Las mujeres se abren paso

En los últimos 10 años aumentó la participación política de las mujeres en el ámbito local, tanto rural como urbano, sin embargo la intervención política de las mujeres sigue siendo muy escasa. Ana María Yáñez considera que lo alcanzado hasta ahora es insuficiente y pide paridad en las listas de 50% en forma correlativa, también defiende el rol político de Nadine Heredia y considera que las primeras damas no deben jugar un papel de mujeres calladas.

| 05 abril 2012 12:04 AM | Especial | 3.1k Lecturas
Las mujeres se abren paso
RECLAMAN LIBERTAD E IGUALDAD
3125

Una participación política activa de las mujeres para que representen a la población femenina del Perú es un derecho que no debe ser limitado, pues ya es hora que acabe la discriminación y acoso que sufren las mujeres que por tener una vida activa son criticadas duramente y discriminadas por algunos sectores conservadores y machistas.

“La defensa por la participación política de las mujeres nació como una necesidad en la Conferencia Mundial de Beijing en 1995 debido a que a pesar de existir gran presencia de las mujeres en el mercado de trabajo y en la educación, aún estaba pendiente darle la importancia debida a la vigencia de las mujeres en la vida social, política y económica”, indicó Ana María Yáñez, representante del Movimiento Manuela Ramos.


Ana María Yáñez pide aumentar la cuota de participación.

Y es que el sistema político en general y los partidos lo que estaban haciendo era cancelar un derecho constitucional de la mujer como es el derecho a la participación política, y debido a esto, tanto Manuela Ramos como otras instituciones de defensa de los derechos de las mujeres, exigen no solo una cuota de género en el ámbito político, sino que exista la denominada paridad y el mandato de posición.

“Esto quiere decir que en las listas de partidos políticos y en las elecciones haya un hombre y una mujer, ese es el mandato de posición en cuanto a paridad. Porque pueden haber 50 – 50 en las listas, pero todos los hombres ponen el 50% arriba y a las mujeres abajo y si hacen un sistema de mayoría la primera mitad de la lista se lleva todo”, agregó.

En relación a las últimas elecciones regionales, locales y generales realizadas en el 2010 y 2011 Yáñez consideró que sí existió presencia política de las mujeres, pero no en las cabezas. “A nivel nacional hay cuatro alcaldesas y ni una presidenta regional. Muy contentas todas porque ya llegamos el 30% en el Congreso, pero nos damos cuenta que el poder está arriba y lo tiene quien maneja el presupuesto”, indicó en entrevista con LA PRIMERA.



Acoso político
Sin embargo, pese a que poco a poco las mujeres van ganando su derecho a la participación política, la representante de Manuela Ramos explicó que junto a esta ganancia ha aparecido el acoso político. “El acoso político significa que se busca ponerles toda clase de trampas a las mujeres que alcanzan cargos para botarlas. En realidad hay cosas peores que el ataque político a la alcaldesa de Lima Susana Villarán”, indicó.

La especialista en derechos de las mujeres continuó con su relato: “Tengo el ejemplo de una señora regidora durante el gobierno de Fujimori que no conocía de leyes, ni de delitos de malversación o de receptación. A ella le dijeron: te voy a dar un cheque porque les ofrecí a las señoras del vaso de leche darles esta plata, así que vas y firmas que lo has recibido. Sin embargo, eso está penado porque uno no puede recibir más dinero que el sueldo”, explicó.

Por esta razón las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres junto con las congresistas de la Comisión de la Mujer presentaron en noviembre pasado durante una audiencia pública un proyecto de ley denominado “Proyecto de ley que califica como delito el acoso político”, sin embargo éste aun está pendiente de ser revisado.



En otro momento Yáñez consideró que desde hace diez años las mujeres han aprendido, se han despabilado y por ello poco a poco han logrado avances en participación política, pero que sobre todo esto se ha visto reflejado en provincias.

“Ha habido avances sobre todo en pueblos, no hay que pensar en la zona urbana de Lima, sino en Ayacucho, Huancavelica y otras zonas del país, en donde hay regidoras mujeres que por primera vez se enfrentan al poder y eso es un progreso. Incluso hemos encontrado en comunidades rurales de la sierra o selva a mujeres que son autoridades, integrantes del concejo municipal, pero que ni saben leer ni han salido nunca de su poblado, sin embargo ya están aprendiendo el manejo municipal. Este es un súper avance. Un aprendizaje de vida, pero nos falta la conquista del poder de verdad”, se pronunció.

La participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y su presencia en el poder es clave para romper con el ciclo de discriminación, exclusión y pobreza en que viven.

En resumen, es necesario que las mujeres puedan hablar con voz propia, participar activamente en los procesos de toma de decisiones que conciernen a sus vidas, además de que se sientan representadas y a su vez representen a sus poblaciones.

La Primera Dama
Consultada sobre el grado de protagonismo político alcanzado por Nadine Heredia, esposa del presidente de la República Ollanta Humala, Yáñez opinó que a todas las primeras damas les cae una crítica espantosa.

“Se trata de una señora que se casó con un señor que fue elegido presidente y cuando la dama en mención está en su rol de segundona nadie dice nada, pero cuando se trata de una mujer profesional no se le puede encerrar en un clóset durante cinco años, eso es imposible. En el caso de Nadine Heredia ella es fundadora del partido, militante, es una mujer política y hace política junto al marido”, consideró.

La representante de Manuela Ramos indicó que debería existir algún tipo de marco legal para que a las primeras damas les den un despacho, les den recursos, pero que ellas mismas definan su rol.

“Ella es una mujer libre, pero lo que pasa es que está al lado del poder. Lo que habla se supone lo conversa con el Presidente, sus opiniones las comparte con él. Su rol es muy difícil. Yo creo que muchos sectores quieren que las mujeres sigan en el tradicional rol de primera dama callada, que se encarga de los niños y los sufridos, pero eso ya no se condice con la mujer moderna”, prosiguió.

La también abogada laboralista indicó que en nuestro país la gente aprecia más a las primeras damas cuando no opinan de política. “Las personas tienen que dejar de fregar a las primeras damas. Deben aceptar que si el Presidente es casado, tiene a su lado una mujer que tiene derecho a seguir su vida”.

En resumen, para Ana María Yáñez, Nadine Heredia tiene una forma respetable de representar a las mujeres en política, pues es una mujer que ha peleado por su partido, ha salido elegido su esposo y sigue con sus ideas políticas.


CAMBIOS A FAVOR DE LA MUJER
“Dependencia económica y emocional”
Como defensora de los derechos de las mujeres Ana María Yáñez consideró que el embarazo adolescente, la violencia contra la mujer y el acceso a la educación son los tres problemas pendientes de ser resueltos tanto por el gobierno como por la sociedad en general.

“La violencia está horrorosa y tiene que ver con el trabajo doméstico pues el hecho de que la mujer se pase toda su vida encerrada y sin ingresos la pone en una situación de gran vulnerabilidad. Es una dependencia no solo económica sino emocional también. La vida de las mujeres es muy dura. La vida de las mujeres rurales más aún”, indicó.

Este punto así como muchos otros en relación a los logros que deben alcanzar las mujeres tiene una estrecha vinculación con el machismo, pues éste sigue intacto. “Claro que ahora se ve mal ser machista porque tenemos una cultura que nos impulsa a la igualdad. Es pésimo que digas que eres machista, pero la sociedad es terriblemente machista y las mujeres son más machistas”, opinó.

Ante esto, el colectivo feminista que también es integrado por Manuela Ramos propone cambios de estructura y buscar liberar a las mujeres del trabajo doméstico y darles las mismas oportunidades de estudio que a los hombres.

Claramente la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo (ENUT) demuestra que las mujeres trabajan más que los hombres. “Ahí se puede ver cómo el hombre y la mujer tienen diferentes oportunidades de crecimiento y desarrollo personal”, agregó.

La representante del movimiento feminista indicó que con la ENUT se busca incentivar los cambios a favor de la mujer y también con la cuota horizontal, que quiere que, por ejemplo, si un partido político presenta candidatos para las elecciones se deben presentar candidatos en 15 regiones, y de este número 7 deben ser mujeres.


Patricia Chumo
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD