Para leerte mejor

Sofía Rodríguez Barrios, presidenta de la Asociación de Correctores de Textos del Perú (Ascot), conversó con LA PRIMERA acerca de la difícil labor de los correctores y de los problemas que conllevan en la vida diaria la ausencia de, por ejemplo, una tilde.

| 29 julio 2012 12:07 AM | Especial | 2.1k Lecturas
Para leerte mejor
Sofía Rodríguez Barrios con su peruano perro sin pelo “Mino”, incorregible, pero con estilo.
LA MISIÓN DE CORREGIR

Más datos

“No quiero decir nombres, pero hay lingüistas que piensan que se habla mal en el Perú. El lingüista está formado para respetar las formas en las que se habla. Todas las hablas son válidas. Porque si no, no habría sentido de estudiar lingüística”.
2101

Esta entrevista fue hecha tras una charla que Sofía Rodríguez dictó hace poco en el Instituto Raúl Porras Barrenechea, en la que habló sobre cómo se escribe en las redes sociales, donde prima la emoción de lo que se dice más que la corrección con la que se escribe.

—Usted dice que no existe “premier” y no existe “primera dama”.
—Nuestro aparato estatal tiene, como todo organismo, los cargos, los puestos, las dependencias, todo lo tiene establecido. En varios países existen “premieres”, en el Perú no. En nuestro país hay una Presidencia del Consejo de Ministros. Quien la preside es el presidente del Consejo de Ministros; su equivalente es el primer ministro; no cualquier ministro. En la prensa, el “premier” se ha popularizado, pero es un uso de otro régimen. En el caso de la primera dama, no existe. Porque no existe una oficina que diga Oficina de la Primera Dama. Que la esposa del presidente siempre ha figurado en obras sociales, eso es cierto; ha habido muchas que lo han hecho sin un cargo o una remuneración.

—Cuando dice que los lingüistas no deben corregir la forma de hablar, ¿se refiere a Martha Hildebrandt?
—No quiero decir nombres, pero hay lingüistas que piensan que se habla mal en el Perú. El lingüista está formado para respetar las formas en las que se habla. Todas las hablas son válidas. Porque si no, no habría sentido de estudiar lingüística. La lingüística postula que todas las lenguas son válidas, todas tienen su propia gramática y todas valen en sí mismas, con sus variantes, sus distintos registros, sus palabras propias, por eso es que no se corrige el habla. Sería un absurdo.

—No tenemos una pauta lingüística en el Perú.
—No es que no tengamos, la tenemos, pero no está formalizada. Estaría faltando una gramática del castellano peruano. Ahí los lingüistas nos hemos quedado. Lo que hay son estudios separados, estudios propios, particulares. Tampoco tenemos un diccionario de castellano peruano, pero los lingüistas están trabajando en esto. Es un megaproyecto que deben terminar el año 2013. Se llama “Diccionario de peruanismos de la Academia Peruana de la Lengua”; puedes buscar el avance en la web peru.org

—Señala que es la primera vez en la historia que se escribe y lee mucho.
—Claro, antes no se ha escrito tanto. Nuestros abuelos escribían cartas. Para enviar un telegrama incluso se debía tener plata.

—Ahora se escribe a cada momento en las redes sociales de Internet.
—Todo el tiempo.

—Y usted dice que es positivo. Sin embargo, Vargas Llosa teme que las pantallas pueden acabar con el libro…
—Tiene su postura. El libro que tiene de “La civilización del espectáculo”, tiene en parte razón, pero no se puede ir contra la corriente. La modernidad, en cambio, está al alcance de nosotros. No podemos vivir fuera de este mundo. Mira, cuando España sale al mundo y muchos de los conquistadores llegan a América, ¿acaso no hubo un choque cultural? Y por eso no desapareció el castellano. Los avances tecnológicos o sociales o de otro tipo son inevitables.

—Le preocupa la discriminación por ortografía en las redes.
—Me preocupa mucho. Porque si bien ya tenemos varios tipos de discriminación, ahora que alguien te diga “escribe bien”, “no sabes ni escribir” o “aprende primero ortografía”, es una forma de discriminación y yo lo he visto mucho en los foros, y es peligroso.

—¿Conoce el facebook “Para sacar roncha a Martha Hildebrandt”?
—Conozco ese y muchos que se están dedicando al lado no pedagógico del asunto. Es cierto que tenemos carencias en escritura, pero falta la pedagogía, el lado social, la preocupación, y si el Estado no lo cubre todo, la preocupación también debe ser de los profesionales que nos encargamos de esto.

—Dio un ejemplo sobre una tilde en el DNI que ocasionaría problemas.
—Que ocasionan. Hay gente que tiene muchos problemas para salir al extranjero. En un país donde se habla inglés, por ejemplo, donde las tildes no existen, porque ese es el idioma, si una persona lleva una documentación escrita de una manera en un certificado, en la partida de otra, en el pasaporte de otra, eso genera problemas. Es igual que aquí una partida de defunción: si el muerto se llamaba de una manera con ese y en el DNI está con zeta. Eso le pasa a personas que quiere estudiar en países de habla inglesa, porque tienen que sacar sus certificados sin tilde, atrofiando el asunto básico del derecho que tenemos todos a escribir nuestro nombre en el idioma en que hablamos.

—Una tilde puede ocasionar miles de problemas.
—Conozco varios. Hay gente que ha tenido que ir a los colegios de origen a pedir nuevos certificados con el favor especial de que no tilden, por ejemplo, Cristóbal, para que salga sin tilde, igual que sus otros documentos.

—¿Cómo surge Ascot?
—La Asociación de Correctores de Textos del Perú surge en 2010 porque no tenemos una escuela para corrección. Dos, porque ninguna universidad peruana tiene una maestría en redacción. Si la situación del corrector mejorara tanto académicamente como salarialmente, otro sería el proceso editorial. Muchos de los libros que se publican en el Perú no pasan el proceso de corrección, por eso es que salen mal. Por eso un grupo de correctores de periódicos y editoriales nos hemos unido. Nuestra labor es que se reconozca como en otros países.

—En otros países es un curso universitario.
—En Uruguay es una carrera de cinco años. En Argentina también hay una fundación, Literae, como un estudio técnico, pero con toda la seriedad del caso. En México, la PEAC (Asociación Mexicana de Profesionales de la Edición) también dicta cursos y tiene veinte años trabajando. Ascot ya se conoce con asociaciones de otros países. Hemos formado la Alianza Internacional de Correctores de Estilo. Tenemos presencia en el extranjero. Estuvimos en el Primer Congreso de Buenos Aires, y estaremos en el de Guadalajara, que es el segundo congreso. Es bien importante que en el Perú se le dé la importancia a la corrección de textos. Nuestros libros podrían ser de mejor calidad.

—Su blog e-rratas.com es bastante ilustrativo.
—El blog “Erratas y correcciones” pretende ser un muestrario de cómo se desprecia la labor del corrector. Busco sitios donde, se nota, no han consultado a los profesionales y los muestro. De paso, trata de ser algo pedagógico: explico por qué no es así, y cómo debió ser.


Marco Fernández
Redacción

Loading...


En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD