Ollanta ignorando la crisis política y sin nada nuevo que decir

Antes del discurso de 28 de julio, todavía quedaban ilusos que aseguraban que Humala utilizaría la tribuna para mostrar medidas que podían despertar algún entusiasmo social. La más mencionada era la del salario mínimo, que hubiera podido tomarse como un gesto hacia el movimiento sindical. Pero no.

| 30 julio 2015 11:07 AM | Especial | 10.2k Lecturas
Ollanta ignorando la crisis política y sin nada nuevo que decir
Ollanta ignorando la crisis política y sin nada nuevo que decir
Por: Raúl Wiener
10217

El esquema de lo que fue a decir el Presidente era básicamente el mismo de otros años, como si ni siquiera fuera consciente que tenía que transmitir entre otras cosas un plan de retiro y transición del poder hasta julio 2016.

Humala debe haber dicho a sus más cercanos que lo que él quería era el más detallado recuento numérico: dinero invertido, kilómetros construidos, colegios y hospitales que ya se vienen, oferta de viviendas, etc. Cada ministro le dio su lista, pero ninguno de ellos podía encajar sus inversiones dentro de un plan global.

En el extremo, el Presidente dijo que habían cumplido la “hoja de ruta”, y que habían sobrepasado sus propuestas, lo que en buena cuenta busca responsabilizar al famoso documento de la forma tecnocrática como se ha desenvuelto este gobierno y que agregarle más inversiones era algo así como mejorarlo cuantitativamente.

Pero claro, los mensajes de fondo de este 28, apuntan a las siguienates conclusiones:

(a) Que mientras sus adversarios han estado rebuscando las carteras, los chocolates y los espacios de playa en los que Nadine pasa el verano con sus hijos, el gobierno ha estado “full chamba”, superándose a sí mismo, como un constructor y gestor público, que está convencido que los problemas del Perú se miden en inversión y cemento, y que no hay relaciones sociales que reformar y poder que distribuir hacia las mayorías.

(b) Que cuando las encuestas le dan al Presidente guarismos que van de 15 a 10%, la verdad de la calle es que una masa “espontánea” llena la Plaza de Armas (que normalmente está restringida) y el patio de Palacio, además durante todo el discurso oímos gritos y aplausos, como si todavía hubiera espacio para declarar el comienzo de una nueva era.

Notoriamente los problemas de desaceleración económica (que se agravan ahora con la crisis china), inseguridad ciudadana y otros temas políticos que se han estado moviendo antes del discurso, han quedado sin respuestas del Presidente.

Tampoco aludió a la crisis de Tía María, como si se hubiera olvidado del tema. El gobernante seguro estaba convencido que había sorprendido a su pobre oposición que venía de ganarle la mesa directiva del Congreso y que lo tiene contra las cuerdas con el asunto de Nadine y la presión de prensa.

Si cree que la ofensiva amainará, puede estarse equivocando de medio a medio. Y si imagina que el pueblo habrá despertado de su letargo y dado cuenta de las muchas cosas que el gobierno está haciendo, también va a errar, porque los beneficiarios de este gobierno, que los hay, no se van a movilizar más que cuando los traigan como portátil y eso no va a ser posible los próximos meses, salvo una crisis brutal que ahora no se vislumbra.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital