La muerte y la historia

A las importantes esculturas, pinturas, libros y objetos litúrgicos y ornamentales que alberga la Catedral de Lima, se suma la reciente apertura de más criptas que guardaron durante siglos restos de limeños de la época virreinal y que guardan valiosa información sobre la vida de entonces.

| 21 octubre 2012 12:10 AM | Especial | 2.1k Lecturas
La muerte y la historia
ABREN MÁS CRIPTAS EN LA CATEDRAL
2133

“La Basílica es depositaria de importantes datos arqueológicos poco estudiados, muchos de sus espacios sepulcrales se encuentran aún sin ser explorados, por lo que representan contextos cerrados llenos de misterio y enigmas. Estos espacios contienen una muestra poblacional representativa de la Lima histórica y nos puede dar un amplio margen de conocimiento sobre el estilo de vida de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX”, afirma Fernando López Sánchez, director del Museo de Arte Religioso de la Catedral de Lima.

En la Cripta de los altos dignatarios de la Iglesia Peruana están las tumbas también los virreyes y la del penúltimo Cardenal Augusto Vargas Alzamora. Resulta un misterio el porqué de dos individuos de raza negra y un indígena encontrados en este lugar.

El sepulcro del carismático Arzobispo Juan Landázuri Rickets se halla en la Capilla de Santo Toribio de Mogrovejo, el gran defensor de los indios y de quien Landázuri fue devoto y admirador.

El arqueólogo forense Raúl Greenwich, que efectúa trabajos de investigación en la Catedral, refiere también que las nuevas criptas abiertas al público muestra abundante información de la Lima virreinal a través de la vida y la muerte.

El auténtico Pizarro
A la entrada derecha de la Catedral se aprecia la Capilla Sepulcro de Francisco Pizarro, cuyos restos recién pudieron ser identificados plenamente hace 35 años, primero por un equipo conformado por la arqueóloga y antropóloga física Sonia Guillén y luego por el propio Greenwich. Durante muchos años se exhibió otro cuerpo como si fuera del conquistador.

Las figuras y dibujos que acompañan el ataúd muestran las 14 lesiones cortantes, penetrantes y contundentes que recibió en la cabeza, garganta, cuello, tórax, vientre, brazo derecho y mano izquierda “causadas por artefactos de corte laminar de uno o doble filo” y que ocasionaron su muerte

Otra capilla donde se aprecia, a través de vidrios especiales, las escalinatas que conducen a una cripta, es la de “Nuestra Señora de la Candelaria”, donde eran enterrados los de la Cofradía de los Zapateros. En otras estaban los de la Cofradía de los Madereros y otras. En la Capilla de Santa Ana reposan los restos del primer alcalde limeño, Nicolás de Ribera y Dávalos y su esposa.

Casi al final de esta zona se llega a otra gran Cripta, recientemente restaurada, de donde se extrajeron 650 bolsas con restos humanos. Al fondo se encuentra un gran pozo que servía para paliar las ondas sísmicas al momento de terremotos y preservar el lugar. Al frente está la Cripta Arzobispal.

Hasta 1808, en que se inaugura el cementerio Presbítero Maestro, hoy museo, los entierros se realizaban en diferentes templos. Autoridades religiosas y políticas, así como sus familiares, recibían “cristiana sepultura” en la Catedral.

Precisamente en una fosa de una de las criptas se encuentran pequeños ataúdes de niños, hijos de los principales personajes de la época. Inclusive y en forma casi clandestina, por estar prohibido, varios entierros siguieron realizándose en los sótanos de las iglesias hasta 1855, por la negativa de los familiares de la gente a ser sepultada en un cementerio.

Otro ambiente que llama la atención es la Sala de Libros Corales, donde se hallan 40 inmensos textos antiguos que eran colocados en un aparato especial que daba vueltas y así los sacerdotes, ubicados en elegantes sillas de madera, entonaban canciones religiosas.

Según explica López Sánchez, al margen de creencias religiosas, la Catedral capitalina es un importante referente para el estudio de parte de la historia peruana y sobre la que queda mucho por investigar, lo que por el momento es imposible por falta de financiamiento.

“Por ejemplo, debajo de estos pisos (refiere en un patio interno) sabemos que hay muchos entierros de gente común y corriente” y probablemente algunos ejecutados por el Tribunal del Santo Oficio, la Inquisición, cercanos a los restos de sus verdugos. Esto confirma que la muerte no hace diferencias.

SE DERRUMBÓ DOS VECES
La construcción de la Catedral
El conquistador de Extremadura, España, Francisco Pizarro, fundador de Lima, tuvo la idea de edificar una Catedral en el mismo lugar que ocupa la actual, la que por su débil estructura, no duró mucho.

Luego el primer Arzobispo, Jerónimo Loayza, levantó otro templo, el cual también cayó, hasta que el segundo prelado, Toribio de Mogrovejo, años después santificado, inició la construcción de la que fue inaugurada en 1624 y que hasta el momento se mantiene en pie y que según el Centro de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (Cismid) de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), tiene estructuras sólidas que no revisten mayor peligro.


Denis Merino
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
1.01233291626