogado profesor de derecho y “la otra vida”, en un billar donde dejaba las reglas y ese mundo tan inmaculado y seguro de la universidad. Es en aquel lugar donde conoce a Ricardo Laverde, un hombre misterioso. Una noche, salen a caminar, y esa cercanía lo inserta de un balazo en la realidad política de su país, como víctima de la violencia colombiana.

“El ruido de las cosas al caer” se refiere no solo al ruido de un avión al desplomarse (escuchado en la caja negra del avión), sino a ese ruido silencioso de otro tipo de caídas, como la de la debacle social del que muchos escapamos al emigrar a otro país.

—“Todos somos escapados”, dice uno de sus personajes.
—La frase en la novela se aplica a una mujer norteamericana que, como parte de todo ese movimiento de cuerpos de paz de Kennedy, idealistas más o menos militantes, que fueron al “tercer mundo” muchas veces con la convicción genuina de estar ayudando, pero muchas veces para escapar de la realidad de Estados Unidos, de la guerra de Vietnam, de la violencia racial. Me interesó mucho ese paralelo involuntario que hay entre esa generación y mi generación en Colombia, que también buscaba huir de un país violento. La Colombia de los años 80 estuvo muy marcada por esa sensación de pérdida de control de nuestras vidas, de violencia gratuita.

—¿Es usted un escapado más?
—No. Yo no salí de Colombia por la violencia, sino por razones literarias. Sentí que tenía que irme para ser el escritor que quería ser. Sin embargo, la Bogotá de la que yo me fui fue muy hostil, muy violenta. Para cuando me fui de Colombia, ya había visto dos personas morir en situaciones absolutamente banales. El deterioro del clima de convivencia de Bogotá, como consecuencia del narcoterrorismo, convirtió en cosa normal que cualquier enfrentamiento público se resolviera sacando una pistola. Cuando había tráfico, las personas sacaban una pistola en la pista para que muevas tu carro, y eso era normal. Esa fue la verdadera transformación de la ciudad que nos tocó a nosotros, a mi generación. Nosotros fuimos niños en un momento en que el conflicto no involucraba a los ciudadanos todavía.

La violencia crece
La violencia siempre va in crescendo. De la violencia entre los cárteles de la droga, entre los cárteles y las fuerzas del orden, mientras los ciudadanos se mantenían al margen, se pasó al asesinato de civiles como medida de presión. “Las consecuencias de esa transformación, la sensación de acostumbrarse al miedo, inventar estrategias para seguir con la vida normal a pesar del riesgo” significó, para el autor, que haya muchos escapados colombianos. Ese Antonio Yammara que no escapó, en la novela, busca el porqué de su situación y nos lleva por caminos desconocidos, descubriéndonos junto a él los pormenores de la historia.

—Maneja en la novela una dosis de información que uno recibe conforme avanza el relato.
—La novela está construida con un método que a mí me ha gustado como lector, que es tratar la realidad como un misterio que hay que investigar. Lo que hace el narrador es descubrir la historia a medida que está contando. Es una novela de intriga, aunque sea una intriga moral, digamos, y, hasta cierto punto, filosófica. Es una novela de averiguaciones donde el lector está conociendo la historia a medida que el narrador la descubre.

—El personaje es un colombiano de su generación y también estudió derecho. ¿Qué similitudes hay entre su realidad y esta ficción?
—El personaje principal (en la novela) y yo (en la realidad) somos de la misma generación, estudiamos derecho y compartimos los mismos ambientes de Bogotá. Hubo un amigo español que me dijo algo interesante sobre esta novela: que las cosas malas le suceden al personaje a partir del 96. “Tú te fuiste de Colombia en el año 1996. Entonces, para mí”, me dijo este amigo, “tú has escrito lo que te hubiera pasado de haberte quedado en Colombia”.

—Gabriel García Márquez. ¿Cuál es su relación con su literatura?
—No lo conozco; pero es muy importante desde el punto de vista en mi vocación. La primera vez que a mí se me ocurrió que quería escribir libros fue leyendo “Cien años de soledad”, pero nunca he sentido que esté presente en mi escritura, y menos que sea una amenaza. En la literatura latinoamericana, en mi narrativa, son más importantes Onetti y Vargas llosa. Y entre mis grandes influencias se encuentra Joseph Conrad. Siempre he leído a García Márquez como un clásico; no como una obra que me influya ni que me haya dado respuestas a nivel de técnica literaria.

—¿Qué tiene de Onetti esta novela?
—La visión pesimista de Onetti. Él está muy presente en esta novela, puntualmente. Mario Vargas Llosa también es muy importante porque en el momento en que estaba dedicándome a escribir, a dar ese paso, su ejemplo fue definitivo. Esa idea de que la literatura es una pasión excluyente, de que el verdadero escritor debe eliminar de su vida todo lo que se interponga... La idea de que la literatura es algo a lo que uno debe dedicarse enteramente, fue de mucha ayuda.

—En su novela no veo a los militares y a los políticos como parte del contexto en que se desarrolla la historia.
—Uno de los riesgos más claros de esta novela es volverse sociológica, crítica, política. Yo creo que las novelas son otra cosa. Hay una frase de Milan Kundera: dice que la razón de ser de la novela es decir lo que solo la novela puede decir. Y eso quiere decir que para contar el lado público de estos hechos ya está el periodismo, la historiografía. La novela debe hacer lo que no pueden hacer los periodistas o la historiografía.

Colombia como tema
La violencia política en Colombia se ha convertido en el tema de sus novelas. “En el caso de ‘Los informantes’, el pasado es el de los años 40 y cómo se vivieron en Colombia; la inmigración alemana en Colombia, en una época en que Colombia rompió relaciones diplomáticas con la Alemania nazi y comenzó a perseguir a los nazis. Me interesó que muchas veces esa persecución acabó afectando a gente inocente; incluso, en algunos casos, a judíos escapados de Hitler que al llegar a Colombia se veían perseguidos por ser alemanes. Y por eso sufrían la persecución del Gobierno colombiano. Esa especie de injusticia cósmica me interesó mucho”.

—¿Por qué elimina algunos libros de su currículo?
—Porque a partir de la publicación de “Los informantes” comencé a sentir que mis primeras novelas eran ejercicios de juventud y no libros maduros, que yo no tenía derecho de imponérselos a los lectores. Los eliminé de las solapas de mis libros. Mi primera novela tiene el pecado de la ambición, de querer meterlo todo en muy pocas páginas; y, entonces, sufre mucho por la cantidad de técnicas literarias distintas, una cierta voluntad exhibicionista desde el punto de vista técnico. Y la segunda peca por lo contrario, por ser demasiado simple; por tratar el tema con demasiada superficialidad. Un escritor solo debería lanzar al mundo sus mejores libros. Los lectores no tienen por qué aguantarse el calentamiento del deportista, solo deberían ver el partido.

—“Historia secreta de Costaguana” es su segunda novela “oficial”.
—Nace de una biografía que escribí de Conrad (“Joseph Conrad, el hombre de ninguna parte”), que es un escritor que me ha marcado mucho. Conrad publicó, en 1904, una novela que habla de un país latinoamericano ficticio y que se llama Costaguana. Y cuando uno lo lee, se da cuenta de que lo que está contando, transformado, es, muy de cerca, la separación de Panamá de Colombia. Entonces, este relato de Conrad es una de las mejores cosas que se ha escrito de Latinoamérica fuera de la lengua española. Mi narrador es un tipo un poco loco, una voz que cuenta en tono muy picaresco que él fue quien le contó a Conrad la historia de Colombia y la separación de Panamá para que Conrad escribiera su novela, y que luego Conrad lo eliminó de su novela al escribirla. Es algo ficticio.

—En sus novelas, Colombia está presente. Desde su remota separación de Panamá hasta hoy. ¿Colombia siempre fue su tema?
—No. Colombia se ha vuelto mi obsesión. El primer título que aparece en las solapas de mis libros es uno de cuentos donde hay un solo personaje colombiano, pero el libro de cuentos está ubicado en Francia y Bélgica, que son los países donde he vivido antes de Barcelona. Cuando escribí ese libro todavía no había escrito una sola línea sobre Colombia, porque no entendía a mi país, y yo creía que un escritor debe escribir sobre lo que entiende. A partir de un momento comencé a pensar todo lo contrario. No entender, no saber, no conocer: esas son las razones que uno tiene para escribir. La escritura de ficción es una manera de averiguar, de investigar.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD


Warning: imagejpeg(cache/thumbs/138065-170x90_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/139631-170x90_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/128237-170x90_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/133023-170x90_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Warning: imagejpeg(cache/thumbs/140257-170x90_LPD.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 216

Notice: Error output image in /home/dprimera/public_html/online/system/Thumbnail.php on line 228

Deje un comentario

Espere...