Los ninjas criollos

El ingeniero Carlos Repetto Grand, ya fallecido, escribió una serie de artículos en el año 2004 sobre el tema de hidrocarburos que adquieren refrescante actualidad, porque permite conocer cómo es que realmente se remataron las empresas estatales con el cuento que el Estado es mal empresario, y que sirvió de coartada para realizar jugosos negocios. Además, tras el descuartizamiento de Petroperú, vendieron la idea que pronto el Perú se convertiría en exportador de petróleo con la participación privada, nada más falso. Con Petroperú el Perú producía 126 mil barriles de petróleo, hoy no se llega a 66 mil barriles y tenemos que destinar miles de millones de dólares en importar hidrocarburos.

| 04 mayo 2013 12:05 AM | Especial | 1.2k Lecturas
Los ninjas criollos
EL REMATE DEL PERÚ

Más datos

Cabe mencionar que si no se hubiera vendido Sol Gas, se hubiera convertido en la actualidad en empresa reguladora de los precios en el mercado del gas, evitando los precios desmesurados con amplio margen de ganancia que se han impuesto las comercializadoras de gas, cuando el costo de producción no pasa de los 17 soles.

El 21 de agosto de 1992 el señor Quijandría privatizó la compañía peruana de gas, Sol Gas subsidiaria de Petroperú, siendo adquirida por el consorcio chileno LIPIGAS por 7.5 millones $USA. El paquete de venta estaba constituido por los activos de la empresa en forma integral, transfiriendo por esa suma todas sus instalaciones y actividades de envase, comercialización, transporte, distribución y venta de gas licuado con un mercado en expansión con un 45% de abastecimiento.
1250

Desde nuestra juventud nos hemos maravillado al ver en las películas, así como en la televisión, a ese personaje mítico Hijo del Sol Naciente, vestido de negro y enmascarado, maestro en las artes marciales, denominado ninja, que cuando se ve perseguido, acorralado en sus andanzas, no siempre santas, emite un polvillo que al estallar se convierte en una cortina de humo, que le permite escapar rauda y oportunamente.

Es así que la terminología cortina de humo ha sido incorporada con éxito, principalmente en nuestra variopinta política criolla, en donde asiduamente es utilizada con mayor frecuencia por este gobierno, que cuando ve que está acorralado o pretende dar una norma o ley, fabrica o saca de su anaquel o chistera de mago, cual hábil prestidigitador, un escándalo de órdago, utilizando ministros fusibles, como chivos expiatorios, tal es el caso de los Solaris, Merinos, Ramírez Cancharis, etc. y actualmente Ferrero, los que sirven también como liebres, que entretienen y acaparan la atención de los mastines de la oposición, mientras que el sodista Jaime Quijandría Salmón, exministro de Energía y Minas y actual ministro de Economía y Finanzas, uno de los ninjas más calificados de nuestra acrobática política peruana, los otros son Jackes Rodrich y Silva Ruete, detrás de tantas cortinas de humo, fabrican leyes antipensionarias; incitan, incentivan a cándidos congresistas y líderes políticos para que promuevan las privatizaciones de las empresas del Estado, de las cuales, no por casualidad fue Jaime Quijandría Salmón uno de sus principales promotores y por consiguiente gestor de los actos más rapiñescos suscitados durante el gobierno fujimorista, en torno a la venta y concesiones de las Unidades de Negocios de Petroperú S.A., desde el cargo de confianza de presidente del directorio y miembro de la CEPRI, entre 1990 y 1992, conjuntamente con los señores Augusto Baertl Montori, Martha Gladys Chávez Cossío, Fernando D’Alessio Ipinza y Daniel Saba de Andrea, arrancaron el proceso de privatización de Petroperú S.A., amparados en un dispositivo ilegal, el D.L. 674, iniciándose con la entrega en arrendamiento por 30 años a la Maple Oil, de la Refinería Pucallpa y los yacimientos gasíferos de Aguaytía por 250,000 dólares anuales.

Es así que durante su gestión al frente de Petroperú S.A., el señor Quijandría determinó la venta de 78 grifos o estaciones de servicio de propiedad de la empresa por la cantidad de 38.7 millones de dólares cuando estas unidades generaban la cantidad de 12 millones de dólares de ingresos líquidos por año y una renta de 6.2 millones de dólares anuales por concepto de canon de arrendamiento; es decir, en solo 2 años pudo obtenerse los 38.7 millones $USA, sin necesidad de vender los grifos; cuya clara intención por consiguiente era privar a la empresa estatal de sus bocas de salida, dejándola así inmersa, desarmada ante el sector privado.

PARA NO OLVIDAR
Asimismo, el 21 de agosto de 1992 el señor Quijandría privatizó la compañía peruana de gas, Sol Gas subsidiaria de Petroperú, siendo adquirida por el consorcio chileno LIPIGAS por 7.5 millones $USA. El paquete de venta estaba constituido por los activos de la empresa en forma integral, transfiriendo por esa suma todas sus instalaciones y actividades de envase, comercialización, transporte, distribución y venta de gas licuado con un mercado en expansión con un 45% de abastecimiento, siendo por tanto una empresa rentable que generaba ingresos por ventas del orden de los 40 millones de dólares con utilidades del orden de 2 millones de dólares anuales. Sin embargo, sucedió lo increíble debido a la falta de control y la benevolencia de los contratos, los nuevos propietarios en corto tiempo vendieron el edificio de la empresa, ubicado en la Av. Aviación, en el distrito de San Borja, por la cantidad de 5 MM$USA, recuperando así más de la mitad de lo invertido.

De otro lado, los precios del gas se incrementaron en forma escandalosa en más de 400%, generándose inmensas utilidades. En 1996, el consorcio chileno revendió SOL GAS en su integridad a REPSOL, que opera la refinería La Pampilla, por la cantidad de 58 millones de dólares, lo que significa 9 veces más del precio en que la compró. Esto demostró en forma clara que los activos de la subsidiaria fueron exprofesamente subvaluados, hecho que sindicatos petroleros y políticos denunciaron en aquella época, sin embargo el gobierno corrupto de Fujimori no hizo nada por investigar y esclarecer este hecho por demás irregular.

Cabe mencionar que si no se hubiera vendido Sol Gas, se hubiera convertido en la actualidad en empresa reguladora de los precios en el mercado del gas, evitando los precios desmesurados con amplio margen de ganancia que se han impuesto las comercializadoras de gas, cuando el costo de producción no pasa de los 17 soles, sin embargo su precio de venta al público a la fecha bordea los 33 nuevos soles, ¿Será pura coincidencia que el señor Quijandría Salmón luego de dirigir Petroperú, trabajó en YPF integrante del consorcio REPSOL?

Por ello es patético escuchar al presidente de la República, doctor Alejandro Toledo Manrique, cuando habla de combatir LA CORRUPCION, lo que suena a mofa, pues pareciera que quisiera explotar la presunta amnesia del pueblo peruano que observa con incredulidad que los mismos capitostes que manejaron el negociado de las privatizaciones, son los mismos que muy frescos pontifican de virtuosos, como es el caso de los personajes antes aludidos, causantes directos del altísimo nivel de desaprobación del mandatario Toledo, que para enfrentarlo no tiene sino mirar en su entorno y tomar medidas drásticas con estos personajes.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...