Recursos naturales peruanos en peligro

En el Día del Medio Ambiente. Resulta pertinente hacer una nueva reflexión sobre la importancia de preservar nuestros recursos naturales cada día más escasos y los peligros de la contaminación que por las exploraciones petroleras, gasíferas y mineras colocan en grave riesgo la preservación de la Amazonía, los andes y el mar, más aún ostentando nuestro territorio una rica biodiversidad y la importancia de su legado para las futuras generaciones.

Por Diario La Primera | 05 junio 2011 |  10.5k 
Recursos naturales peruanos en peligro
Para reflexionar en el Día del Medio Ambiente.
10568  
Si bien, como lo recuerda Ambiente y Sociedad a través de su Eco Portal, no hay mucho que festejar en esta fecha y sí mucho para preocuparse, el aumento de la conciencia sobre temas ambientales ha crecido y cada año son más las personas involucradas en eventos y movilizaciones para crear conciencia sobre este tema, que significa vida, no se puede afirmar lo mismo de los gobiernos que privilegian la cuestión económica sin importarles los daños que ocasionan a la Madre Tierra.

“El Ser Humano lleva cientos de miles de años tratando de inventar herramientas y todo tipo de cosas que le hagan más cómoda la vida. Pero en algún punto, esa búsqueda incesante de comodidad, comenzó a chocar contra los límites de la naturaleza. Hay mucho dinero para salvaguardar las entidades financieras y no para detener la pérdida de biodiversidad acelerada que vivimos como la desaparición de las nieves eternas, los glaciares y hasta el hielo de los polos, donde se acumula el 98 por ciento de las reservas de agua dulce de nuestro planeta, se degradan bosques, ríos, montañas, mares, en algo estamos fallando” afirma la publicación virtual.

En este mundo al revés en que vivimos, en nuestro país se castiga y hasta se mata a quienes luchan y defienden la naturaleza, incluso se les llama despectivamente “perros del hortelano” lo que ocasiona masacres como la ocurrida hace dos años en la llamada Curva del Diablo en Bagua, justo un día como hoy.

Cómo pretender que los pueblos originarios permanezcan pasivos, cuando un 70 por ciento de la Amazonía se encuentra concesionada y a muchas comunidades nativas se les ha obligado a desplazarse.

En sitios donde el ecoturismo es uno de los ingresos de divisas principales, como Madre de Dios, llamada la capital de la biodiversidad, es imposible alimentarse con peces de los ríos por el peligro de contaminarse con el mercurio y otros metales arrojados por mineros irresponsables e insensibles.

Los pueblos amazónicos y andinos han vivido miles de años en estrecho contacto con la naturaleza, a la que siempre respetaron y de la que aprendieron no solo a alimentarse sino también a curar sus dolencias pero para su mala suerte, con la llegada de las empresas extractivas su vida ha cambiado y no precisamente para bien.

La Oroya y Choropampa
Ejemplos de agresión a los peruanos que vivieron toda su vida de la agricultura y ganadería los tenemos tanto en la costa, como en la sierra y la selva. De ser un valle de verdor y aguas límpidas, La Oroya se ha convertido en la quinta ciudad más contaminada del mundo.

Sus niños tienen sus cuerpitos llenos de tóxicos provenientes de las exploración minera y muchos de ellos no alcanzaran la mayoría de edad. Por supuesto que nunca serán participes, como sus abuelos, de sus ríos transparentes y sus hermosas lagunas llenas de plantas y animales diversos.

Otro caso dramático es el de Choropampa, en Cajamarca, donde el gobierno y los empresarios se precian de tener una de las minas de oro mas grandes de esta parte del continente: Yanacocha, pero pocos son los que recuerdan el derrame de mercurio ocurrido hace cerca de 10 años y que cobró y sigue cobrando victimas mortales, ante la indiferencia de la empresa de los Benavides Ganoza y un grupo extranjero. ¿Vale más ese oro que las vidas de los comuneros del lugar?

Lo paradójico es que justo en las regiones donde desde hace muchos años opera la minería son los pueblos con mayor mortalidad y desnutrición infantil, desempleo y miseria, como Huancavelica y Cajamarca, entre otros.

“En los últimos cinco años las concesiones mineras aumentaron más del 70% y en los medios especializados se celebra el boom de las exploraciones mineras en Perú, el cual entre el año 2005 y 2006 ‘registró una notable expansión’ que ha tenido como a sus mayores protagonistas a las empresas canadienses las cuales suman más de 40 en todo el país. Además, varias de ellas están dedicadas a la búsqueda de uranio, que ya encontraron en Macusani-Puno y ahora buscan en Piura, Lambayeque y Cajamarca. Hay que decirlo claro: la minería de uranio debiera estar prohibida en el país. Es terriblemente nociva para los ecosistemas donde se practica y para las poblaciones aledañas. Y hoy solo sirve para proporcionar una parte de la energía que necesitan los países ricos y sus ejércitos” escribió el sacerdote ecologista Marco Arana.

Paracas y Chilca
En la década de los 60 y 70 el mar peruano estaba considerado uno de los más ricos del planeta, hoy alimentarse con pescado es casi un lujo. El máximo exponente de la cocina peruana, Gastón Acurio, ha dado la voz de alerta al recomendar a los dueños de las cebicherías que diversifiquen su oferta porque a este paso será difícil conseguir el principal insumo del clásico plato.

¿Qué pasó? Los permisos para grandes embarcaciones extranjeras arrasan con todo lo que encuentran a su paso, lo que sumado a la contaminación del mar por fábricas de harina de pescado, los desagües y lo que ingresa con las aguas de los ríos exterminan lo que es un alimento básico para la población.

Por si fuera poco, la construcción de una industria petroquímica en Paracas, única reserva marina peruana, se convirtió en una amenaza para la fauna, la arqueología, las dunas y las hermosas playas de esa zona, visitadas diariamente por numerosos turistas.

“En el 2004 los ambientalistas pidieron al gobierno que cambie de ubicación la planta de fraccionamiento de gas que se proyectó en la playa Lobería, zona de amortiguamiento de dicha área natural protegida, por considerarla un peligro, sin embargo su exigencia no encontró ningún eco en las altas esferas. No se tuvo en cuenta que la misma Pluspetrol Perú Corporación SA. produjo una catástrofe al derramar 5 mil 500 barriles de petróleo en el río marañón afectando a las poblaciones nativas y el ecosistema de la reserva nacional Pacaya Samiria lo que demostraba poca seriedad en sus operaciones pero nada de eso interesó”, ha escrito Wilfredo Pérez Ruiz, consultor en temas ambientales.

Y en Chilca, cerca de Lima, meses atrás se empezó a levantar una hidroeléctrica que se suspendió hace unos días, frente a las denuncias de la prensa y la lucha del Frente de Defensa Ecológico del balneario Las Salinas. Los pobladores no entendían porqué ese empeño de la empresa Fénix Power de realizar una obra que significaría la muerte de las lagunas medicinales y la contaminación de su mar.

Los defensores de Chilca persistirán en su oposición hasta lograr la clausura definitiva, para lo que cuentan con el apoyo del Partido Nacionalista y particularmente de la congresista Hilaria Supa.


Denis Merino
Redacción
Referencia
Propia

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario