Tiemblan los corruptos y los narcos

El crecimiento de la izquierda mexicana, con su candidato Manuel López Obrador, gracias a la irrupción política de los jóvenes estremece a los candidatos del PRI, Enrique Peña Nieto y del PAN, Josefina Vázquez Mota, que cuentan con la bendición de EE.UU.

Por Diario La Primera | 13 jun 2012 |    
Tiemblan los corruptos y los narcos
Manuel López Obrador, candidato de la izquierda.
MÉXICO EN LA HORA DEL CAMBIO

El viernes 11 de mayo fue un día negro para Enrique Peña Nieto, puntero en las encuestas y, hasta ese momento, seguro ganador de las elecciones. En un encuentro con estudiantes en la Universidad Iberoamericana, al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) le preguntaron por la masacre de Salvador de Atenco ocurrida el 3 de mayo de 2006, cuando ya era gobernador del Estado de México.

“Asumo plena responsabilidad por lo sucedido en Atenco. Los responsables fueron consignados ante el Poder Judicial, pero, reitero: fue una acción determinada en el legítimo derecho que tiene el Estado mexicano de usar la fuerza pública para restablecer el orden y la paz”.


(1) Estudiantes toman la palabra. (2) Enrique Peña Nieto, PRI.

Una respuesta desafortunada para una represión injustificada que se saldó con la muerte de un niño y un joven estudiante, en medio de las protestas por el desalojo de unas floristas. Una respuesta favorable para su aliado, el expresidente Vicente Fox que ordenó el envío de más de tres mil policías en venganza contra una comunidad que cuatro años atrás había frustrado su proyecto para construir un nuevo aeropuerto internacional, un negocio cercano a los 3,000 millones de dólares.

Las palabras de Peña Nieto provocaron la indignación de los estudiantes que no olvidan además la violación de unas 20 mujeres detenidas por la Policía Federal: “¡Atenco no se olvida!”, “¡Atenco no se olvida!”, gritaron a voz en cuello, lo que provocó el pánico del candidato que no tuvo otra salida que refugiarse en los baños de mujeres. Al final escapó tras los gritos de: “¡Asesino! ¡Asesino!”.

Desde ese día nació y se extendió un movimiento que se dio en llamar primero “los 131 de la Ibero”, en alusión a los que dieron la cara; y después, a los que, atraídos por ese gesto de desafío, se fueron sumando para declarar “#YoSoy132”.

ACTORES DEL CAMBIO
Los jóvenes contestatarios que se enfrentaron a uno de los símbolos de la clase política representan la indignación de un país golpeado por la corrupción, la violencia y el narcotráfico. Tras 12 años de gobierno del PAN, el país tiene el triste privilegio de haberse convertido en tierra del narcotráfico, de las bandas organizadas que se disputan un negocio que deja entre 229 y 350 mil millones de pesos al año.

En realidad, el del PAN (Partido de Acción Nacional) no es más que la continuación de los gobiernos del PRI. Un partido corrompido tal como lo denunció el candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, asesinado por sus propios partidarios, el 23 de marzo de 1994. Un crimen ordenado directamente por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari y su jefe de asesores, José María Córdoba Montoya.

Los lazos entre Fox y Peña son tan claros que el primero no dudó en declarar: “Estuve 75 por ciento de la campaña acompañando a la candidata de mi partido para que éste se mantuviera en el poder, pero creo en las encuestas; las he manejado en la mercadotecnia y entendí que Josefina (Vázquez Mota) no tenía posibilidades de llegar a la Presidencia; por ello, entre las opciones, me decidí por la que considero menos mala para el país, y corro el riesgo, aunque es enorme, pero no quiero a ese personaje (el izquierdista Andrés Manuel López Obrador). Me le voy a poner enfrente, haré lo que sea para que no llegue esa opción”.

“Es momento de empezar a trabajar en un escenario electoral donde el tal AMLO no nos venga a descomponer la fiesta y venga a poner en entredicho nuestra democracia y nuestros instituciones: que no venga a poner zancadillas y obstáculos a la nueva Presidencia”, dijo Fox, en alusión a las bandas de corruptos que han gobernado el país.

Los lazos entre Fox y Peña Nieto datan de años atrás y quedaron evidenciados en un documento sacado a la luz por el diario inglés The Guardian, en el que se deja constancia que Peña Nieto le pagó US$ 60 millones a Televisa para proyectar su imagen a nivel nacional y destruir la candidatura de López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Una presentación en PowerPoint de Televisa declara que el objetivo de la estrategia de comunicación era asegurarse que “López Obrador no gane las elecciones de 2006”. El archivo fue creado después de la medianoche del 4 de abril de 2005, horas antes de que el entonces presidente Fox se reuniera con los presidentes de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, y TV Azteca, Ricardo Salinas.

LOS NARCOS Y EL PRI
La gran pregunta es quién paga las campañas de los grandes partidos mexicanos. Hace poco, el PRI movilizó a unas 15 mil personas hasta el Estadio Azteca para hacer frente a los estudiantes que cuestionan a su candidato. La respuesta es muy simple: el narcotráfico.

No es posible explicar el poder del narcotráfico hoy sin recordar que en los años 60 el PRI comenzó a controlar parte del negocio para recaudar dinero y utilizar a la mafia para eliminar a sus adversarios. A través de los directores de Policía, se recibían millones de dólares para permitir la impunidad. En ese turbio negocio estaban implicados altos personajes como López Portillo, Ernesto Zedillo, Carlos y Raúl Salinas, Roberto Madrazo y los gobernadores federales.

La alianza del PRI con las bandas de narcos se evidencia en el control de los estados de la frontera con EEUU: Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua, Sinaloa, Durango y Sonora. Nuevo Laredo y Ciudad Juárez, municipios priístas, también exhiben la hegemonía del narcotráfico.

Eso explica además el fracaso de la “guerra” contra el narcotráfico, que ya supera las 36,000 víctimas. Con el poder político aliado con las mafias es imposible derrotar a las bandas armadas. Hoy, México es una sociedad aterrada por la violencia y un atractivo mercado para la venta de armas largas y de grueso calibre.

VOTO A VOTO
La irrupción juvenil ha sacado a la luz las falencias del candidato favorito, a pesar de la maquinaria mediática que lo apoya. El incumplimiento de las promesas electorales, la represión de la protesta social, las tasas de feminicidios y la impunidad de su antecesor, Arturo Montiel, por un caso de corrupción, son sus principales espinas.

Peña Nieto, abogado de 45 años, basa su campaña presidencial en la misma estrategia que le dio resultado hace siete años para ganar la gobernación: en cada lugar que visita firma ante un notario compromisos para obras de infraestructura. Pero ya sus adversarios le recordaron sus incumplimientos.

De acuerdo al analista, Emir Sader, el fracaso del gobierno de Felipe Calderón instó a las élites dominantes a inclinarse por el candidato del PRI para dar continuidad a la política neoliberal y de subordinación a los Estados Unidos. Pero el crecimiento de López Obrador ha puesto en guardia a la derecha, que hará todo lo posible para impedir su triunfo.

En un país en el que los fraudes son una constante, en el que no hay segunda vuelta, la disputa presidencial amenaza ser cerrada. “Si López Obrador no consigue una ventaja significativa, puede ser víctima, nuevamente, del fraude que le quitó la presidencia hace 6 años. El gran factor de cambio a su favor viene de las bellas manifestaciones estudiantiles, que se oponen a las campañas de difamación de la vieja media mexicana”, explica Sader.

El candidato de la izquierda lo sabe y repite que es momento de transformar el sistema político y económico del país, porque si no hay un cambio no se va a encontrar la salida. “Este régimen se agotó, es caduco, es de corrupción y nos está llevando a la destrucción completa del país”, afirma.

En 2006 López Obrador, que era el favorito, quedó a 0,56 puntos del conservador Felipe Calderón después de un anforazo masivo. Eso lo ha llevado a buscar el respaldo de personalidades independientes que han creado el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para evitar un nuevo fraude.

“Tenemos derecho de organizar la defensa del voto. Hay más organización que en 2006. Vamos bien, entendemos el nerviosismo de los dirigentes del PRI (…) también Fox dijo que éramos un peligro para los corruptos”, declaró el candidato. Es verdad, los corruptos tiemblan.


Efraín Rúa
Editor de Mundo


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.