Refugiado o colaborador

Mientras el cáncer y una neumonía me enviaban a cuidados intensivos en plenas fiestas de fin de año, en lo que estábamos en esos días era que todos querían ser los “ases anticorrupción”, con noticia cedida por el otro, y en la que supuestamente dos cosas eran redondas: (a) que Martín Belaunde Lossio era un foco de inmoralidad que ha afectado al gobierno, como lo probaría tanta gente con la que se reunía; (2) que mientras mejor se probara que la pareja estaba más vinculada, caería por su peso que debe tenerles secretos tremendos (¿la plata de Venezuela?, por ejemplo).

| 16 enero 2015 02:01 PM | Especial | 4.3k Lecturas
Por: Raúl Wiener
4341

En una línea muy ajustada a la investigación sobre López Meneses. Hemos escuchado muchas cosas sobre que hay que encontrar la pista hacia la mujer y el dinero, es decir hacia Nadine. Y la pista, no podía ser de otra manera que una construida con los instrumentos y relaciones del gobierno.

Ramos Heredia, por ejemplo, al que lo botaron de Fiscal de la Nación después de tres días de tratar de salir de la crisis por algún lado. Si se recuerda, en el caso de la casa superprotegida de Surco, se ganaba el concurso con una foto del famoso operador con el Presidente, lo que lo haría automáticamente montesinista.

Precisamente en ese tipo de polarización hay a priori un culpable y si quiere defenderse que lo haga desde la cárcel. El punto es que así como no hay comisión López Meneses sin Chichi y patrulleros, tampoco la hay en el caso MBL sin Salas y Vilcatoma y sin la tesis de la supuesta “colaboración eficaz”.

La conclusión de que lo que quería Belaunde era asumir la condición de “colaborador eficaz”, lo que han seguido repitiendo aún después de haberse conocido el pedido de refugio cuyo trámite está en curso, siendo ambas realidades jurídicas contrapuestas.

¿Por qué se equivocaron tanto y no han podido corregirse? Claramente porque desprecian a Humala en el sentido de que carece de pulso de maniobra. Y porque se han acostumbrado a zarandearlo como un cosito.

Pero en este caso es mucho más fácil creer que en las decisiones políticas tomadas haya más de proyecto que de salvavidas.

Por cierto, en la policía peruana y el periodismo hay mucho idiota. Basta que una vaina cualquiera se suelte en medio de la sala para que las investigaciones y columnas se superpongan, una tras otra, como si hablaran de algo nuevo.

Tres días de cuidados intensivos no se los recomiendo a nadie, por el aislamiento y dificultad para hacer un mínimo seguimiento de las cosas. Pero a veces es necesario estar solo en medio del instinto de muchos a ser parte del tumulto.

Siguiendo la huella de esta nota, mañana voy a preguntarme junto con mis lectores sobre lo que está probado y no probado del caso MBL: Si la batalla anticorrupción es seria saldrán a luz temas de fondo y no meras intrigas. Espero tener fuerza para ello.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

1.13970208168