Oro al 82%

Para justificar la depredación del medio ambiente, el capital crea una serie de sentidos comunes que es necesario empezar a desmontar.

| 27 noviembre 2011 12:11 AM | Especial | 2.9k Lecturas
Oro al 82%
OPINIÓN

Más datos

ESTADÍSTICA
Yanacocha en cifras

Yanacocha: En 2004, se recuperaba vía excavación o bombeo de las rocas cerca a 240,000 toneladas métricas por día, con 1 a 2 gramos por tonelada. La cantidad de tierra removida es gigantesca. Existen flujos contaminantes, el primero el agua tóxica que permite sacar el oro de las rocas y la materia particulada con metales tóxicos que se emiten como polvo. La producción está por encima de 3’010,000 onzas a un precio en el mercado internacional que bordea los US$2,000 por onza. Datos de William Palomino.
2953
-.-

Casi el 82% de la producción mundial de oro se destina a la joyería, un 10% a diversas ramas de la industria y un 8% a las reservas que los estados poseen en lingotes. Se trata de una actividad extractiva destinada al uso lujoso y suntuario. Mientras existen otros metales como el cobre que sirven para facilitar la vida a la gente, el oro es un elemento usado para la ostentación.

Por otro lado, la abrumadora mayoría del oro extraído en el Perú no logra valor agregado, por lo que es exportada en bruto. De las alrededor de 2600 toneladas métricas producidas anualmente en el mundo, el Perú aporta 172 de éstas, el 6.6%. ¿Y a dónde va el oro?: a la India (23%), EEUU (11%), Oriente Medio (8%), China (7%), Sudeste Asiático (8%), UE (7%). Sólo en EEUU y la UE el 2005 la venta de joyería de oro significó 28,500 millones de dólares, monto cercano al presupuesto anual de nuestro país.

NO ES INDISPENSABLE
Como lo demuestran las cifras, la extracción de oro beneficia a una industria contrapuesta a las necesidades básicas de los seres humanos; ello debería servir para ponderar nuestros intereses a largo plazo. ¿Es inteligente destruir el activo más importante que tendremos en las siguientes décadas (los ecosistemas y la biodiversidad) para contentar a ciertos mineros que alimentan el lujo en el mundo? Y que además no han sido capaces de reparar la enfermedad y muerte producida en Choropampa y en decenas de otros lugares.

Sostener que el país se irá por el despeñadero si se cancela un proyecto como Conga es un despropósito extremista, un chantaje organizado para contentar a los mineros y a aquellos que perdieron las elecciones señalando que si ganaba Ollanta nos íbamos por ese mismo despeñadero. Aclaremos: la minería del oro no es indispensable para extender la inclusión social; por eso es necesario recordar lo que decía el hoy presidente hace pocos meses: la riqueza de nuestro país es generada por cada hombre y mujer en cada rincón del territorio.

¿ESTADO DE DERECHO?
Los promotores de la depredación indiscriminada del medio ambiente que insisten en dejar al país sin su principal activo futuro, se llenan la boca hablando de respetar el Estado de derecho, e identifican a éste únicamente con el respeto a ciertos procedimientos legales. Esa es una concepción restrictiva y superada del Estado de derecho; hoy es cada vez más claro que éste implica procurar la convivencia armónica y legal de los distintos intereses expresados en la sociedad.

Por eso, la conformación de los estados debe darse priorizando los derechos de la población, y no convirtiéndolo en aval de las intensiones de poderosas empresas. Colocar al Estado a un lado de la balanza es desnaturalizar su función. Además, en el caso Conga existen una serie de infracciones legales que los ultras de derecha pasan por alto, como la normatividad que prohíbe este tipo de situaciones en las cabeceras de cuenca, el ordenamiento territorial regional, etcétera.

EXTREMISTAS MINEROS
Se ha hablado mucho en estos días de los extremistas y de la intransigencia que podrían albergar el Presidente Regional de Cajamarca o el representante de la Coordinadora del Frente de Defensa. De hecho ambos poseen una formación ideológica que los lleva a tensar ciertas situaciones y su conducción no es la óptima; pero la responsabilidad mayor es del radicalismo cínico de derecha y de sus medios que tergiversan y fomentan un ambiente violento en el cual estamos ante el oro o la inviabilidad. El extremismo está más del lado del poder y del dinero que de la protesta.

Por más que se pretenda presentar la falsa disyuntiva No Conga igual el Perú retrocede (lo mismo se dijo de Majaz), estamos frente a una expresión más de desconexión con la realidad. La relación minería frente a los derechos de las comunidades y del país está viciada de origen, y por ello debe ser replanteada. Hoy es cuando se puede iniciar ese camino, para desmontar la construcción ideológica y legal que provoca que unos pocos se llenen los bolsillos como si estuviéramos en el siglo XVII.

Nada, ni la ciencia más desarrollada podrá remplazar a la naturaleza. En el futuro el país se arrepentirá de la forma en que viene permitiendo la explotación de sus recursos no renovables.

Ojalá la historia no tenga que escribir que a inicios del siglo XXI, cuando las expectativas de lograr el desarrollo social eran ciertas, nuevamente la mentalidad colonial impidió poner las cosas en su lugar, y el Estado funcionó como garante de los dueños de dinero.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...