La otra cara del Luri

La idea de ingresar a la cárcel puede significar para muchos el peor de los castigos y si es Lurigancho peor aún. Para otros, simplemente una beca para la mejor de las escuelas de delincuentes.

Por Diario La Primera | 28 feb 2013 |    
La otra cara del Luri

Hoy las cárceles en el país se han vuelto incontrolables, sin embargo, y a pesar de esa realidad, en los centros penitenciarios todavía se intenta reformar y tratar de encaminar por el bien a quienes se perdieron en el mal. Algunos aprovechan esa oportunidad que nunca tuvieron afuera y explotan su creatividad fabricando cuadros, adornos y otros trabajos que les permite liberarse del cautiverio en que viven, aunque sea por unas horas.

Texto y fotos: Roberto Gonzales

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.