La muerte, esa ironía de la vida

Se fue cuando la literatura peruana estaba pasando por su mejor momento. Se fue tal vez a llevarle un pañuelo a César Vallejo, el poeta que no le gustaba, a quien lo notaba a veces un poco llorón, tal vez no tanto como para descalificarlo, sino como para desacralizar la reverencia al vate universal, al mejor de los poetas peruanos de la historia. Fue, quién sabe, una de las frases más elocuentes que lo acercaron más al crítico rabioso, cual Clemente Palma, y lo alejaron un poco de la imagen del literato laborioso que decía que los poetas nacen y no se hacen, y que dejó algunas líneas para recordar y que hacía de la existencia diaria un verso vívido, un poema.

Por Diario La Primera | 07 octubre 2012 |  3.4k 
La muerte, esa ironía de la vida
El poeta limeño Antonio Cisneros Campoy (1942-2012) falleció ayer a los 69 años, dejando una obra muy a la altura de la generación del 60 y la literatura peruana.

Más datos

El caricaturista Juan Acevedo recordó en su muro de facebook que “Estuve anteanoche (jueves) con él. Sonrió y me comentó: ‘Muy rápido...’. Pensé que se estaba refiriendo al proceso final que estaba viviendo y acaso también a la vida misma. Se quedó sonriendo y con las cejas levantadas. Esta mañana, luego de que la Negra me diera la noticia, hice este apunte de cómo lo dejé”.
3432  

Referencia
Propia



Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario