Mi propia fiesta

Cuántas veces nos hemos preguntado en nuestro recurrente diálogo interior, sobre el porqué de nuestros problemas y nuestra respuesta ha tenido y tiene varias consideraciones: recuerdos del pasado buscando remotamente algún origen, expectativas demasiado utópicas sobre el futuro, o también justificar los problemas sabiendo que no soy el único que los tengo y por qué, finalmente no olvidarlos olímpicamente.

| 21 abril 2013 12:04 AM | Especial | 1.6k Lecturas
Mi propia fiesta

Más datos

Entonces será más fácil sacudirse de esa enfermedad moderna que es el estrés y olvidarnos que no tenemos tiempo para nada, en una carrera de consumismo, sentados ante el aparato de la televisión, tragamonedas, internet, celulares, alcohol, paliativos de un momento, justificaciones, ofrecimientos para cambiar, que lastimosamente se hacen hábito, costumbre que escondemos debajo de la alfombra y que de pronto tomamos conciencia solo como parte de sentir encadenada nuestra voluntad.
1693

Sin embargo los problemas vuelven y conforme pasa el tiempo van conviviendo con nosotros en la rutina de la costumbre. Muchos de esos problemas viven latentes en el subconsciente y afloran en nuestros sueños, sueños que muchas veces se convierten, de esporádicos en porfiados presentes de pesadillas.

Pareciera que lo que acabamos de leer es el testimonio de un paciente, de un enfermo. “No necesariamente”, responde alguien, como para despejar preocupaciones, sin embargo los problemas quedan, ahí están. Siguen acompañándonos.

ESTILO DE VIDA
Manuel Kolker terapeuta alemán, afincado hace siete años en nuestra caótica Lima, ha logrado en su trabajosa experiencia, tener solo como referencias lejanas, al pasado y al futuro, que han ido engrillando la cotidianidad del hombre. Más bien Manuel Kolker juega feliz con el presente, aquí y ahora.

Y en este entendimiento de los tiempos están los problemas, hijos de nosotros. Tener conciencia plena de ellos, es el inicio del camino para poder enfrentarlos y hacer más bondadosa la existencia.

“Abrir ese estado de cosas guardado, latente, que cada persona tiene y no lo usa para mejor interpretar pasado y presente”, nos dice Manuel Kolker a la salida de una de sus terapias en su taller del distrito de Miraflores.

Entonces será más fácil sacudirse de esa enfermedad moderna que es el estrés y olvidarnos que no tenemos tiempo para nada, en una carrera de consumismo, sentados ante el aparato de la televisión, tragamonedas, internet, celulares, alcohol, paliativos de un momento, justificaciones, ofrecimientos para cambiar, que lastimosamente se hacen hábito, costumbre que escondemos debajo de la alfombra y que de pronto tomamos conciencia solo como parte de sentir encadenada nuestra voluntad.

“TÚ MISMO ERES”
En estos caminos, muchas veces atajos disimulados, vamos descubriendo la gran madeja, el nudo de nuestros problemas, al darnos cuenta de cómo nosotros mismos creamos nuestros propios sufrimientos, nos inventamos situaciones de las que no podemos salir, cuántas veces somos reincidentes, sufrimientos que nos llevarán a un mundo de problemas que nos hacen la vida imposible de asumirla.

Si entendemos esto, nos dice Manuel Kolker, entenderemos entonces que la clave, la solución para nuestro bienestar está en nuestras manos y de nadie más. Si logramos mirar ese mundo interno, nuestro mundo, podremos distinguir claramente el dolor del sufrimiento.

El dolor es inevitable en la vida, viene con uno, pero nuestros famosos problemas, esos que nos tienen atados de manos, el 95 por ciento de ellos es por causa del sufrimiento, sufrimiento que no es fatal ni definitivo, lo podemos controlar, manejar, dialogar, resulta de nuestro entendimiento, de nuestra interpretación de las situaciones que se nos presentan, afirma sentencioso Manuel Kolker.

Kolker viene ofreciendo sesiones de terapia, donde entre otras cosas aprenderemos a meditar, porque meditar, para las tradiciones orientales, no es poner la mente en blanco sino que por el contrario, es dejarnos estar en perfecta calma para poder observarnos a nosotros mismos. Es la experiencia de observar y investigar nuestro cuerpo y nuestra mente sin juzgarlos.

Por eso, meditar significa que dejamos surgir libremente y con curiosidad lo que somos sin interferir en ello. Meditación es el arte de estar en paz con la vida misma y tener conciencia plena de esta hermosa y rica experiencia de vida.

Te invitamos para aprender, practicar y profundizar esta práctica en un grupo y con un facilitador profesional con más de 20 años experiencia

La práctica de Mindfulness o Conciencia Plena está integrándose a la Medicina y Psicología de Occidente en los últimos treinta años. Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general. Aunque la práctica de Mindfulness ha sido recientemente integrada a la Medicina y Psicología de Occidente, se trata de principios antiguos de caminos espirituales orientales como budismo y yoga.

(Más información: www.concienciaplenaperu.com)


Antonio Muñoz Monge
Colaborador

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD