¿La última batalla de Chávez?

Venezuela alista un escenario post Chávez luego que se confirmara la gravedad de la enfermedad que afecta la región pélvica del mandatario venezolano. Nicolás Maduro designado sucesor, por el propio Hugo Chávez, libra su propia batalla por articular y darle norte al chavismo que mañana va a elecciones para gobernadores y que todo indica que el oficialismo ganará en la mayoría de estados.

| 15 diciembre 2012 12:12 AM | Especial | 1.6k Lecturas
¿La última batalla de Chávez?
EL CÁNCER

Más datos

“Entro en la sala de operaciones pero no sé si saldré de ella. Quiero que el proceso hacia el socialismo siga su rumbo. Y la persona adecuada para lograrlo es Nicolás (Maduro). Quiero que todo el pueblo, militares, partidos, consejos comunales, funcionarios, Gobierno, den un ejemplo de unidad en torno al vicepresidente en caso de que haya elecciones y yo ya no esté. Voy a luchar por regresar, pero si no fuera el caso, tienen ustedes claro mi deseo”, dijo Chávez.

En las calles de Venezuela, el pesar por la suerte del comandante es evidente. Las caras preocupadas graficaban lo delicado del momento aunque también la terca esperanza de que la hora final de Chávez no haya llegado. “Nosotros estamos tristes, sí. Pero no confundan tristeza con debilidad”, advirtió Elías Jaua, candidato a la gobernación de Miranda.
1640

Hace semanas la cara abotagada del presidente Hugo Chávez denotaba que la lucha contra el cáncer que lo aqueja es larga y prolongada y que su suerte está por definirse prontamente. El tema tuvo su punto de inflexión el sábado pasado cuando el propio mandatario confirmó la reaparición de nuevas células cancerígenas en la región de la pelvis que ya había sido operada en tres oportunidades anteriores.

La reactivación del mal obligó a Chávez a pasar por el quirófano nuevamente el martes, en una complicada operación que duró seis horas y cuyos resultados son por ahora de pronóstico reservado. Al término de la cirugía el vicepresidente Nicolás Maduro anunció que había sido satisfactoria pero que los resultados se verían en el proceso postoperatorio que sería complejo, duro y prolongado.

Dos días después de la operación en La Habana, el gobierno venezolano informaba que el paciente evolucionaba favorablemente tras sufrir una hemorragia durante la cirugía a la que fue sometido en Cuba. “Actualmente el paciente se encuentra en una progresiva y favorable recuperación de los valores normales de sus signos vitales”, dijo el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas.

CICATRICES
El periodista Emilio Guerrero recordó que el paciente tiene una dificultad orgánica que impide que le cicatricen bien las heridas, lo que le provoca dolores e incomodidades para gobernar. A pesar del secretismo con que se maneja el mal que aqueja al comandante, algunas versiones señalan que se trataría de un sarcoma de vejiga, un tipo de cáncer que compromete el recto, la próstata y la vejiga, así como otros órganos vitales. Expertos como el oncólogo peruano Moisés Bautista opinan que los días del jefe de la Revolución Bolivariana podrían estar contados si es que el avance del mal es significativo.

En esas circunstancias, sus seguidores advertían de la posibilidad de que no pueda asumir el cargo el 10 de enero, tal como está previsto. “Confiemos en que, con el amor de millones, el comandante se repondrá pronto y vendrá a tomar el mando antes del 10 de enero. De no ser así, nuestro pueblo deberá estar preparado para entenderlo”, advirtió Villegas en un mensaje que parecía destinado a preparar a los venezolanos a la eventualidad de que Chávez no reasuma la presidencia.

El propio Chávez dejó en claro la gravedad del mal al anunciar el posible final de su trayecto vital. Él se atrevió a decir lo que ya muchos sospechaban, que su mal se hacía irreversible pese a los numerosos cuidados del equipo médico que vigila su tratamiento. “Entro en la sala de operaciones pero no sé si saldré de ella. Quiero que el proceso hacia el socialismo siga su rumbo. Y la persona adecuada para lograrlo es Nicolás (Maduro). Quiero que todo el pueblo, militares, partidos, consejos comunales, funcionarios, Gobierno den un ejemplo de unidad en torno al vicepresidente en caso de que haya elecciones y yo ya no esté. Voy a luchar por regresar, pero si no fuera el caso, tienen ustedes claro mi deseo”, dijo. En otro momento, con toda humildad, dijo que la Revolución Bolivariana no depende de un hombre, sino de un liderazgo colectivo, y que si en caso “algo ocurriera que me inhabilitara de alguna manera”, Nicolás Maduro sería el candidato elegido por el PSUV y el Gran Polo Patriótico.

CONMOCIÓN
El mensaje conmovió a aquellos que lo legitimaron con una vota-ción histórica hace apenas dos meses, lo que le permitirá, si su salud se lo permite, continuar el mandato iniciado hace catorce años que le cambió la cara de Venezuela, dijo el analista Marcos Salgado.

Precavido, antes de partir, Chávez se encargó de dejar la casa en orden. Sostuvo un encuentro con los mandos militares y designó un nuevo ministro de Defensa, Diego Mollero Bellavia. “Estoy totalmente seguro de que la patria está segura, por más dificultades que nos toque enfrentar y por más conspiraciones que puedan volver, porque el ene-migo acecha desde fuera y desde dentro y cualquier circunstancia que ellos crean oportuna para lanzarse de nuevo como hienas contra la patria para destrozarla no la van a desaprovechar”, dijo a las puertas del avión.

En las calles de Venezuela, el pesar por la suerte del comandante es evidente. Las caras preocupadas graficaban lo delicado del momento aunque también la terca esperanza de que la hora final de Chávez no haya llegado. “Nosotros estamos tristes, sí. Pero no confundan tristeza con debilidad”, advirtió Elías Jaua, candidato a la gobernación de Miranda.

Las perspectivas del triunfo oficialista en las elecciones para gobernadores que se desarrollarán mañana son bastante altas pese a que muchos candidatos a la reelección no realizaron una gestión eficaz. Según Hinterlaces, una empresa encuestadora, los candidatos de Chávez se impondrían con claridad en Falcón, Aragua, Carabobo, Miranda, Táchira, Anzoátegui, Sucre y Vargas. Consultores 30.11 indica que en Zulia, Nueva Esparta y Amazonas se prevén resultados cerrados pero con tendencia a la victoria del PSUV y se habla de ventajas claras en Cojedes, Guárico, Apure, Barinas y Portuguesa, Yaracuy, Trujillo y Delta Amacuro. Otros escenarios reñidos aparecen en Mérida, Monagas y Bolívar donde la tendencia favorecería al PSUV, mientras en Lara la tendencia es para el exoficialista Henry Falcón.

De ese modo, Chávez obtendría otra importante victoria, que sería mucho más significativa si es que arrebata gobernaciones opositoras. Así se dibujaría un mapa casi por completo pintado de rojo que repercutiría favorablemente en la estabilidad política e institucional del régimen, mientras perdure la lucha del presidente contra el cáncer.

UN QUIJOTE
Sería una victoria agónica del hombre que irrumpió en el escenario latinoamericano con el intento de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez, el 4 de febrero de 1992; él, que puso en guardia a todos los gobiernos cipayos de la región; él, que permaneció en prisión dos años, lanzando procla-mas pasadas de moda ya entonces como patria, antiimperialismo, nación, socialismo, independencia, lucha de clases, socialismo, etc.

Se trata del hombre cuya lucha fue validada en mayo de 1993, cuando el Congreso destituyó a Pérez, el compadre de Alan García, por “malversación de fondos públicos”. Y el que en marzo de 1994 fue indultado por el presidente democristiano Rafael Caldera. Ya entonces, contra los que descreen de su capacidad intelectual, había escrito un libro en prisión que se titula “Cómo salir del laberinto”, en el que analizaba los retos del capitalismo.

“Después ganó las elecciones en el año 1998 a contracorriente en una América Latina aún muy neoliberalizada. Luego propuso una Asamblea Constituyente que desembocó en una nueva Constitución refrendada mayoritaria-mente por el pueblo. Más tarde superó un golpe de Estado y el paro petrolero del 2002. En el siglo XXI continuó ganando elecciones y, por último, venció en contra de las pretendidas profecías autocumplidas en octubre del 2012 de manera abrumadora en las urnas”, recordó el analista Alfredo Serrano.

Así, la oposición partidaria no pudo con Chávez en la última década. Los poderes económicos tuvie-ron que aceptar que ya no eran los años de la política subordinada. El orden dominante no supo qué ha-cer con este protagonista del cambio geopolítico regional y mundial. Su gesta antiimperialista no quedó en palabras. Tras asumir el poder en 1998, promovió el mayor proceso de integración latinoamericano que se recuerde. El ALBA, el Mercosur, la CELAC, son espacios que tienen el sello de Chávez. Por esas y otras razones, tiene ya su espacio en la historia.

La suerte del comandante está en manos de la ciencia, pero la suerte de la revolución bolivariana la jugarán los hombres y mujeres que recogen lo mejor de su legado, por encima de sus derrotas y fracasos. Asuma o no el poder el 10 de enero, Chávez seguirá comandando la suerte de Venezuela.


Por Efraín Rúa
Editor de Mundo


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD