Sobre el tema Vilcatoma

En los audios grabados en secreto por la Dra. Yeni Vilcatoma, a su superior, el ministro Daniel Figallo, hay una notoria ausencia, y esa es la parte en la que la procuradora del caso “La Centralita”, le diría al ministro que está pensando que las preguntas que le va haciendo, los temas que aborda o la manera como se dirige a ella, podrían representar una presión para que no ejerza libremente su función.

| 09 diciembre 2014 12:12 PM | Especial | 3.5k Lecturas
Sobre el tema Vilcatoma
Sobre el tema Vilcatoma
Por: Raúl Wiener
3563

Esa parte no aparece por ningún lado, lo que lleva a pensar que no siendo de su iniciativa (ella misma afirma que fue el exprocurador Salas quien le recomendó grabar al ministro), que la doña fue a capturar declaraciones que pudieran ser luego evaluadas para establecer que son parte de un supuesto complot para salvar al presunto amigo de la pareja presidencial, actualmente prófugo.

Cabe dentro de lo posible que la maniobra haya sido manejada solo por Salas, quien fue además el que hizo conocer públicamente el reclamo de Vilcatoma al presidente Humala, para la destitución del ministro, en simultánea acusación de que el gobierno protege al fugado.

Lo que es claro es que después de la renuncia de Salas por supuestos “motivos personales”, el mismo personaje ha vuelto a los titulares buscando demostrar que gobierno, fiscalía y policía están haciendo el juego de te persigo pero no te atrapo, y que esta idea que solo deja con cabeza a la procuraduría del sector Justicia, como luchador implacable contra la corrupción, se ve reforzada por el incidente Vilcatoma.

Pero es también posible que en el camino de este deterioro entre el ministro y sus subordinados, hayan entrado otros factores interesados en el escándalo alentando a provocar una crisis institucional que destruya la credibilidad de todas las instancias involucradas.

La figura de la “colaboración eficaz” es una reminiscencia de las épocas fujimoristas cuando existían los “arrepentidos”, que al igual que ahora se convertían en informantes sin rostro, que daban su testimonio a cambio de ventajas judiciales incluidas las de exclusión de los procesos.

El testigo protegido que existe en otros países, no admite el anonimato cobarde para delatar a otros sin asumir las culpas propias. Otra cosa es que después del juicio, el testigo sea limpiado y reubicado con su familia, en el país o en el exterior, cambiado de nombre y con documentos nuevos.

La ideota de que MBL pueda colaborar eficazmente bajo el secretismo del Estado, suena en realidad inverosímil. No solo porque está acusado de ser uno de los cabecillas del caso Ancash, sin contar las acusaciones recientes sobre lobby en las regiones, sino porque tendría que pasar a una segunda clandestinidad, aún en manos del Estado.

El caso se ha manoseado demasiado como para bajarle la llanta, eliminando a Martín Belaunde del proceso judicial. Por tanto: si se desecha la “colaboración eficaz” de la que ya nadie quiere hacerse cargo, y a la que el supuesto interesado no aspira, según su abogado ¿de qué modo enfrentará Humala esta crisis que ya está durando demasiado?


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

0.607076883316