Otras voces chilenas

Ante la proximidad del fallo del Tribunal de Justicia de La Haya sobre la controversia marítima Perú-Chile, hay en el país del sur políticos y especialistas que critican la posición de su gobierno y de los anteriores frente a este tema, así como sobre el problema de la mediterraneidad de Bolivia, consecuencia de la conquista chilena de sus costas.

| 17 marzo 2013 12:03 AM | Especial | 1.7k Lecturas
Otras voces chilenas
(a) El exministro Roberto Pizarro reconoce que Chile está en una posición muy incómoda en La Haya. (b) Enríquez-Ominami critica fuertemente las insuficiencias de la cancillería chilena.
En torno al litigio sobre límites marítimos que se ventila en La Haya y las relaciones con el Perú y Bolivia.

Más datos

Creerse yanquis

Se consigna de igual forma parte de las apreciaciones del sociólogo y escritor chileno Tomás Moulian, quien llega a afirmar que el “necio orgullo de creernos más yanquis que sureños, nos llevó, durante la dictadura y después de ella, a creernos del primer mundo. Somos de aquí y para poder ser de aquí con nuestros vecinos, con los más próximos, debemos resolver la pérdida simbólica que le ocasionamos a Bolivia. Ese gesto nos podría dar la gloria a la que tanto nos referimos en nuestros discursos patrióticos”.
1752

Estas voces chilenas discrepantes no son muy conocidas en el Perú, ante lo cual el despacho del parlamentario andino Alberto Adrianzén, con la colaboración de la socióloga Lucía Alvites, ha editado el texto “Las otras voces de Chile: Frente y más allá de La Haya”.

En el prólogo, Adrianzén sostiene que, a pesar que en las relaciones entre los dos países existe una carga del pasado, la tendencia en el futuro será de una mayor integración, así surjan desacuerdos luego de la decisión de la Corte de La Haya.

Menciona como argumentos el gran intercambio comercial como el monto de inversiones chilenas en Perú que en el 2012 llegó a doce mil millones de dólares y las de nuestro país en Chile, que por primera vez alcanzaron los ocho mil millones.

“Si bien la balanza comercial siempre ha sido favorable a Chile, el Fondo Monetario Internacional consigna que nuestra economía superó a la del sur el año pasado, lo que fue destacado por el diario mapocho El Mercurio”.

También se refiere al gran despliegue de peruanos y chilenos en la frontera. “Un millón de chilenos ingresan anualmente al Perú y tres millones y medio de peruanos ingresan a Chile. En Chile viven 200 mil peruanos, constituyendo la primera comunidad de migrantes. Además, autoridades peruanas declaran públicamente que el 20 por ciento de los pacientes que se atienden en el Hospital de la Solidaridad de Tacna, son chilenos”.

POR LA INTEGRACIÓN
La obra incluye un texto de Roberto Pizarro, exministro de Planificación y exdecano de la facultad de Economía de la Universidad de Chile, que puntualiza que la evidente incomodidad en que se encuentra Chile frente a la demanda peruana por los límites marítimos es exclusiva responsabilidad de una política internacional equivocada que se arrastra desde hace ya varios años.

“Esa política ha colocado en un segundo plano la integración regional y, muy especialmente, ha olvidado el tema vecinal. Ha privilegiado hasta el cansancio los negocios, y los Tratados de Libre Comercio con el mundo desarrollado por sobre los asuntos que tensionan las relaciones diplomáticas con nuestro vecino. Esa política ha exacerbado el discurso autocomplaciente del éxito económico chileno y de la apertura indiscriminada al mundo, faltando el respeto a todos aquellos países de la región que impulsan políticas económicas e internacionales distintas a la chilena. Esa concepción aisló a Chile de su entorno regional”, escribe Pizarro.

Añade que la inexistencia de una política de desarrollo efectivo para el extremo norte de Chile, es la culpable de la creciente pobreza de Arica y de la disminución de su población, lo que contrasta “con el potente progreso y poblamiento de las zonas limítrofes del Perú, en especial de la ciudad de Tacna”.

CONTRA LA XENOFOBIA
Carolina Stefoni, investigadora y directora de magíster en sociología de la Universidad Alberto Hurtado, recuerda que el fallo final del Tribunal de La Haya se conocerá en el segundo semestre de este año, en plena campaña electoral chilena.

“Si bien ambos gobiernos han confirmado que el fallo debe acatarse, algo absolutamente esencial para continuar los procesos de integración, el gobierno chileno debe llamar a la calma y rechazar cualquier expresión xenófoba”, advierte.

Para la especialista, la población inmigrante peruana no puede transformarse en el chivo expiatorio de un proceso en el que ambos países aceptaron participar. “Ya sea en caso de descontento o frustración, producto de un fallo adverso para Chile, o bien euforia y algarabía en caso de que se avizore un fallo favorable, los migrantes no deben convertirse en el sujeto a través del cual se canalicen este tipo de emociones”.

Finalmente, puntualiza que a través de los inmigrantes, los chilenos pudieron conocer tradiciones, costumbres y culturas del Perú. “Chile, gracias a los procesos migratorios, entre otras cosas, se ha vuelto un país mucho más diverso y ello es un valor en sí mismo. Lo que suceda en La Haya y en la decisión sobre la franja marítima es un hito más dentro de una larga historia que debemos seguir construyendo responsablemente en el futuro”.

Expresiones similares fueron vertidas por el sociólogo chileno Ricardo Jiménez y los profesores Pedro Godoy y Carlos Salas. “Este último afirma que ganar o perder en La Haya no puede ser una condición determinante en el curso de lazos indisolubles y vitales para la coexistencia pacífica entre ambos países”.

SOLIDARIDAD CON BOLIVIA
La citada publicación presenta además un artículo de Marco Enríquez-Ominami exdiputado y excandidato presidencial, quien manifiesta severas criticas a su gobierno y Cancillería por su política hacia el Perú y Bolivia.

“La Cancillería chilena es a veces insuficiente referente al trato con nuestros vecinos del norte: en este sentido no tiene comparación alguna con Torre Tagle y los doctores de Chuquisaca (Bolivia) por consiguiente, casi nada se puede esperar con respecto a un diseño de una política inteligente en relación con nuestros vecinos. Como buenos ‘fenicios’ de América del Sur, pareciera que el único centro de nuestras políticas de Relaciones Exteriores es el comercio”.

Precisa, asimismo, que la clase política criolla chilena está equivocada en su apreciación respecto a la actuación de su Cancillería en la reunión de la OEA, de San Salvador, en el que Bolivia y Chile polemizaron sobre el tema de la salida al mar.

“La verdad es que la mayoría de los países se solidarizaron sentimentalmente con Bolivia, y el acuerdo de que este problema sea discutido bilateralmente representa un imperativo moral en el sentido de resolver, a la mayor brevedad posible, el tema de la mediterraneidad de Bolivia, cosa que no será posible, de seguir la política actual de nuestra cancillería”, dice.


Denis Merino
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD