La batalla por el gas

El 3 de abril pasado, el gobierno recuperó el gas del lote 88 de Camisea para el mercado nacional. A continuación los momentos claves de esta batalla estratégica para la nación.

| 07 abril 2012 12:04 AM | Especial | 2.3k Lecturas
La batalla por el gas
(1) Mediante Decreto Supremo se ha recuperado el gas del Lote 88. (2) PPK fue uno de los impulsores de la exportación del gas de Camisea.
Lote 88 de Camisea
2389

DESCUBRIMIENTO Y CONTRATO
La empresa Shell, tras invertir US$ 560 millones, descubrió gas en los lotes 88 y 56 de Camisea, y los devolvió gratis al Estado. En mayo de 1999 se convoca a concurso público el gas del lote 88 con 8,8 trillones de pies cúbicos (TCF). El gobierno de transición de Paniagua suscribe el contrato, en base a la prioridad del mercado nacional. El Consorcio Camisea es conformado y controlado básicamente por Repsol, Pluspetrol, Techint y Hunt Otil.

ALISTANDO EL CAMBIAZO ANTINACIONAL
Pedro Pablo Kuczynski (PPK), a cargo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) entre julio del 2001 y julio 2002, alista el cambiazo ilegal para dedicar el gas a la exportación. Desde el MEF, da recursos al privado, dicta el subsidio de US$ 100 millones anuales para el gasoducto central, adelanta el pago, gestiona el crédito de la banca multilateral. También modifica el contrato con Calidda para que no se masifique el gas domiciliario en Lima, garantizándole por su inacción un ingreso mínimo anual, que el 2006 fue de US $ 7.2 millones.

En mayo del 2002, se empiezan las tratativas para la exportación a fin de adjudicar en forma directa, sin concurso, el lote 56, con 3 TCF probados. PPK deja el cargo, y asume entre julio del 2002 y febrero del 2004, el impulso privado de la construcción del gasoducto central, financiado en gran parte con los recursos que había derivado del Estado, y a cargo de Techint, empresa a la cual está vinculado, en una obra por US$ 571.6 millones.

EL PRIMER INTENTO DE SECUESTRO
PPK regresa al gobierno en febrero del 2004, y en agosto también llega el gas de Camisea a Lima. El secuestro del gas del lote 88, es parte de una operación para darle prioridad a la exportación, que ya se había dado paso cuando el lote 56 fue entregado a dedo en el 2004 a la empresa Hunt Oil, traída por PPK, para el proyecto de exportación, regalándole un lote con reservas valorizadas en más de 20 mil millones de dólares. La primera tentativa de secuestro del gas orquestada por PPK fue anunciada en Chile el 26 de abril del 2005 para formar un “anillo energético suramericano” (sin Bolivia) y llevar el gas de Camisea por la costa peruana hacia Chile (ducto Pico-Tocopilla). PPK compromete un tratado internacional en seis reuniones, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Tractebal. Casi firman el tratado, en reunión del Mercosur en agosto del 2005. Ante esta gravísima amenaza, realicé una denuncia pública en la televisión y la prensa. Fue muy amplio el rechazo de las fuerzas patrióticas. El gobierno de Toledo se negó a suscribir ese acto entreguista.

EL SECUESTRO Y EL RÉGIMEN DE EXTRATERRITORIALIDAD
Derrotado el “anillo energético”, entra Repsol al proyecto exportador, ahora para llevar el gas licuefactado, transformado en líquidos, por barcos a plantas de regasificación en México y Chile. Tenían un problema: las reservas del lote 56 no alcanzaban para el total exigido en el contrato con México: faltaban 2,5 TCF. Era necesario cambiar las normas y contratos para hipotecar 2,5 TCF del lote 88 y dedicarlos a garantía bancaria de la exportación. Se promueve en el Congreso la Ley 28552, aprobada en junio del 2005, para anular el horizonte obligatorio de la ley que establecía 20 años continuos para el mercado interno. Buscan darle curso a la exportación. Pero aun así, no desaparecía la prioridad del mercado interno, ante los requerimientos de mismo ante desabastecimientos, como el que vive el país. Repsol entonces compra por US$ 325 millones, el 10 por ciento del proyecto, en papel y trámite, LNG de Hunt Oil, y asume el 100 por ciento de la comercialización externa. PPK, como premier, consigue que el Congreso debata y apruebe la Ley 28634, que da facilidades tributarias para la exportación del gas, lo que es aprobado en noviembre y diciembre del 2005. En enero del 2006, se aprueba el Decreto Supremo 006-2006 autorizando el secuestro de los 2,5 TCF del lote 88, violando la ley que daba prioridad al mercado interno. En febrero del 2006, el “Consorcio Camisea” y “Perú LNG”, formada en lo básico por las mismas empresas dominantes (Repsol-Pluspetrol-Hunt), suscriben el contrato para exportar el gas de los lotes 56 y 88, como si fuese un asunto “entre privados”. Todo orquestado por el flautista de Hamelin. Habían construido un régimen legal que trasladaba la “soberanía” sobre nuestro gas al monopolio exportador, que a partir del gas vendido en boca de pozo tratan toda la operación como asunto “privado internacional”, de “extraterritorialidad”, a tal punto que el Estado ni siquiera tiene ni puede pedir las facturas de ventas por exportación.

AFIRMACIÓN DE LA MAYORÍA PATRIÓTICA POR SOBERANÍA ENERGÉTICA
Desde el descubrimiento del gas en Camisea, ha sido constante la lucha ciudadana para que se dedique a transformar la matriz energética nacional, con su industrialización y sistemas de masificación (domiciliaria, vehicular e industrial) en el sur, norte y centro del país. Se ha enfrentado el secuestro del gas del lote 88 y la prioridad ilegal a la exportación, con crecientes actividades. Se movilizaban el Colegio de Ingenieros, los Gobiernos Regionales, las municipalidades, especialmente La Convención, diversos especialistas, la CGTP y sus bases, algunos medios de comunicación, líderes políticos de distintas fuerzas, las poblaciones de Lima. Se formó un gran bloque patriótico que reclamó soberanía energética.

Los ejes de esta lucha patriótica son: la recuperación soberana de los 2,5 TCF del lote 88, para el gasoducto y la petroquímica surandina, y la masificación de gas barato en su uso domiciliario, vehicular e industrial. Se avanzaron propuestas con Petroperú para su fortalecimiento y con los esfuerzos de inversionistas privados de Kuntur, Petrobras y otras empresas para sacar adelante el gasoducto y la petroquímica del surandino. Trataron de impedir esta creciente movilización patriótica con varias artimañas. Lo intentó PPK cuando el 28 de abril del 2006, siendo Presidente del Consejo de Ministros, me interpone una absurda querella por un millón de soles, porque denuncié sus responsabilidades lobbystas en puertos, gas y otros bienes nacionales.

En el 2011, la Corte Suprema me dio la razón. En estos años, formamos con la CGTP y varios especialistas el Foro Soberanía Energética, realizamos trece foros y recorrimos todo el país, retomando el lavado de banderas, esta vez por la soberanía energética. En junio del 2010, el gobierno de García dio pase a la ilegal exportación, y buscó plazos de papel para distraer la exigencia patriótica que formaba una mayoría ciudadana en alza. No respondió el presidente García al Habeas Data que presentamos el 21 octubre del 2010 con 14 Items, y por cuyo incumplimiento meses después protesté en la Plaza de Armas y fui duramente golpeado por la policía, pese a lo cual a los pocos días realicé de todos modos en la misma Plaza, el lavado de banderas. En la campaña electoral del 2011, este fue uno de los temas fundamentales, afirmado por el programa de Gana Perú y su candidato Ollanta Humala. La masiva votación del sur y los sectores populares y patrióticos tenía que ver con esta exigencia. Es uno de los compromisos fundamentales de Humala, que forma parte de la transformación democrática de la nación.

RECUPERACIÓN SOBERANA Y DERROTA DEL TERCER INTENTO DE SECUESTRO
El presidente Humala ha suscrito el Decreto Supremo de recuperación soberana del Gas del lote 88, para la construcción del gasoducto y la petroquímica surandina, con participación estratégica de Petroperú, empresa de todos los peruanos. Para que sea posible, previamente se ha derrotado la maniobra que en estos dos meses pretendió un nuevo zarpazo antinacional. Al haberse establecido por ley que el etano es bien de interés público para la petroquímica, un sector pretendió que no se hiciera el gasoducto surandino y que la petroquímica del etano se instalara al costado del Proyecto Exportador en Pampa Melchorita. Pretendían continuar y reafirmar el monopolio exportador en la base energética del Perú. Basta leer los artículos de la empresa consultora CBC, de Blume y Castilla, para apreciarlo. En la derrota de este sector, además de las decisiones patrióticas del presidente, ha sido decisiva la movilización de ese poder ciudadano de la mayoría patriótica. Entre ellas, las firmes propuestas de los Gobiernos Regionales, liderados por el Gobierno Regional del Cusco y con activo impulso del Gobierno Regional de Moquegua; de las Municipalidades lideradas por el Municipio de la Provincia de La Convención; de la CGTP y sus bases; y de muchos especialistas, dentro y fuera de la función pública, que advirtieron que esta era la hora de las decisiones estratégicas. Se ha logrado así, este día histórico de la Soberanía Energética, abrir paso al mayor proyecto de inclusión, industrialización y descentralización del Perú.


Manuel Dammert Ego Aguirre
Foro Soberanía Energética


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD