Nuestra moral y la suya

¡Como estará de molesto Aldo M, que ha acusado sin vainas a la izquierda de inmoral por no decir a coro con él que Dilma y Lula son ladrones, y la derecha brasileña un amor! Y como el picante ha sido fuerte, porque Brasil no es cualquier cosa, se ha dado una vuelta con un solo ojo para decir que la izquierda es encubridora de todos los dictadores y corruptos, que por supuesto siempre son de izquierda.

| 30 octubre 2014 07:10 AM | Especial | 1.4k Lecturas
Nuestra moral y la suya
Nuestra moral y la suya
Por: Raúl Wiener
1477

Y empieza con decir que Evo ha hecho las de Fujimori para su segunda reelección y la izquierda mutis. Claro que cuando “el chino” hacía la interpretación auténtica (violaba su propia Constitución), sometía a los medios y desarrollaba una fuerte represión contra sus opositores, la derecha y M en particular no estaban vociferando en las calles y hasta ahora siguen con la cantaleta de que “fue más lo bueno que hizo” (modelo neoliberal y leyes antiterroristas), que la corrupción, la destrucción institucional y las violaciones brutales de derechos humanos, algo así como que roba y mata, pero nos mete en la globalización.

¿Dónde está el elemento de comparación con Evo, quien encabeza un proceso de cambios y redistribución económica que es aplaudido por una amplia mayoría de bolivianos? Fujimori no tenía la ley de su lado, y había perdido su mayoría de 1995.

Pero igual Aldo M quería que ganara, como el 2011 impulsó la restauración a través de su hija, y lo repetirá sin duda el 2016.

En Brasil, es cierto, ha habido actos de seria corrupción en 12 años de gobierno, pero con la peculiaridad que se ha procesado a importantes líderes del partido de gobierno, y no ha habido maniobras para encubrirlos.

¿Alguien recuerda lo que pasó con Collor de Mello y la Red O Globo?, ¿cuándo vimos a M preocupado de la corrupción brasileña?, ¿tanto le irrita que tremendo país no se desplace al campo pro-Estados Unidos?

Y comparar a Fidel con Pinochet, es querer lavarle la cara a este último, y lo mismo el cuento ese de que Velasco fue “más prepotente” que Fujimori. Claro que depende de quién esté hablando: del manguerazo que recibieron los chicos miraflorinos en la Larco, por el asunto de los diarios, y que para M es la única “epopeya democrática” que existe a lo largo de la república; o del Grupo Colina, del régimen carcelario fujimorista, del millón de trabajadores despedidos del Estado sin beneficios, del congelamiento de las pensiones, etc.

Podríamos seguir, pero como de hipocresías se trata y Aldo M viene de mostrar que le interesa Goyo pero no Castañeda, Dilma pero no el colombiano Uribe, etc., vamos a reconocer que efectivamente esto es un asunto político.

No es que la izquierda inmoral tiró a la derecha al personaje, es que él se hizo de derecha desde chico porque quiso y desde ahí construyó toda su fantasía. Pero los electarados siguen dándole la contra. Aquí y en otras partes.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital