Petroperú se abre paso

Petroperú fue privatizada durante la dictadura de Alberto Fujimori, de esta emblemática empresa estatal solo quedó la Refinería de Talara. El actual presidente de Petroperú, Humberto Campodónico, señala que no producimos un solo barril de petróleo pero existe la intención del gobierno de fortalecer a Petroperú y de que vuelva a las labores para las que fue creada.

Por Diario La Primera | 29 setiembre 2012 |  5.9k 
Petroperú se abre paso
La Refinería de Talara es lo único que sobbrevive del descuartizamiento de Petroperú.
EL RETO DE SER EMPRESA

Más datos

DETALLE

- Petroperú fue creada en julio de 1969 a partir de la fusión de la Empresa Petrolera Fiscal (empresa del Estado Peruano) con la International Petroleum Company. Luego, por decisión del gobierno peruano, asimiló los activos de otras empresas petroleras como Refinería Conchán (1973), Petrolera Ganso Azul y El Oriente (1973) y Belco Petroleum Corp (1986).

- La modernización de la Refinería de Talara generará un incremento de 15.6% del PBI de Piura y por cada persona contratada se generará aproximadamente 1.5 empleos.
5945  

Como muchas veces ha reiterado Humberto Campodónico, presidente de Petroperú, la petrolera estatal ahora debería llamarse “Refinoperú” ya que actualmente no produce un solo barril de petróleo y solo se limita a refinar el denominado ´oro negro´ que importa. Pero no siempre fue así y ahora existe la intención gubernamental de fortalecerla.

Según Gustavo Navarro, gerente del Área de Producción y Planeamiento de Petroperú, durante los primeros 23 años de creación, desde 1969 hasta 1992 que se inicia su privatización, la petrolera participó en todos los eslabones de la operación de petróleo: Exploración-producción, refinación, transporte, distribución mayorista y venta minorista al consumidor final.

“Petroperú estaba en todo. Mediante la exploración se logró descubrir petróleo en la selva norte, además se construyó el Oleoducto Nor Peruano, la refinería de Iquitos. En lo referido a la Refinería de Talara se incrementó su capacidad de producción de 20 mil barriles por día a más de 102 mil barriles diarios (actualmente produce aproximadamente 60 mil barriles diarios)”, resaltó Navarro.

Incluso recuerda que en 1981, la petrolera estatal alcanzó un máximo nivel de reservas de 835 mil barriles diarios (MBD) y una producción de petróleo de 195 MBD. A lo que se suma que en 1993, Petroperú fueron los primeros en ingresar al mercado las gasolinas sin plomo. “Eso y más era capaz de hacer Petroperú”, añade.

“Durante sus primeros 16 años, Petroperú fue una empresa que cumplió su objetivo básico: abastecer de combustibles y derivados de petróleo al país sin generar pérdidas ni ganancias significativas”, resalta el funcionario quien lleva décadas laborando en la petrolera estatal.

Las estadísticas respaldan lo dicho por Navarro. En 1980 Petroperú obtuvo una utilidad de neta de US$ 24 millones, el año siguiente alcanzó US$ 2 millones, US$ 6 millones (1982), US$ 32 millones (1983), US$ 9 millones (1984) y US$ 33 millones (1985).

“La razón del equilibrio económico alcanzado en ese periodo es que los precios se fijaban de tal manera que se compartía con los consumidores del país la ventaja de contar con recursos petroleros propios”, asegura Navarro.

CIFRAS EN ROJO
En 1986 inicia la descapitalización de Petroperú debido –afirma Gustavo Navarro- al subsidio que realizó el Estado en el precio de los combustibles. Ese año la petrolera estatal presentó pérdidas por US$ 154 millones, el año siguiente perdió US$ 612 millones, US$ 1470 millones (1988), US$ 512 millones (1989), US$ 779 millones (1990).

Navarro explica que las cifras en rojo que presentó Petroperú en dicho periodo (1985-1990) no es responsabilidad de una mala gestión económica y financiera de la petrolera estatal. “El problema es que durante ese periodo se aplicó una política sistemática de subsidios. Se obligó a Petroperú a vender sus productos (combustibles) a pérdida”, afirma.

El funcionario recuerda que en ese periodo los precios de los combustibles en el mercado local estuvieron cinco veces por debajo de lo que se cotizaba en el mercado internacional, pese a ello, subraya Navarro, Petroperú cumplió con una de sus principales funciones: abastecer al mercado interno.

“El precio de los combustible llegó a ser extremadamente bajo y no se compensó a Petroperú por el subsidio al que fue obligado (incumpliendo el Ministerio de Economía y Finanzas lo dispuesto en la Ley de Actividad Empresarial del Estado)”, indica.

Navarro afirma que pese a los precios extremadamente bajos que se obligaba vender el combustible en el mercado interno a Petroperú y la no compensación por parte del MEF, en los primeros años de este periodo (1985-1990) la petrolera estatal pudo compensar esta situación vendiendo los excedentes del petróleo que producía al mercado externo, donde sí pagaban el precio normal.

“El problema viene cuando la demanda interna se incrementa y este aumento es consecuencia que conocedores (los países vecinos) que en el Perú se vendían los combustibles a un precio cinco veces menor que el precio internacional ingresan las mafias a llevarse el combustible peruano para posteriormente revenderlo en otros mercados. De esta manera ya no había excedentes que vender en el exterior”, recuerda Navarro.

Al no poder vender sus excedentes –afirma Navarro- Petroperú debió sacrificar sus inversiones. Primero las de exploración petrolera, renovación de sus equipos, posteriormente de sus instalaciones y finalmente el mantenimiento preventivo.


Gustavo Navarro, Gerente de Producción y Planeamiento de Petroperú.

DE REGRESO A LAS CIFRAS EN AZUL
Petroperú inicia la década de los 90 en una situación operativa, administrativa y económica insostenible para un horizonte de mediano y largo plazo. Ante este escenario, entre 1991 y 1992, Petroperú evalúa la situación y plantea una reingeniería de sus negocios (Plan de Transformación empresarial) que se planteó como metas el saneamiento económico y fortalecimiento de la empresa.

Las líneas de acción de dicho Plan son cuatro ejes. Redimensionamiento, racionalización administrativa y organizativa, reordenamiento económico y financiero, y repotenciación.

El objetivo fue reducir gastos y reflotar la empresa y lo consiguieron. Así la pérdida de US$ 779 millones de 1990 se redujo a US$ 298 millones al año siguiente y US$ 95 millones en 1992. En 1993 las cifras en rojo se revirtieron y Petroperú consigue US$ 71 millones de utilidad neta, pero en 1994 sufre un nuevo revés perdiendo US$ 250 millones. Al año siguiente vuelve a las cifras en azul (US$ 43 millones).

Pero la recuperación económica y financiera de Petroperú no fue bien vista debido a que se apuntaba a su privatización. “Entre 1992 y 1994 se carga a la empresa (Petroperú) a iniciativa del MEF montos o deudas que no correspondían a sus operaciones. Se obligó a Petroperú a pagar deudas del Estado, si no se hubiera tenido que pagar estos compromisos las utilidades serían mayores”, afirma Navarro.

Precisó que entre 1992 y 1994 mediante diferentes decretos supremos se obligó a la petrolera estatal transferir al Tesoro Público más de US$ 818 millones. Estas transferencias fueron descontadas en el balance de la empresa como “partidas inusuales”.



PRIVATIZACIÓN
Pese al esfuerzo de la petrolera no se pudo frenar la privatización de sus activos. La primera etapa de la privatización se dio entre 1992-1993 y la segunda entre 1996-2001. Tras esto, la petrolera estatal salió de la exploración, transporte y comercio minorista, y se minimizó la comercialización mayorista.

“Se privatizó casi todo, dejándonos con la Refinería de Talara y los pasivos como el pago de pensiones al personal jubilado, inversiones de remediación ambiental y pago de impuestos. Por otro lado, los ingresos monetarios por la venta de los activos se destinaron íntegramente al MEF”, aseguró Navarro.

El proceso más que privatización –afirma Navarro- resultó en una “desnacionalización” en el ámbito de los hidrocarburos, pues empresas estatales de otros países intervinieron activamente en el proceso y se adjudicaron lotes petroleros y otros activos en el eslabón comercial de la cadena petrolera.

“Se fraccionó a Petroperú en la cadena de valor de la industria petrolera lo que fue aprovechado por Repsol, transnacional que consiguió la integración vertical (tiene lotes propios con petróleo y gas ya descubiertos y otros en exploración) y tiene cadena comercial propia, además de Solgas y así compite con Petroperú que solo refina y comercializa a nivel mayorista”, indica.

NUEVOS AIRES Y MODERNIZACIÓN
Pese a la privatización desde 1995 a la fecha Petroperú presenta sus cifras en azul. En los últimos tres años consiguió utilidades netas de, aproximadamente, S/. 250 millones (2009), S/. 388 millones (2010) y S/. 532 millones (2011).

En el 2011, Petroperú pagó más del doble del impuesto a la renta en los dos últimos años que su competidora La Refinería La Pampilla. (S/.231.157 millones frente a S/.113.410 millones)

Asimismo, la estatal tuvo mayores ventas por lo tanto una mayor participación en el mercado peruano ya que a diciembre del 2011 logró ventas por S/.13.336,996 millones. Sin embargo, La Pampilla solo logró S/.12.211,609 millones.

De otro lado, las cifras indican utilidades superiores para Petroperú que casi duplican frente a los resultados de la competidora. A diciembre del 2011, Petroperú registra utilidades por S/.532.627 millones mientras que La Pampilla S/.296.104 millones.

INVERSIÓN
Modernización de la Refinería de Talara
Bajo este escenario Petroperú busca la modernización de su principal activo, la Refinería de Talara, que le permitirá incrementar en 50% su producción (de 65 MBD a 95 MBD), convertir a dicha refinería en una de las más modernas de América Latina.

Así, la refinería de Talara contará con nuevas instalaciones para mejorar la calidad del diesel, la gasolina y el GLP, en el marco de la contribución de Petroperú en el cuidado ambiental, cumpliendo con las especificaciones necesarias de azufre en el combustible.

La modernización de la Refinería de Talara también incluye el aprovechamiento del azufre extraído de los gases sobrantes. Con la construcción de una nueva planta, el azufre será convertido en ácido sulfúrico para su posterior comercialización.

La inversión para su modernización impactará directamente en el PBI provocando un aumento de US$ 1.278 millones.

Además, según resultados del estudio de la consultora Macroconsult, por cada US$ 1 invertido, se generan US$ 1.67 de valor agregado, aunque aún no se tiene un estimado de cuánto será el costo para la modernización de la refinería.

Asimismo, el impacto social que tendrá la refinería, la cual representa el mayor activo de Petroperú, será la creación de 2.500 empleos, entre directos e indirectos, generados para el año 2015.


Wilder Mayo Méndez
Redacción
Referencia
Propia



Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario