Los negocios de los publicistas de Ollanta Humala

El domingo por la tarde se difundió el rumor que esa noche el “destape” serían los negocios de los publicistas de Ollanta Humala, que andan haciendo dinero con el control que tienen en la distribución de avisos estatales, todo en estrecha relación con la pareja presidencial.

| 23 enero 2015 02:01 PM | Especial | 5.5k Lecturas
Los negocios de los publicistas de Ollanta Humala
Los negocios de los publicistas de Ollanta Humala
5547

Se venía, aparentemente, otro bonito incendio mediático, en reemplazo al blufote sobre espías que la prensa concentrada quiso contarnos estos días y no prendió.

La primera pregunta sin embargo era quién la difundiría; si hablar de reparto desproporcionado y mañoso de publicidad, remitía al grupo El Comercio, que no iba a denunciarse a sí mismo.

De ahí que podía resultar fácil imaginar que esta vez el tiro vendría de otro lado: ¿Rosana Cueva, por qué no? Efectivamente el canal de los Schultz, anunciaba un menú atractivo: más fotos, más personajes, más denuncias, la dupla Belaunde Lossio-Rivera Idrogo en sus intimidades, etc.

No sé si vieron el programa, pero comienza con las fotos de una fiesta de fin de año en la “mansión” Rivera Idrogo, y alguien tratando de ampliar la imagen de algunos de los fotografiados. Toda la historia conocida de que Rivera pagaba en efectivo la publicidad nacionalista del 2011, el papel de Blanca Rosales en la pauta del Estado y lo que se ha dicho de cada una de estas personas, sonaba en off, mientras lo que veía era una Nadine sobrecogida por el regalo de una imagen religiosa.

¿Qué había de nuevo ahí? Nada. Martín Belaunde solo existía como parte del relato pero no había ninguna novedad de su relación con Rivera, y las “varias” Antalsis.

Ni siquiera un paneo para enterarnos por qué Rivera tiene tantos bienes, o qué representa para la pareja presidencial. Ni una palabra. Sobre hechos nuevos, nada. Sobre otros actores, cero.

Pero eso no evita que la locutora diga que reunirse en Año Nuevo no es delito, pero depende de quiénes estuvieron en la fiesta que podrían, sí, estar involucrados en algo.

Y esos son los programas estrella de la televisión peruana, que dejan algún hilo para ver si para la siguiente semana alguien aumenta la información.

Lo más vergonzoso es que Panamericana se calla del hecho clave, que determinar la pauta de publicidad estatal es un enorme poder, que se ha manejado desde Montesinos como una negociación entre el Estado y los Miró Quesada, ahora acentuada por el proceso de mayor concentración a partir de 2013.

Por tanto, ahí está la publicista en la fiesta al lado del extraño magnate amigo de Humala, y de lo único que Rosana habla es de nombres y relaciones, como si no fuera un asunto de números y dinero.

Los publicistas se reúnen y no pasa nada. Para eso no se invierte tiempo de televisión, que siempre es caro. Salvo que la nota misma sea un mensaje para el que pueda entenderlo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital