Producir en el país del silencio

La revista Quehacer acaba de entonar su canto del cisne. En su edición 195, de noviembre, anuncia que cierra sus páginas. En este preludio al silencio, reflexiona sobre la trayectoria de reflexión y análisis que emprendió en el año 1979, bajo la dirección del lamentablemente fallecido Henry Pease.

| 09 diciembre 2014 12:12 PM | Especial | 2.5k Lecturas
Producir en el país del silencio
Producir en el país del silencio
Por: César Lévano
2520

No puedo evitar frente al eclipse de Quehacer algunos recuerdos y meditaciones. En primer lugar, evoco la persona de Juan Larco, editor eterno de la revista y gran amigo, quien era químico de profesión pero izquierdista de vocación. Con Larco, el querido “Cancho”, trabajamos varios años, allá por los años 50, en la agencia France-Presse.

Cancho” vivió durante un tiempo en la Italia de posguerra, también trabajó en la Cuba de Fidel. Era un trabajador de la cultura, apasionado del teatro y la poesía de Bertolt Brecht, cultor de Vallejo, militante del humor. Hasta ahora río cuando me acuerdo de los días de France-Presse, y algunos episodios típicos. En esa época trabajábamos con Alfredo Torero, quien padecía varios males. “Cancho” le dijo cierta vez: “A ti no hay que preguntarte qué tienes, sino qué no tienes”.

Cuando nació mi hijo mayor, la secretaria de la agencia visitó a mi esposa. Al día siguiente ella comentó: “el hijo de don César es igualito a su padre”. “¡Pobre criatura! ¡Qué culpa tiene el pobre angelito!”, ironizó el gran amigo.

Opino que Larco aportó a Quehacer, junto con sus hondas ideas políticas, sociales y culturales, y su vasta red de amigos en los diversos campos del arte y el conocimiento, el sentido de exploración de la realidad peruana y mundial, y su defensa de la democracia. Y el humor.

En su adiós, la revista expresa: “¿Cómo retratar, retener, capturar el mundo de la violencia dejando de lado el hecho de que Alan García libertara a numerosos narcotraficantes importantes? Los sicarios existen porque la violencia del narco se ha trasladado de México al Perú, y en ese punto hay responsabilidad política de García por haber soltado a los cabecillas de poderosas bandas internacionales.

En breves, apretadas páginas, Marisa Glave dibuja el recorrido de la revista que el Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (Desco) creó en 1979. He aquí sus primeros párrafos:

“1979, el Perú atraviesa por un momento de transición intenso. Es el último año de la segunda etapa del gobierno militar que debe transferir el gobierno a civiles luego de intensas movilizaciones entre los años 77 y 78.

Las acciones de protesta tuvieron un protagonista claro, el movimiento popular marcadamente clasista, que tras mostrar su máxima potencia recibió fuertes golpes –despidos, persecución– como represalia por las acciones realizadas.

La edición final aporta páginas de colección.

César Lévano

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital