Muerte en las pistas

En las dos últimas semanas, la Carretera Central ha vuelto a teñirse de sangre y, como un conjuro, otras vías del interior han protagonizado violentos accidentes con dolorosos saldos de muertos y heridos.

| 16 octubre 2011 12:10 AM | Especial | 1.5k Lecturas
Muerte en las pistas
ENFOQUE. ¿Qué hace la entidad autónoma Sutran, cuyo propósito es cuidar la vida e integridad de los usuarios de las vías?
1583

Estas oleadas de accidentes ocurren cada cierto tiempo y su reflejo son titulares periodísticos e informes por radio y televisión que lanzan preguntas que se quedan siempre sin respuesta:

¿Por qué siguen circulando empresas informales?, ¿qué hace una combi trasladando niños sobre las 11 de la noche en una zona peligrosa?, ¿cuánta preparación y en qué condiciones físicas y mentales se conducen los vehículos?

Pero desde junio de 2009, en el Perú existe una entidad autónoma denominada Superintendencia de Transporte de Personas, Carga y Mercancía (Sutran), creada mediante la Ley 29380, cuyo propósito es cuidar la vida e integridad de los usuarios de las vías nacionales y reducir los accidentes carreteros. Las funciones que antes se ejercían directamente por el Ministerio de Transportes, fueron transferidas al nuevo organismo que prometía un control estricto de las normas de seguridad en todo el sistema vial nacional.

Lamentablemente desde 2003 se ha descontinuado la estadística de accidentes carreteros y la Sutran no ha corregido este defecto. Una estadística actualizada permitiría verificar si realmente ha habido avance, como dicen constantemente la superintendente, Elvira Moscoso, y el secretario general, Lino de la Barreda.

NADIE ESTÁ SEGURO
La percepción general, sin embargo, es que con los accidentes pasa algo similar que con la seguridad ciudadana, que cada vez hay más víctimas, que nadie está seguro en las carreteras, mientras los anuncios de supuestos éxitos terminan sonando a pura propaganda.

Veamos un detalle fundamental: en el Decreto Supremo Nº 017-2009-MTC, se reglamenta el transporte terrestre y se establece el marco legal para la intervención de la Sutran y se señala en el artículo 20 que es una condición física mínima exigible a los vehículos para transporte público de personas “que correspondan a la categoría M3, Clase III…”.

Estos son vehículos de más de cinco toneladas y más de ocho asientos, sin contar los del piloto o copiloto, en concreto los buses de uno o dos pisos que utilizan las empresas formales. Si es así, ¿por qué se mueven combis o vehículos tipo Coaster (categoría M2) entre Lima y Huancayo y entre otros puntos del país?, ¿quién les permite circular?

Los reglamentos también hablan de la licencia que debe poseerse para realizar estos viajes, pero para lograr este documento se requiere un mínimo de cuatro años como conductor, pero en los accidentes se descubren pilotos o copilotos de menos de veinte años. Lo mismo se puede decir sobre el tiempo de renovación de las licencias y los exámenes médicos, que muchas veces son meros saludos a la bandera.

Pero en un triunfalismo que no se sabe qué lo justifica, las cabezas de la Sutran aseguran estar sancionando a los malvados que incumplen los reglamentos y que lo que hacen es lo que debe hacerse.

Operación Corcona
A la salida de Lima, por la carretera está la garita de Corcona en la que actúan los destacamentos de la Sutran. Pues bien, tenemos una secuencia de fotografías y videos sobre cómo se realiza el control de los vehículos.

Hemos detectado que para el paso de una combi o camioneta tipo Van, intervienen cuatro controladores que se demoran 16 minutos en una inspección, que consiste en conversar con el conductor y pasearlo de un lado a otro, hasta el momento en que se hace un extraño intercambio de papeles y se deja partir al intervenido.

Aparentemente se trata de una coima para torcer el reglamento. En varios momentos, además, se involucran policías que parecen familiarizados con este tipo de trato. Mientras una camioneta presuntamente no reglamentaria está estacionada, el mismo grupo detiene otros vehículos parecidos y repite la faena.

Pero la señora Elvira y el señor Lino creen que lo están haciendo de las mil maravillas. Aunque a cada rato pasan vehículos fuera del reglamento llevando pasajeros en una especie de ruleta rusa de la muerte.


Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD