Los medios y su apuesta

Hemos asistido al escenario preliminar de las elecciones generales de 2011. La primera sensación que nos deja esta campaña electoral municipal/regional es que hay quienes están dispuestos a todo por seguir en el poder.

Por Diario La Primera | 03 oct 2010 |    
Los medios y su apuesta
El Presidente y el alcalde cerraron filas contra la candidata de Fuerza Social.
REFLEXIONES

Luego de la más tremenda guerra sucia en los últimos días de esta campaña electoral y tras una etapa de reflexión la ciudadanía dará hoy su voto para elegir a más de mil autoridades entre regionales y municipales.

A estas alturas del proceso, la mayoría de ciudadanos tiene decidida su opción, tal como lo hemos apreciado, y difícilmente variará.

Lo que conviene ahora es, entonces, reflexionar sobre los métodos utilizados en esta campaña y su amplificación en algunos medios de comunicación. El filósofo norteamericano Noam Chomsky recordó hace poco que los empresarios y políticos descubrieron luego del crac de la bolsa en los años 30, un método menos feroz de enfrentar a los obreros huelguistas, sin utilizar esquiroles ni a la mafia para desbaratar sus protestas.

Dice Chomsky que en 1937 el empresariado decidió poner en ejecución un nuevo sistema de propaganda denominado la “fórmula Mohawk Valley” para enfrentar una huelga del sector del acero en Johnstown, al oeste de Pennsylvania. ¿En qué consiste esta fórmula? Pues ni más ni menos que “igualar” los intereses de los empresarios con los de las amas de casa, los trabajadores, la ciudadanía en general, es decir “todos nosotros”. Así, por un lado estaba “la sociedad” que quería armonía, trabajo, cariño los unos por los otros y por el otro los “huelguistas malvados de ahí (…) subversivos, arman jaleo, rompen la armonía y atentan contra el orgullo de América, y hemos de pararles los pies”.

Pero esto sólo podía funcionar si los medios de comunicación masivos (ya en manos de los poderosos grupos empresariales) los exponían al público hasta el cansancio. Y funcionó. La opinión pública fue movilizada (manipulada) para parar la huelga de los trabajadores del acero y lo logró.

¿Quién puede estar en contra de la armonía?, ¿quién puede estar en contra del orgullo nacional? ¿quién puede oponerse a la buena vecindad?

Por supuesto, los años han pasado y la “fórmula Mohawk Valley” ha sido mejorada y superada por otras, y ésas las aplican tanto en Estados Unidos como en el Perú.

El otro ingrediente que utilizan es “el miedo” en todas sus implicancias. Y por supuesto, magnificado por los poderosos medios de comunicación. Si no repasemos algunos titulares, sólo para refrescar la memoria sobre la campaña limeña -aunque en provincias y regiones la situación no varió mucho-: “Niña sirena en el desamparo”, “Leche malograda”, “Villarán acabaría con los Hospitales de la Solidaridad”, “Chávez y el MRTA apoyan a Villarán”, y supuestas noticias como que cunde el nerviosismo entre los inversionistas por elección de Villarán a la alcaldía de Lima, etc.

Pero como afirma también Chomsky “el rebaño desconcertado nunca acaba de estar debidamente domesticado: es una batalla permanente”.

Entonces, la ciudadanía volcó sus expectativas hacia la candidata golpeada por los medios, en una instintiva respuesta a la campaña de demolición, no sólo por la imagen que irradiaba Susana Villarán, sino también por el apetito de cambio y por su necesidad de inclusión.

La candidatura de Villarán
La opción de Villarán recibió un primer impulso cuando el Partido Descentralista Fuerza Social, el frente Lima para Todos y el Movimiento Nueva Izquierda acordaron una alianza electoral para impulsar su candidatura a la Alcaldía de Lima Metropolitana.

“Queremos una Lima moderna, incluyente pero también civilizada, sin brechas sociales, sin exclusiones, donde predomine el interés colectivo y no sólo el lucro y la ganancia en todos los asuntos públicos de la comunidad”, afirma la candidata a regidora Inés Rodríguez, dirigente de Lima para Todos, organización satanizada con mentiras por la campaña de terror, empeñada en presentar a Susana Villarán como extremista.

“Cuando nadie apostaba por Susana Villarán, Lima para Todos la respaldó y la llevó a recorrer todas las bases y las organizaciones sociales. Estuvimos con ella en diversos asentamientos humanos, en calles, con las madres de los comedores populares. Y, hasta ahora hacemos una intensa campaña, puerta por puerta, casa por casa, voz a voz, porque no tenemos más recursos que nuestra organización”, insiste.

Inés Rodríguez, candidata a regidota de Lima para Todos, advierte que hay una campaña de desprestigio contra el movimiento Lima Para Todos al tratar de vincularlos con Patria Libre, una organización conformada, entre otros, por ex integrantes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, que finalmente decidió no participar en el colectivo que ahora respalda la candidatura de Villarán.

“Nosotros no adherimos al violentismo, ni hemos participado en actos terroristas. Los de Patria Libre no integran nuestro movimiento. Eso es totalmente falso”, añadió.

Susana Grados Díaz
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.