Ollanta y Nadine no gozan de la simpatía ciudadana

La encuesta de GfK para La República publicada ayer confirma que Ollanta Humala y su esposa no gozan de la simpatía ciudadana. El presidente se mantiene desde enero de este año en una línea de mediocre aceptación (25 por ciento lo aprobaba en enero de este año; 24 por ciento lo aprueba ahora. Su desaprobación sigue siendo caudalosa: 66 por ciento en enero; 70 por ciento ahora).

| 01 diciembre 2014 04:12 PM | Especial | 1.3k Lecturas
Ollanta y Nadine no gozan de la simpatía ciudadana
Ollanta y Nadine no gozan de la simpatía ciudadana
1365

Más desafortunada resulta Nadine Heredia (la aprobaba 43 por ciento en enero; la aprueban ahora solo 28 por ciento. Su desaprobación crece de 50 por ciento, en enero a 66 por ciento).

Se puede deducir que los peruanos saben que la señora Nadine, a quien considero como la primera dama del neoliberalismo peruano, es quien marca el rumbo de privilegiar a los privilegiados, de incrementar el abuso contra los trabajadores, de privatizar la salud y la educación, de persistir en el daño irreparable al medio ambiente y en el alineamiento con las propuestas del imperialismo yanqui en política continental.

Algo significa, en todo caso, que la presidenta sea la que más desafina en el dúo, la que más pierde en aprobación ciudadana. En el fondo de ese desentono hay un rumor de la conciencia decepcionada de un pueblo.

(Eso se puede entender mejor si se compara con lo ocurrido ayer en las elecciones de Uruguay: el triunfo de Tabaré Vásquez, candidato del Frente Amplio, quien en anterior periodo salió del Palacio con 80 por ciento de aprobación. Nuestra América celebra el victorioso 53 por ciento de Tabaré Vásquez como un triunfo de las fuerzas progresistas, que en nuestras tierras avanzan, como las estrellas, sin prisa pero sin pausa, acogiéndonos al decir de Goethe.)

Significativo es que la encuesta de GfK ubique a Daniel Urresti, ministro del Interior, como el miembro más aprobado del equipo gubernamental. Y que los encuestados atribuyan a Urresti ese lugar debido a la lucha por la seguridad ciudadana. La policía se apuntó un triunfo al identificar y capturar a una banda de sicarios especializada en asesinar dirigentes de construcción civil en Cañete.

Ese mérito localizado ha sido luego empañado por el asesinato del sindicalista chalaco Carlos Malásquez Bastante. Este último hecho ratifica que el gobierno de Ollanta Humala y Nadine Heredia no hizo nada por detener la ola de crímenes antiobreros desatada, alentada y patrocinada por el “doctor” Alan García.

Una sorpresa de la encuesta es que solo 45 por ciento de los encuestados ha oído hablar de Martín Belaunde. Eso, después de que prensa, radio y televisión presentaron a Martín Belaunde, en matinée, vermouth y noche, como el enemigo público número uno. Sorpresas te da la vida.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital