La izquierda contra Sarkozy

Con la decisión del izquierdista Jean-Luc Melenchon de instar a sus seguidores a votar en segunda vuelta por el socialista Francois Hollande, los intentos de reelección del presidente Nicolas Sarkozy quedarían frustrados y se convertirían en una gran derrota de la derecha francesa.

| 10 abril 2012 12:04 AM | Especial | 1.7k Lecturas
La izquierda contra Sarkozy
A menos de dos semanas de las elecciones francesas el Frente de Izquierda promete votar contra el mandatario y derrotar a la derecha.
1706

Clementine Autain, vocero del Frente de Izquierda, confirmó la apuesta de Melenchon, a pocos días de la primera ronda electoral del 22 de abril. Dada la cercanía de los punteros, es probable que Hollande y Sarkozy diriman la segunda vuelta el 6 de mayo, en la que el socialista aparece como el favorito, lo que podría significar el retorno de la izquierda al poder en 17 años.

“Vamos a llamar a una victoria contra Sarkozy y votaremos por el candidato de izquierda que esté al frente”, dijo Autain. “Queremos asegurar el triunfo de la izquierda. Nos gustaría ver que las condiciones políticas surjan para que nosotros formemos parte del gobierno”, agregó.

Melenchon está respaldado por el Frente de Izquierda, una coalición que se encuentra en el tercer lugar en los sondeos con un 15% de las preferencias. Este antiguo socialista, extrotskista, consiguió despertar la nostalgia por el sueño de un mundo mejor, sin desigualdades, sin globalización.

Melenchon, quien prometió un aumento de 20 por ciento en el salario mínimo y un sueldo máximo de 360.000 euros al año, no confirmó las palabras del vocero. Pero los sondeos muestran que entre el 70 y el 90 por ciento de sus seguidores votarán por los socialistas si su candidato fuera eliminado en la primera ronda electoral.

El candidato del Frente de Izquierda superó a la candidata de la extrema derecha Marine Le Pen, quedando como el tercero en disputa, pero sigue detrás de los 25 a 30 por ciento que Hollande y Sarkozy obtienen.

La elección presidencial será seguida inmediatamente por comicios parlamentarios, que los izquierdistas ganaron por última vez en 1997. De ganar la izquierda, la derrota de Sarkozy será estrepitosa.

EL PLAN SOCIALISTA
El candidato socialista Francois Hollande basa su campaña en una serie de propuestas gratas para la mayoría de franceses. Entre ellas, favorecer el empleo, mantener el poder adquisitivo y controlar las cuentas públicas. Ellas serían aprobadas por decreto entre el 6 de mayo y la última sesión ordinaria del Parlamento, el 29 de junio. “Los franceses quieren decisiones rápidas y precisas”, dijo.

Hollande explicó que la primera decisión que tomará si llega al Elíseo será reducir en un 30% los salarios de los ministros y del jefe del Estado, y firmar una “carta deontológica” que establecerá un techo de gasto para cada ministerio.

Promete además decretar un aumento de un 25% en las ayudas a las familias con hijos en edad escolar, que sería efectivo en setiembre de 2012; congelar durante tres meses los precios de los carburantes, y negociar con los agentes sociales la creación de un fondo de solidaridad que permita a los jóvenes acceder a viviendas de alquiler.

En el ámbito internacional, plantea renegociar el tratado europeo de disciplina fiscal con “un pacto de responsabilidad, de crecimiento y de gobernanza para modificar y completar el tratado de estabilidad y reorientar la construcción europea”.

También planea formalizar el retiro de las tropas francesas de Afganistán, durante las cumbres del G-8 en Camp David y de la OTAN en Chicago, a finales de mayo. En los primeros 100 días, el aspirante socialista promete derogar la “circular Guéant”, que limita la presencia en Francia de los alumnos extranjeros que obtienen sus diplomas en el país, y poner en marcha otra vez la jubilación a los 60 años para aquellas personas que empezaron a trabajar a los 18 años.

En pleno verano vería también la luz la reforma fiscal que suprimirá algunas exoneraciones fiscales a los más ricos; reintroducirá porcentajes del impuesto de solidaridad para las grandes fortunas, tasará las rentas del trabajo igual que las del capital, y aprobará la tasa contra los millonarios: los ingresos superiores al millón de euros anuales serán sometidos a una carga impositiva del 75%.

Igualmente, promete aprobar la nueva ley de simplificación de actividades bancarias, que separará las actividades de depósito y préstamos de las actividades especulativas e intensificará la lucha contra los paraísos fiscales. El candidato socialista dará también prioridad a una nueva ley de Educación Nacional, sector en el que promete crear 60.000 puestos de trabajo nuevos en cinco años, y está decidido a impulsar una segunda etapa de la excepción cultural llamada a defender la creación en Internet.

HOLLANDE
François Hollande criticó al presidente Nicolas Sarkozy por sus declaraciones en las que señaló que los franceses no quieren correr “la suerte de Grecia o España”. “Buen ejemplo de solidaridad europea el que volvió a dar el candidato saliente”, ironizó al llegar a Trappes, en las afueras de París.

“¿En nombre de qué gestión puede dar lecciones de algún tipo? Es él quien aumentó la deuda en 600.000 millones de euros, quien incrementó el déficit, quien deja un país paralizado, con múltiples desequilibrios”, subrayó.

“Ahora dirá que hay peligro en la alternancia. El peligro sería seguir la misma política que provocó un incremento del 30% de la deuda pública. La mejor actitud para un dirigente sería estar tranquilo”, anotó.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD