Sin los sindicatos la democracia no existe

"Proletariado sin más ideal que la reducción de las horas de trabajo y el aumento de los centavos del salario, no será nunca capaz de una gran empresa histórica".

José C. Mariátegui.

| 01 mayo 2008 12:05 AM | Especial | 1.7k Lecturas
Sin los sindicatos la democracia no existe
Un nuevo periodo de fortalecimiento de la organización sindical, destacan los dirigentes Huamán y Bazán.

Más datos

Mártires

El vicepresidente de la CGTP, Olmedo Auris, hizo una acotación especial. “Los trabajadores peruanos rendimos homenaje a los mártires de la lucha y a quienes dedicaron toda su vida por un Perú Nuevo.

Nos inclinamos reverentes ante la memoria de José Carlos Mariátegui, Jesús Alberto Páez, Horacio Zeballos Gámez, Saúl Cantoral Huamaní, Pedro Huillca e Isidoro Gamarra”.

Incluimos en esta lista a José Arévalo y Luis Negreiros Vega, apristas que dieron su vida por sus ideales y por el movimiento sindical, anotó Mario Huamán.
1726

Las calles desiertas del otrora llamado cinturón industrial de Lima, las avenidas Argentina y Colonial, en El Cercado y las fábricas de la Carretera Central, que cerraron en la década fujimorista, dan cuenta exacta de los tiempos difíciles del sindicalismo peruano, cuando lo daban por muerto algunos ensoberbecidos neoliberales.

De las grandes movilizaciones de trabajadores y del paro nacional del 19 de julio de 1977 que impuso el retiro de los militares a sus cuarteles, pasó a una etapa de supervivencia en la década del 90 tras el embate neoliberal, desaparecieron los grandes ejércitos de trabajadores.

Balance
Fueron muchos los factores de ese declive, señala Mario Huamán, secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) “coincidieron aspectos como la flexibilización laboral impuesta por el fujimorismo liquidador de las organizaciones sociales, políticas y gremiales; la presencia de Sendero Luminoso, la caída del Muro de Berlín, la izquierda desunida, entre otros”.

“La Organización Internacional del Trabajo (OIT) dice que la aplicación del modelo neoliberal en el Perú fue una de las más salvajes de América Latina, junto con la de Argentina de Saúl Menem”, agregó.

Hoy, pese a que el gobierno aprista y los empresarios no respetan los derechos laborales y sigue intacta la estructura legal fujimontesinista en lo concerniente al trabajo, el movimiento sindical vive una nueva aurora, liderada por nuevos dirigentes y la aparición de nuevos actores que lo han robustecido.

“En el último Congreso de la CGTP se acordó como objetivos estratégicos de la CGTP el fortalecimiento del movimiento sindical, la recuperación de los derechos laborales, un cambio en la estructura orgánica para incorporar a nuevos sectores de trabajadores, la reactivación de algunas federaciones y sindicatos”, apuntó Huamán.

Para Julio César Bazán, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, el proceso tiene una vertiente nacional y otra internacional. En la primera, “el evidente crecimiento de la voluntad de los trabajadores peruanos, en especial jóvenes, para enfrentar el problema laboral a través de organizaciones sindicales, a pesar de los constantes despidos de dirigentes.”

Escollos
El movimiento sindical pasó la prueba de fuego del neoliberalismo y sobrevivió, comienza una nueva etapa, como dirían los viejos sindicalistas “estamos en etapa de flujo, de ascenso”, que no está exenta de escollos.

“El gobierno y los empresarios no promueven los derechos laborales. En otros países los gobiernos se encargan de promover la sindicalización de los trabajadores, acá ocurre lo contrario”, dijo Mario Huamán. “Los derechos laborales se encuentran conculcados, y no los restituyen. El Congreso no da hasta ahora luz verde a la Ley General del Trabajo. Ha habido más de 3,500 despidos y los empleos precarios abundan”.

Tiempos de cambio
La organización productiva del país ha sufrido cambios, eso es notorio. Entonces, luego de largos debates, las centrales sindicales tuvieron que adoptar nuevas formas de organización para seguir vigentes.

Tanto la CGTP como la CUT han adoptado nuevas estructuras orgánicas, aceptan incorporaciones individuales, y promueven su organización por ramas productivas y por regiones. La CGTP ha constituido 7 sindicatos en la agroindustria, 8 en el sector textil y confecciones y una coordinadora de trabajadores de empresas tercerizadoras, que no conceden ninugún tipo de derechos a los trabajadores.

Esto tiene por objeto “fortalecer el poder de negociación de los trabajadores”, explicó Mario Huamán.

La central mariateguista apunta más lejos aún. “Queremos constituir un gran frente nacional, del cual la Coordinadora Política y Social es el germen inicial, con las organizaciones sociales, sindicales y partidos que defienden la causa popular”, dice.

Susana Grados Díaz
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD