Servicio militar en debate

Mientras que un gran sector de la ciudadanía no tiene confianza en la instrucción militar, los oficiales de las FF.AA. tienden puentes para mostrar las bondades de la preparación militar y las ventajas que ofrecen a los jóvenes.

| 15 abril 2013 12:04 AM | Especial | 13.6k Lecturas
Servicio militar en debate
Ofrecen ventajas a los jóvenes que cumplan con el servicio militar.
13663

El reciente anuncio de un servicio militar obligatorio ha provocado que un gran porcentaje de jóvenes de nuestro país peguen el grito al cielo, pues consideran que ingresar a cualquiera de las instituciones de nuestras Fuerzas Armadas significaría estar en un infierno, donde los golpes e insultos estarán a la orden del día.

Mientras que los adultos ven en el acuartelamiento una solución casi definitiva para la delincuencia, pandillaje y drogadicción, los jóvenes no lo ven así y expresan su desconfianza. Por otro lado, los analistas observan que las FF.AA. no pueden acoger a pandilleros ni delincuentes y que se debe ofrecer a la juventud oportunidades para obtener una preparación técnica adicional al servicio militar para la defensa nacional.

Ante las opiniones a favor y en contra de un llamado obligatorio a las armas, LA PRIMERA recorrió las instalaciones de las Fuerzas Especiales del Ejército, donde los oficiales expusieron los beneficios a los cuales los jóvenes pueden acceder al convertirse en reclutas.

SÍ HAY BENEFICIOS
El coronel Jorge Reyes, jefe de la Dirección de Información del Ejército, indicó que dentro de la política de inclusión social del Estado se logró convenios con el Ministerio de Educación, de Salud, de Defensa y de Trabajo, para que los reclutas tengan diversos oficios en la armada, y a la vez gocen de carreras técnicas mediante becas, de seguros de salud, y de empleos muy bien remunerados.

Destacó que la milicia es una buena opción para la profesionalización, pues incluso los jóvenes que se hayan quedado en tercer o cuarto grado de secundaria pueden culminar sus estudios estando ya en el cuartel, ya que pueden tomar clases nocturnas y concluir los estudios secundarios. Al terminar el quinto año, puedan participar en las convocatorias de Beca 18, programa que se implementó para las Fuerzas Armadas recién al año pasado.

“Esta es una plataforma de inclusión social. Con esto se les da el tiempo para que estudien, se capaciten y mejoren, no solo en las Fuerza Armadas, sino en la vida civil y laboral. Ya no hablamos del sueño americano, sino del sueño peruano, gracias a las iniciativas del Estado a favor de estos jóvenes”, indicó.

Explicó que el servicio militar dura dos años, no obstante los reclutas son libres de reengancharse y continuar con su adiestramiento para tener diversas especialidades, por ejemplo, en la unidad de paracaidismo, de blindados y hasta de salud, donde pueden aprender conocimientos más complejos que los primeros auxilios.

“Si los jóvenes no tienen recursos, pueden hacer el servicio militar, luego se reenganchan y postulan a los cursos de reserva de las escuelas técnicas, que duran 6 meses. Luego se gradúan como suboficiales y esto no les cuesta nada. Así tendrán una profesión bien remunerada”, destacó.

Asimismo, los jóvenes que sean elegidos mediante sorteo para cumplir obligatoriamente con el servicio militar, tendrán ventajas como Beca 18 o el acceso a préstamos en el Banco de la Nación con un mínimo porcentaje de intereses, entre otros. Según dijo, es verdad que los soldados se levantan a las 05.30 de la mañana, pero no para hacer “vida de perros”. Los reclutas ejercitan al menos dos horas al día y luego ejecutan otras actividades.

TRABAJO SEGURO
Los jóvenes que cumplan el Servicio Militar Voluntario serán capacitados para trabajar como agentes de seguridad del Instituto Nacional Penitenciario (INPE). La información fue confirmada por el jefe de esta entidad, José Luis Pérez Guadalupe, quien además indicó que la medida forma parte del acuerdo que firmó su despacho con el Ministerio de Defensa, a cargo de Pablo Cateriano.

“El año pasado hemos tenido 1,000 nuevos agentes y este años vamos a poder contar con 1,200 más. Con la firma de un convenio con el ministerio, el personal que salga del servicio militar podrá participar en los cursos de formación y ser contratados para la seguridad en penales”, manifestó.

BECA 18
Raúl Choque Larrauri, director ejecutivo del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec), explicó que el programa Beca 18, iniciado en este gobierno, ya beneficia a los jóvenes que culminaron sus dos años de Servicio Militar Obligatorio.

Según explicó, la iniciativa favorece actualmente a 1,300 becados a nivel nacional, quienes recibirán educación técnico profesional en institutos como Senati y Sencico en cualquier parte del país. En este marco, se les entrega también una subvención mensual en efectivo, una laptop, artículos de estudio, entre otros. El costo que el Estado invierte por cada beneficiario es de 50 mil soles.

“Los chicos nunca antes tuvieron beneficios reales. El gobierno vio que había la necesidad de formar capital humano. Con la inclusión social se capta a jóvenes que no acceden a educación superior, como los jóvenes del servicio militar. Miles y miles salían cada año de los cuarteles e iban a la calle olvidados, a trabajar por 200 ó 300 soles en cualquier oficio”, reconoció.

Gilber Herrera De la Cruz, becario de beca 18, indicó que realmente tuvo beneficios con el servicio militar. Él cumplió de manera voluntaria en la Fuerza Aérea del Perú y gracias a su buen desempeño pudo acceder a Beca 18.

Los requisitos para acceder a Beca 18 son muy sencillos. Los jóvenes deben tener quinto año de secundaria, haber culminado el servicio militar (2 años), y, algo muy importante, haberlo realizado sin problemas de conducta, quiere decir que no hayan participado en fugas, o situaciones parecidas.

Pese a los beneficios mostrados, hay una contraparte por la cual aún miles de jóvenes se resisten a la idea de cumplir con el denominado servicio a la patria.



OBLIGATORIO Y SELECTIVO
El reclutamiento obligatorio de jóvenes se realizará mediante un sorteo, en el caso de que mediante las convocatorias ordinarias no se complete el personal requerido para el servicio militar. Tal medida se establece en la Ley y normas que regulan el servicio militar, señala también que “los elegidos por sorteo están obligados a presentarse en el plazo señalado para cada caso a la dirección de movilización de la institución a la que fueron asignados”. La norma que lo permite se dio en el marco de las facultades que el Congreso otorgó al Ejecutivo para legislar en materias de Defensa e Interior.

Según lo dispuesto, todos los elegidos realizarían el servicio militar, sin embargo, la segunda parte de la norma desató la discordia, en la misma se camufla una “puerta de salida” solamente para los jóvenes de mayores recursos económicos.

Según la ley del Servicio Militar, los seleccionados que no se presentasen serían sancionados con una multa del 50% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT), es decir 1,850 nuevos soles. En este sentido las dependencias armadas se llenarían solo con los menos favorecidos, con los hijos de los pujantes peruanos que cada día luchan para sobrevivir.

No obstante, las altas autoridades del país indicaron que se revisará la normativa para evitar los favoritismos de clases. De este modo, o todos toman las armas, o nadie cumple con el llamamiento.

Sin embargo, cabe mencionar que están exceptuados del servicio militar los sorteados que tengan discapacidad física o mental grave y permanente, quienes estén privados de su libertad. Además, quedan exentos los jóvenes que acrediten ser responsables del hogar, los estudiantes universitarios, los que estén prestando algún servicio voluntario a la comunidad y quienes residan en el extranjero.

Los estudiantes de institutos tecnológicos no están contemplados en esta lista, pese a que también están construyendo la patria.



NO SON CARNE DE CAÑÓN
El servicio militar es una puerta abierta a un sinfín de beneficios, pero el posible envío de reclutas de tropa al Valle de los Ríos Ene y Mantaro (VRAEM) hace que miles se resistan a ingresar a los cuarteles. La colectividad en general está en desacuerdo con que los jóvenes sean la carne de cañón en el enfrentamiento contra las facciones narcoterroristas.

El coronel Jorge Reyes aclaró que la sociedad está equivocada al pensar que los reclutas serán enviados a la jungla. Explicó que enfrentar a las fuerzas sediciosas es tarea solo de especialistas, de comandos de las Fuerzas Especiales que tienen más de un año de preparación.

“No podemos enviar a los jóvenes por cuestiones elementales. No tienen la preparación suficiente para, por ejemplo, utilizar las armas de avanzada con las que combatimos al enemigo. Cada arma cuesta alrededor de 3 mil dólares, y si no las manipulan bien se dañan y quedamos desarmados. La gente suele confundir a los reclutas con los comandos (quienes luchan en la zona) y esto debe cambiar”, refirió.

Reconoció que la confusión nació porque las Fuerzas Armadas fueron reacias a informar al público sobre sus acciones. Dijo que estas instituciones tendrán mayor comunicación para que la población se sienta tranquila cuando los jóvenes ingresen a los cuarteles por propia voluntad o por sorteo.

El jefe de información del Ejército explicó además que si en el pasado los jóvenes entraron en combate, fue por error. Lo que sí, mencionó, es que pueden realizar trabajos de inteligencia en cercanías a las zonas de riesgo. Estas labores solo consisten en verificar el accionar de las personas de un poblado e informar sobre cualquier incidencia, pero la lucha la realizan solo las Fuerzas Especiales.


Roger Chuquín
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD