Peruano de cuatro siglos

Una nueva demostración sobre la veracidad de la peruanidad del pisco lo constituye el testamento de Pedro Miguel El Griego, quien de puño y letra deja constancia, hace exactamente 400 años, de los depósitos de aguardiente de uva que deja como herencia en su fundo de Ica.

| 05 mayo 2013 12:05 AM | Especial | 2.2k Lecturas
Peruano de cuatro siglos
Exhiben documento que deja constancia que hace 400 años se hacía pisco en Ica.

Más datos

La uva que llegó de Europa echó sus raíces en suelo peruano en 1535. En el siglo XVII Ica se convirtió en el primer centro productor de vino y aguardiente de América, exportándose a lugares como Valparaíso, Guayaquil, Centro América y hasta California, según afiches de la época y los escritos de cronistas como Pedro Cieza de León, Fray Martín Murua, José Acosta, Felipe Guamán Poma de Ayala y hasta el Inca Garcilaso de la Vega.

Llegan los italianos

- En el siglo XVI el cronista Guamán Poma de Ayala lo menciona como Villa de Pisqui.

- Dos siglos después, con la llegada de italianos, la industria vitivinícola adquiere nuevas formas aunque se mantuvo siempre la costumbre española de obtener el mosto o jugo con la pisa de la uva, que hoy se celebra en muchos lugares como vendimia.
2298

Precisamente el valioso documento forma parte de la exposición que con el nombre de “400 Años del Testamento de Pedro Miguel El Griego. Primer Testimonio Documental del Pisco”, presentan la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Academia Peruana del Pisco, en la que también se exhibe diverso material sobre el licor peruano, en la Casa O´Higgins de la cuadra 5 del jirón de la Unión.

“Se trata de una iniciativa que pretende aportar una visión diacrónica y de conjunto de la historia de la industria vitivinícola en general y de la producción pisquera en particular. En esta muestra de tan variados e interesantes objetos podemos apreciar una prolija selección de mapas de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX en los que aparece el valle y puerto de Pisco y un conjunto de documentos relacionados con haciendas viñateras”, precisa la institución pisquera.

LEGADO HISTÓRICO
Añade que se trata de un esfuerzo por presentar la larga y singular cultura desarrollada por el pisco “un producto que nos revela un legado históricamente significativo en la configuración de nuestra identidad. El pisco nace en las haciendas coloniales, se enriquece con el aporte de diversos grupos étnicos y comunidades de inmigrantes y se desarrolla con el cuidado de varias generaciones de familias asentadas en la costa sur de nuestro territorio”.

En la exposición se aprecia una historia de la Viña La Caravedo, dedicada a la producción de pisco desde 1640 hasta el presente. A un costado se observan las primeras botellas de pisco elaboradas en nuestro país, principalmente en Ica.

Según los documentos que se exhiben y que fueron investigados por el historiador Lorenzo Huertas, Pedro Miguel El Griego, considerado el más antiguo predecesor de los productores de pisco, nació en la isla griega Corfú de donde llegó casi 80 años después de la conquista española con otros paisanos, tanto a Ica como a Pisco, particularmente a la caleta de San Andrés donde existe una colonia griega.

TESTAMENTO
Se llega a la conclusión de ser el pionero del pisco al leer en su testamento que poseía un gran volumen de aguardiente de uva en tinajas, llamadas entonces tinaxas, botixuelas y pultayas, así como de las maquinas que lo producían. Todo indica que “El Griego” comercializaba la bebida.

En la zona donde se desarrolló las culturas Nasca y Paracas y después el primer aguardiente de uva, Pedro Miguel encontró un ambiente propicio como es el clima y tierra iqueñas lo que sumado a su ingenio produjo la bebida espirituosa que después originó una numerosa cantidad de viñas y bodegas que podrían haber llenado dos mil kilómetros.

La uva que llegó de Europa echó sus raíces en suelo peruano en 1535. En el siglo XVII Ica se convirtió en el primer centro productor de vino y aguardiente de América, exportándose a lugares como Valparaíso, Guayaquil, Centro América y hasta California, según afiches de la época y los escritos de cronistas como Pedro Cieza de León, Fray Martín Murua, José Acosta, Felipe Guamán Poma de Ayala y hasta el Inca Garcilaso de la Vega.

MAQUETAS
El religioso español Antonio Vásquez de Espinoza escribió sobre la fertilidad de los viñedos peruanos: “su fruta es de tanto grado que una cepa de éstas da seis veces más que una de España”.

En la exposición de la Casa O´Higgins se exhiben, asimismo, dos maquetas didácticas, en una se observa el proceso de la elaboración del pisco y en la otra las actividades en una hacienda productora, etiquetas y estampillas alusivas al tema. La admirada cerámica de los Nascas habrían inspirado la fabricación de las posteriores tinajas.

Sobre la denominación de pisco se indica que es por la ciudad de Pisco, llamada en quechua pisko el nombre de un ave, durante la segunda mitad del siglo XV en el mandato de Pachacútec Inca Yupanqui, por la cantidad de fauna que habitaba el lugar.


Denis Merino
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD