“Rosita”, la historia de muchos

Un día abrió los ojos y no sabía dónde estaba, miró hacia todos lados y quedó desconcertada. Se sintió de 3 años y llamó: “mamita”; alguien llegó de inmediato. La besó, la alimentó, la limpió y con el mismo amor y dedicación que recibió de ella, la cuidó hasta el fin. Rosita, de 92 años, padecía demencia senil, ese trastorno de la mente que le llega a muchos con la edad, deteriorando la memoria, la razón, el cuerpo y la vida misma.

| 05 marzo 2013 12:03 AM | Especial | 1.6k Lecturas
1658




La vida se apaga lentamente, en los ancianos, aprendamos a darles calidad de vida.



La vejez puede convertirse en la etapa más triste de la vida si nos toca la desgracia de padecer el mal, y más triste aún si la familia no sabe cómo afrontarlo. Por eso es necesario informarse acerca de este síndrome, para entender a los ancianos, saber cómo tratarlos, recordando que en algún momento todos envejeceremos.


Melina Mejía
Texto y fotos


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD