La primera batalla

A pocos años de celebrarse el bicentenario de la Independencia Nacional, parte de la historia peruana está por reescribirse y particularmente de enmendar errores. Es el caso de la primera batalla independentista de don José de San Martín en territorio peruano, la cual, según documentos históricos que acaba de sacar a la luz el economista e historiador Wilfredo Gameros Cas-tillo, se libró en la provincia iqueña de Nasca y no como erróneamente se consigna en el distrito de Changuillo.

| 07 octubre 2012 12:10 AM | Especial | 3.5k Lecturas
La primera batalla
El 14 de octubre se cumplen 192 años de la batalla de Nasca.
San Martín libró su primer combate por la libertad en Nasca, aclara historiador
3585

Con motivo del próximo aniversario de este enfrentamiento Gamero presentó el libro “Nasca, la primera bata-lla por la independencia” en el auditorio del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia de Pueblo Libre.

En el acto, Lucas Demaría, secretario de la Embajada Argentina en el Perú, confirmó el hecho anotando que por aquella batalla una de las principales avenidas de Buenos Aires se llama Nasca.

La publicación fue comentada por Alcibíades Salazar, presidente del Instituto Sanmartiniano; Hermann Hamann, presidente del Centro de Estudios Histórico Militares, el funcionario argentino Demaría y el editor Anibal Paredes, y relata la gesta desde que las fuerzas de la expedición libertadora del generalísimo desembarcaron cinco semanas antes en Paracas-, hasta el triunfo en Nasca.

LAS PRUEBAS
Entre las fuentes documentarias mencionadas por Gameros se encuentran el parte de batalla del jefe patriota argentino teniente coronel Manuel Rojas Argerich, donde registró que el 14 de octubre de 1820 derrotó en Nasca a las tropas realistas del coronel Manuel Quimper, el Boletín Nº2 del Ejército Libertador y la carta escrita por San Martín en su cuartel de Pisco elogiando el triunfo de Nasca.

Con esos elementos históricos, el autor plantea derogar la Ley Nº 11634 de 1951, que consignó a Changuillo, 40 kilómetros al norte de Nasca, como lugar de la batalla, a pesar de que el Centro de Estudios Histórico Militares y el Instituto Sanmartiniano, a requerimiento de la Cámara de Diputados, habían informado que fue en Nasca.

“Tengo que informarle que las tropas patriotas descansaron en Changuillo en la mañana de aquel día de la batalla; allí se enteraron que las tropas realistas estaban en Nasca, para donde se dirigen y las atacan a las 5:00 de la tarde; así esta descrito en el Parte de Batalla”, consigna uno de los párrafos del libro.

POR 15 MIL SOLES
Muchos se preguntaron en la presentación del libro sobre la confusión. “Fue el diputado Agustín Bocanegra, quien sabía por diversos artículos que la batalla fue en Nasca, pero en quien más pesaron los 15 mil soles de esa época que recibió para erigir un obelisco conmemorativo que se hizo en Changui-llo, pueblo pequeñísimo, prácticamente sin autoridades. Si hubiera sido en Nasca tendría que haber dado cuentas al alcalde, sacerdote, gobernador, notario, capitán de la Guardia Civil y otros notables”, aclara Ganeros.

En el 2003 el congresista Carlos Ramos Loayza presento el proyecto de Ley Nº 09662-2003/CR en el que colaboró Gameros, solicitando se reconozca que fue en Nasca donde se dio la batalla “pero no llegó al pleno para su debate, porque al Congreso poco le interesa la cultura y la historia”.

Gomeros señala que implementar la ley no irrogará gasto alguno al erario nacional ni costo social alguno, ya que solo tiene efectos rectificatorios de los datos históricos en aras de la veracidad histórica y de que las nuevas generaciones de peruanos reconozcan y rindan los méritos legítimos a los lugares o a las personas que realmente les correspondan.

“De lo que se trata es de hacer justicia con lugares que reclaman para sí, con todo derecho los méritos que coadyuvaron en la lucha por la independencia del avasalla-miento español por cerca de trescientos años”.


Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD