Las mujeres que sufren esperan justicia

En el Día Internacional de la Mujer recordemos a aquellas mujeres esterilizadas contra su voluntad que aún esperan justicia y a las víctimas de violación que son obligadas a traer al mundo al producto de la amarga experiencia que afrontaron, sin importar las secuelas emocionales que ello les causa. Dos temas en los cuales hay que tomar conciencia.

| 08 marzo 2012 12:03 AM | Especial | 1.9k Lecturas
Las mujeres que sufren esperan justicia
DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
1983

Más de 300.000 mujeres pobres fueron esterilizadas contra su voluntad o bajo engaños por la dictadura fujimorista que puso en práctica una campaña mal llamada de Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV) a través de la cual, a decir de la parlamentaria andina Hilaria Supa, se puso de manifiesto el rostro discriminador y de desprecio contra las mujeres indígenas del Perú, quienes se convirtieron en víctimas de un Estado al que no le importó atentar contra los más elementales derechos humanos como parte de una política sistemática.

A pesar del tiempo transcurrido cientos de peruanas esterilizadas provenientes de las zonas más olvidadas del país, pues no hay ninguna de La Molina o de San Isidro, pero sí gran cantidad de la sierra y selva, continúan sin lograr justicia por el agravio sufrido contra su cuerpo y dignidad.

LOS CASOS INVESTIGADOS
Supa dijo esperar que la Primera Fiscalía Supraprovincial de Lima a cargo de la doctora Edith Chamorro retome las investigaciones que fueron reabiertas en octubre pasado por el Ministerio Público, luego que los 2073 casos denunciados fueron archivados causando el más enérgico rechazo de organismos de Derechos Humanos peruanos y de la propia Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Supa, como presidenta de la Federación de Mujeres de Anta, Cusco, fue la primera en denunciar las esterilizaciones forzadas de sus coterráneas en el año 1998.

En su lucha por ayudar a estas mujeres, afirmó a LA PRIMERA que recopila información que entregará a la Fiscalía para lograr por fin sancionar a los responsables de esta cruel práctica y que las víctimas encuentren justicia.

Recalcó que muchas mujeres fueron trasladadas con engaño y bajo amenazas a los centros médicos, postas de salud y hospitales por el personal médico para cumplir con la cuota de personas esterilizadas que les imponían las directivas de aquella época y obtener mayor beneficio económico. Y ello sin importar la edad, o que estuvieran embarazadas, producto de lo cual las víctimas que lograron sobrevivir presentan dolencias físicas y sicológicas irreversibles.

Recordó que en 1995 cuando participaba de un encuentro de mujeres en Beijing, China, Alberto Fujimori, presente en la reunión, anunció que iniciaría una campaña de planificación y que ella le preguntó a qué método se refería, pero que no obtuvo respuesta alguna, luego se enteraría a qué se refería.

Por su parte, Rossy Salazar, responsable de la línea jurídica de Demus, entidad que defiende a las víctimas, comentó a LA PRIMERA que plantearán a la doctora Chamorro pedir al fiscal de la Nación, José Antonio Peláez, dé prioridad a este tema, así como un mayor presupuesto y logística para lograr justicia para las víctimas.

Salazar recalca que las esterilizaciones forzadas fueron un delito de lesa humanidad y como tal fueron reconocidas por la Corte Internacional.

Vale precisar que el caso emblemático es el de Mamérita Mestanza, mujer campesina de Cajamarca fallecida en 1998 como consecuencia de complicaciones de la esterilización a la que fue sometida contra su voluntad y que ha merecido un fallo favorable por parte de la CIDH.

POLÍTICA DE ESTADO
En diálogo con este diario, el excongresistas Héctor Chávez Chuchón, quien presidió una comisión especial investigadora del tema en la Comisión de Salud, subrayó sin dudarlo que las indagaciones que efectuaron determinaron que las esterilizaciones forzadas fueron una política de Estado que fue ejecutada por los entonces ministros de Salud, entre ellos Alejandro Aguinaga, actual congresista fujimorista, Marino Costa Bauer, Yong Motta y que fue financiada por organismos internacionales como USAID, Nippon Foundation, Fondo de Población de Naciones Unidas, AVSC entre otras

Esta Comisión determinó la acusación Constitucional por Genocidio contra el expresidentes Fujimori y sus exministros, pero que no prosperó en la subcomisión de acusaciones constitucionales que presidía el aprista, Luis Gonzales Posada.

Finalmente, la presidenta de la Comisión de la Mujer del Parlamento, Rosa Mavila, sostuvo que esto casos no deben quedar impunes y acotó que este grupo de trabajo pondrá especial énfasis en su atención.



“La cicatriz de Paulina”
Este diario conversó con el peruano-suizo Manuel Legarda, autor del documental “La Cicatriz de Paulina” que grafica la amarga experiencia que les tocó vivir a miles de mujeres peruanas y que obtuvo mención especial del jurado del Festival Internacional de Cine Político en Argentina. Este documental fue rodado en el 2007 y terminado en el 2010 en las ciudades de Cusco, Piura, Ayacucho y Lima.

“Recogimos los testimonios de 200 mujeres esterilizadas, también entrevistamos a médicos, congresistas, exministros, periodistas, representantes de organizaciones feministas, abogados, fiscales, representantes de ONG”, cuenta su creador.

Para Legarda, quien es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes en Lima y luego de la Escuela de Artes Visuales en Ginebra, lo concreto y urgente es que el Estado dé un tratamiento médico especializado a las cientos de miles de mujeres que padecen los estragos de esa inhumana práctica. Con él coincide la parlamentaria andina Supa en pedir apoyo para las víctimas.


Vilma Escalante
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD