La crisis cerca a Europa

Millones de europeos se encuentran en el umbral de la pobreza por obra y gracia de las políticas recesivas impuestas por la ‘troika europea’, los países más golpeados son Grecia, España, Italia y Portugal, pero ninguno se salva del fantasma de la desocupación. Políticas de ajuste que han profundizado la crisis por el recorte de gasto social y que por otro lado han ofrecido un salvataje millonario a los bancos, los verdaderos responsables de la bancarrota y la especulación financiera.

| 08 enero 2013 12:01 AM | Especial | 1.5k Lecturas
La crisis cerca a Europa
Miles de desempleados en busca de una esperanza.
EL DESEMPLEO ES SU FANTASMA
1527

Miles de familias arrojadas a las calles, suicidios en masa ante el temor de quedarse sin techo, sin empleo o sin negocios, recesión generalizada y desbordes de violencia, son los síntomas de la gravedad de la crisis europea, el continente al que se denominaba el Primer Mundo por su estado de bienestar y que hoy muestra las consecuencias de una receta que los arrojó a las peores pesadillas del Tercer Mundo.

Con más de 25 millones de desempleados en la zona euro, la crisis refleja que las recetas de ajuste impuestas por la banca europea, el FMI y los gobiernos encabezados por la alemana Angela Merkel, no sirven para sacar al viejo continente de una de sus peores pesadillas. Un ajuste que, por lo demás, solo afecta al gasto social y las inversiones. De allí que este 2013 se anuncia un crecimiento de apenas 0.1% en Europa, lo que augura que los peores presagios de los trabajadores, empleados y profesionales están por cumplirse.

DESEMPLEO
El fantasma del desempleo recorre la vieja Europa. España, la cuarta economía de la zona, tiene a un cuarto de su población desempleada. Allí, la ira popular está latente por los desalojos, la quiebra del sistema sanitario, el brutal ajuste y los despidos en masa. Todo eso deja en evidencia las fisuras de un modelo interesado únicamente en cubrirles las espaldas a las empresas financieras que generaron el desmadre. El gobierno de Mariano Rajoy tuvo que hacer frente a dos huelgas generales en 2012 que sacudieron el país. Este año la cifra de las protestas debe replicarse.

Italia, la bella Italia, no es la excepción. El fantasma de la pobreza se vuelve una realidad y hace recordar los tiempos de la posguerra. El boom de la pobreza afecta ya al 30% de la población de 60 millones de habitantes y es el que crece más rápidamente en Europa, según un informe del Instituto Nacional de Estadísticas. El indicador “Europa 2020” sobre el “riesgo pobreza” subió el 30%, cuatro puntos más que el 2010. Según los datos oficiales, casi un tercio de los italianos se encuentra en la frontera de riesgo entre la pobreza absoluta, la relativa y la de los más o menos pobres.

Ese es el resultado de las políticas del renunciante tecnócrata Mario Monti, tan alabado por la banca europea por aplicar un modelo de desarrollo que favorece el incremento de la desigualdad social: el 10% más próspero cosecha el 46% del total de la riqueza, mientras que el 10% más pobre se debe conformar con el 8%.

A su turno, la mayoría de griegos, incluido el ministro de Economía, Yannis Sturnaras, se prepara para un 2013 peor que los años anteriores debido a la crisis económica; y pese a que recibieron 34 mil millones de euros “de ayuda” para afrontar el déficit fiscal, el país vivirá su sexto año de recesión consecutivo.

Según un sondeo del instituto Kapa, el 77% de los griegos tuvo dificultades para llegar a final de mes en 2012. Su nivel de vida se redujo en más de un tercio en tres años de austeridad y más de un cuarto de la población activa está desempleada. “Lo más duro empieza ahora”, dijo, por su parte, el ministro de Economía.



TROIKA PARA TODOS
De acuerdo a los analistas Steffen Stierle y Kenneth Haar no todo está dicho. No contentos con endurecer las políticas para la entrega de préstamos y para el blindaje de las políticas neoliberales, que han desencadenado un ataque sin precedentes en el estado del bienestar, la ‘troika’ alista nuevas medidas para la unión fiscal y la mayor integración económica, que pueden hacer más difícil la marcha atrás. Y es que desde el estallido de la crisis en 2010, la Comisión Europea y el Consejo Europeo han adoptado un gran número de nuevas reglas, leyes y acuerdos, con la intención de abordar la crisis con una fórmula bien definida: austeridad.

“Esto se ve claramente en las políticas adoptadas sobre Grecia, Portugal y España con las condiciones exigidas por los préstamos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Los países deudores han sido obligados a aplicar duras medidas de austeridad, incluyendo recortes del gasto público en sanidad, prestaciones por desempleo, pensiones, salarios, empleo público e inversiones públicas, así como incrementos del IVA y masivos programas de privatizaciones, dictados por los “Memorandos de Entendimiento’”, recuerdan Stierle y Haar. El resultado ha sido una grave recesión que ha exacerbado la crisis económica y social.

Este año, Europa dejará de fabricar más autos que China. Mientras que la potencia emergente fabricará 19,6 millones, Europa solo hará 18,3 millones. Según datos de la asociación automotriz alemana, los chinos compraron, en 2012, 13,2 millones de autos y los europeos 12,5 millones. Pero la competencia asiática no lo explica todo. Europa, a través de los ajustes, se está autoinfligiendo su propia herida en una de sus principales industrias, que emplea a más de 7 millones de personas y constituye un potente foco de innovación y nuevas tecnologías.

Los datos conocidos muestran cómo en 2012 se hundió el mercado de automóviles en gran parte del continente. Las caídas son históricas: los franceses compraron un 13,9% menos de autos, los españoles un 13,4%, los belgas un 14,9%, los italianos un catastrófico 19,9% y los alemanes un 2% menos después de un hundimiento del 16% en diciembre. En Portugal el mercado se hundió un 37,9%. Pese a ello, las ventas de autos de lujo crecieron. Cruel paradoja.

Pese a que la principal responsable de las medidas de ajuste, Angela Merkel, se regodea al recomendar las espartanas medidas de austeridad que llevaron a la recesión a la mayoría de países del sur de Europa, los economistas advierten que la crisis también parece haber llegado a sus puertas.

“El impacto de la crisis en la economía germana, considerada como un patrón de referencia para toda la Unión Europea, ha dejado por debajo del umbral de la pobreza a un alarmante número de personas”, advierte un reciente análisis que indica que para entrar al club de los pobres, basta con ser víctima de los despidos masivos.

“Durante los años que usted estaba trabajando, empezó a demandar cosas: un buen apartamento, un coche, un seguro, créditos... Y de repente le despiden, pero usted quiere vivir como antes. No le basta la prestación por desempleo y usted acaba endeudado”, afirma el financista Hans Ulrich Fitz, de la agencia Creditreform.

Tal es el caso de Angela Wolf, una desempleada que en Navidad le anunció a sus dos hijos que probablemente serían desalojados de su casa. Angela está desempleada y no tiene dinero para pagar el alquiler. Un juez la etiquetó de “insolvente”. “Me encantaría tener un trabajo. Aunque sea en una profesión diferente. Pero no puedo encontrar empleo sin titulación alemana y para recibirla, tienes que pagar. ¿Cómo lo voy a hacer?”, concluye. Como ella hay más de 6 millones de alemanes calificados como “insolventes”.

PACIENCIA
La propia Merkel reconoció la gravedad de la crisis en un discurso de antes de fin de año. “El panorama económico no será más fácil, sino más difícil el año próximo. Ello no debe desalentarnos, sino, al contrario, estimularnos”, declaró al reclamar paciencia a los alemanes.

La política conservadora, que aspira a un tercer mandato de canciller en las elecciones legislativas de setiembre de 2013, subrayó, sin embargo, que el desempleo en Alemania está en su nivel más bajo y que la cantidad de empleos en su nivel más alto desde la reunificación del país, hace 22 años.

Alemania goza de una coyuntura económica mejor que la de la mayoría de sus socios europeos, aunque se haya desacelerado a lo largo de 2012. El país registró un crecimiento de su PIB del 0.2% en el tercer trimestre, tras el 0.3% en el segundo trimestre y un 0.5% en el primero.

Numerosos economistas prevén una contracción del PIB en el último trimestre. Según el Bundesbank, la primera economía europea enfrenta una desaceleración que incluso la podría hundir en una breve recesión. El Banco Central alemán prevé, además, un estancamiento de la economía alemana en 2013 con una progresión del PIB de solo un 0.4%, tras un 0.7% este año.

El panorama pinta sombrío en Berlín. Y, la hasta ahora, imbatible canciller alemana, tendría que estar poniendo sus barbas en remojo. Los alemanes y los europeos descontentos le pueden pasar la factura más pronto de lo que ella piensa.


Efraín Rúa
Editor de Mundo


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.802700996399