Luchador, siempre

Lo primero que hace Guillermo Sheen Lazo cuando llego a su oficina es entregarme un volante del Sindicato Telefónico en el que anuncia el mitin del Primero de Mayo, cuyo título es “Continuaremos luchando por los derechos de los trabajadores”, algo que ha practicado toda la vida.

| 01 mayo 2008 12:05 AM | Especial | 2.1k Lecturas
Luchador, siempre
Sheen Lazo fue condecorado con la Orden del Trabajo, en el grado de Gran Oficial.
Guillermo Sheen Lazo ha dedicado su vida a organizar y promover el sindicalismo, y a difundir y escribir sobre los trabajadores.
2103

Tiene 84 años y continúa luchando por los derechos de los trabajadores y participa activamente en la organización del mitin de este Primero de Mayo, que espera vuelva a denominarse “Día Universal de los Trabajadores”, como lo plantearon sus organizadores en la II Internacional, que dirigía Federico Engels.

Así es Sheen, como lo conoce el mundo periodístico y sindical. Directo, jovial, animador de las mejores causas en pro de los trabajadores, perteneciente a esa estirpe guerrera que sueña con un mundo mejor; hombre de principios y convicciones; testigo y partícipe de las jornadas de lucha de los últimos 50 años.

Su trato es cordial, ajeno a cualquier gesto ceremonioso, como corresponde a un dirigente sindical curtido, que ha sufrido prisión en la Penitenciaría de Lima, – el lóbrego y temido Panóptico, donde hoy está el Hotel Sheraton– el campo de concentración del Sepa, en la selva, y la isla-presidio El Frontón. Prefiere recordar sus anécdotas y a las buenas amistades que forjó en las celdas, antes que hacer el recuento de su larga trayectoria política y sindical.

El delito de ser sindicalista
Como en aquella ocasión en que junto a varios dirigentes políticos y sindicales llegó de noche al Panóptico, en los años 60, y les abrió la puerta con una ganzúa uno de los ladrones que poblaban la prisión, porque los guardias no tenían las llaves. Sin luz eléctrica, avanzaban casi pegados unos a otros, cuchicheando sobre su suerte, alumbrándose con palitos de fósforo. De pronto una voz tronó: “Apaguen esa luz, carajo”.

Era nada menos que Luis D’Unian Dulanto, el célebre Tatán. Cuando vio que los nuevos inquilinos eran sindicalistas, Tatán llamó al jefe de la cuadra, apodado “Clavelito” y le dijo: “tú me respondes por sus vidas, que nadie los toque”, orden rigurosamente respetada.

El golpista general Ricardo Pérez Godoy lo mandó al Sepa, inhóspita prisión en medio de la tupida selva, junto a otros 350 dirigentes sindicales, sociales y políticos. El 5 de enero de 1963 la policía esperó a Sheen cerca de su casa. Regresaba de celebrar el triunfo de los candidatos clasistas en el Sindicato de Empleados de la Compañía de Aviación Faucett, del que era secretario de organización.

Así recuerda el diálogo Genaro Ledesma Izquieta, otro de los detenidos esa noche, en su libro “Complot”:

-Señor, ¿una copita más? –le dijeron los desconocidos que lo aguardaban.

-¡Muy bien! -Les contesta sin inmutarse.

-Entonces sírvase esta “cana” que es de las buenas, pues tiene sabor a hierro.

Multifacético
Sheen es y ha sido organizador de sindicatos (Casa Grace, Faucett), dirigente (Central Sindical de Empresas Particulares del Perú, Sindicato Faucett, Federación de Aviación Civil), asesor (Federación Bancaria, Conaci, Sindicato Unitario de Trabajadores de Telefónica del Perú y más), periodista, siempre en el campo sindical (Expreso, Unidad, revista y diario Marka, Liberación, La República, La Industria, Labor de la CGTP), incansable concertador de la unidad sindical, y mucho más.

En el paro nacional del 19 de julio de 1977 se encargó de organizar al sector de trabajadores no alineados con la CGTP, que estaban organizados en el Comité Unificador de Organizaciones Sindicales, CUOS, que terminó participando en el exitoso evento que arrinconó a la dictadura del general Francisco Morales Bermúdez.

Una reflexión de Sheen: “hoy más que nunca las nuevas generaciones deben de tomar las riendas por la defensa de sus derechos, por la conquista de las ocho horas, y no permitir que estas victorias queden solamente en el recuerdo y en la historia”.

Una historia que él ayudó a escribir.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario