Kañaris: Un nuevo conflicto entre la población y la actividad minera

La región Lambayeque es escenario de un nuevo conflicto minero que enfrenta a la empresa canadiense Candente Copper con los pobladores de Kañaris. El diálogo no prospera y por ahora los lugareños han iniciado una huelga indefinida que es seguida de cerca por decenas de efectivos policiales.

| 26 enero 2013 12:01 AM | Especial | 3.2k Lecturas
Kañaris: Un nuevo conflicto entre la población y la actividad minera
HUELGA INDEFINIDA
3252

Por estos días un nuevo conflicto socioambiental vinculado a la actividad extractiva llama la atención del gobierno, prensa y ciudadanía. Se trata del proyecto de cobre a cargo de la empresa canadiense Candente Copper que se realiza en el distrito de Kañaris, provincia de Ferreñafe (región Lambayeque).

Pero, ¿en qué consiste el proyecto Cañariaco? Según informa en su página web la empresa transnacional canadiense Candente Copper Corp, se trata de un proyecto de un yacimiento de cobre a “gran escala”, el depósito contiene un total de 752.4 millones de toneladas. Con ley (concentrado puro) de 0,45% de cobre, 0,07 g/t de oro y 1,9 g/t de plata (0,52% Cu), que equivalen a 7,533 millones libras de cobre, 1,7 millones de onzas de oro y 45.2 millones de onzas de plata.

Además, el depósito contiene 157,7 millones de toneladas de recursos inferidos que contienen 1,434 millones libras de cobre en el yacimiento que ellos llaman “Cañariaco Norte”. También refieren sobre Cañariaco Sur, adyacente al yacimiento Cañariaco Norte y un tercer depósito en Quebrada Verde, con los cuales estarían ampliando el proyecto Cañariaco, que cuenta con un financiamiento por $ 30 millones hasta febrero de 2011.

¿POR QUÉ SE OPONEN AL PROYECTO?
De acuerdo a una consulta popular realizada en setiembre del año pasado en San Juan de Kañaris, Lambayeque, el 95% de los votantes rechazó el proyecto minero “Cañariaco” de la empresa canadiense Candente Copper.

Del total de votantes (2,000), el 95% decidió en aquella consulta popular no brindarle a la empresa la licencia social a la exploración de yacimientos mineros del proyecto Cañariaco.

Los pobladores se oponen al Proyecto Cañariaco que desarrolla la empresa Cañariaco Copper Perú S.A., porque consideran que impactará en la desaparición de bosques de neblina, la contaminación de las cabeceras de cuenca del río Kañaris y la afectación de por lo menos 33 mil hectáreas dedicadas a la agricultura, principal actividad económica local.

El proyecto minero que contempla la explotación de cobre, oro y plata, compromete la afectación de los derechos colectivos y territoriales de alrededor de mil cuatrocientos indígenas quechuahablantes Kañaris de la sierra de Lambayeque.

Pese al rotundo rechazo de los pobladores de Kañaris –expresado en la consulta popular- al proyecto Cañariaco, la minera Candente Copper prosiguió con sus trabajos de exploración e incluso desconoce la consulta popular.

La minera solicitó un acuerdo de derechos de acceso a la superficie de la comunidad por un período de tres años, tiempo durante el cual planea completar una Evaluación de Impacto Ambiental y Social, Estudios de Factibilidad y exploración adicional.

Candente Copper señala que según la Ley de Comunidades de Perú, dicho acuerdo solo puede ser aceptado en una asamblea general de la comunidad y no mediante una consulta popular.

¿LES APLICA A LOS KAÑARIS EL CONVENIO 169 DE LA OIT?
Kañaris fue creado el 17 de febrero de 1951, según Ley 11590, expedida por el General Odría, mucho antes de la Reforma Agraria, sin embargo los Kañaris se constituyen en un pueblo indígena ancestral, descendientes de los Kañaris, que han pre-existido a los estados y que hasta la fecha han resistido a la colonización y la economía de mercado.

Por lo que según el primer artículo del Convenio 169 de la OIT, son pueblos que les asiste los términos del Convenio y tienen la protección de la jurisprudencia nacional e internacional en materia de derechos colectivos, como la consulta y el de decidir su propio modelo de desarrollo como pueblo, artículo 7 del Convenio.

El Convenio 169 de la OIT tiene fuerza jurídica en el Perú como tratado de derechos humanos y como tal, está por encima de las normas legales y administrativas.

DESENLACE DEL CONFLICTO
Las demandas de los pobladores del distrito de Kañaris, en Lambayeque, que se oponen al proyecto minero Cañariaco, parece no interesarle al gobierno, que lejos de tomar medidas al respecto, anunció la instalación de frentes policiales en las zonas mineras para garantizar las inversiones.

A esta conclusión se llega luego de ver cómo representantes del gobierno, como el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, dejan de lado el tema social y ambiental para afirmar orondamente que detrás de la protestas se encuentran “los mismos que se opusieron al proyecto Conga en Cajamarca”.

En esa misma línea de razonamiento se pronunció el presidente de la Oficina de Diálogo Nacional de la Presidencia del Consejo de Ministros, Vladimiro Huaroc, quien luego de formar parte de una “mesa de desarrollo” en Chiclayo, sostuvo que detrás de las protestas se encuentra una “minería radicalizada”.

Dicha mesa de desarrollo fue establecida por Resolución Ministerial N° 002-2013-PCM y fue presidida por Vladimiro Huaroc, presidente de la Oficina de Diálogo Nacional del Perú. Esta mesa se desarrolla en un hotel de la ciudad de Chiclayo con la finalidad de promover la implementación de proyectos de desarrollo como Kañaris.

Según la Comunidad Campesina “San Juan Bautista” de Kañaris, dicha resolución forma una “Mesa de Trabajo a espaldas de la comunidad y con mayoría de representantes pro mineros del gobierno y de Lambayeque”, por ello la desconocen.

Ante la falta de consenso entre los pobladores de Kañaris y el gobierno, los primeros intentaron el último domingo tomar las instalaciones del campamento minero Candente Cooper, las mismas que ya obtuvieron respuesta de parte de efectivos policiales –más de doscientos cincuenta– que resguardan el lugar. Por ahora los lugareños han iniciado un paro indefinido.



Pedido al gobierno de los pobladores de Kañaris
• Exigen al Gobierno Central respetar la Consulta Comunal del 30 de setiembre, que es respaldada por el Convenio 169 de la OIT como Pueblo Originario Quechua-hablante, donde el 97% de la población decidió con libertad no darle la licencia social a la minera Candente Copper y su proyecto Cañariaco.

• Rechazan el permiso oficial de uso de agua que la Autoridad Nacional del Agua le ha concedido a la minera.

• Rechazan la Resolución Ministerial N° 002-2013-PCM que forma una “Mesa de Trabajo” –en su opinión- a espaldas de la comunidad y con mayoría de representantes pro mineros del gobierno y de Lambayeque.

• Piden al gobierno plantear a la minera Candente que paralice sus trabajos en Kañaris.

• Piden que se instale una Mesa de Dialogo en Kañaris con representantes del gobierno para que tomen decisiones vinculantes y con la participación del Comando Unitario de Lucha de Lambayeque.

CONVENIO 169 DE LA OIT
¿Qué dice el artículo 7 del Convenio 169 de la OIT?

1. Los pueblos interesados deberán tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe el proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural. Además, dichos pueblos deberán participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente.

2. El mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo y del nivel de salud y educación de los pueblos interesados, con su participación y cooperación, deberá ser prioritario en los planes de desarrollo económico global de las regiones donde habitan. Los proyectos especiales de desarrollo para estas regiones deberán también elaborarse de modo que promuevan dicho mejoramiento.

3. Los gobiernos deberán velar porque, siempre que haya lugar, se efectúen estudios, en cooperación con los pueblos interesados, a fin de evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente que las actividades de desarrollo previstas pueden tener sobre esos pueblos. Los resultados de estos estudios deberán ser consideradas como criterios fundamentales para la ejecución de las actividades mencionadas.

¿Qué dice el artículo 1 del Convenio 169 de la OIT?

1. El presente Convenio se aplica:

a) A los pueblos tribales en países independientes, cuyas condiciones sociales culturales y económicas les distingan de otros sectores de la colectividad nacional, y que estén regidos total o parcialmente por sus propias costumbres o tradiciones o por una legislación especial.


REACCIONES

José De Echave
Exviceministro del Ambiente
“El proyecto Cañariaco se encuentra en la zona de influencia del río Kañaris, es un proyecto a cielo (tajo) abierto, por ello la oposición de los pobladores y, además, que Lambayeque es una región agrícola. No hay actividad minera”. (Se llaman minas a cielo abierto a las explotaciones mineras que se desarrollan en la superficie del terreno, a diferencia de las subterráneas, que se desarrollan bajo ella).



Ricardo Giesecke
Exministro de Ambiente
“Es el momento de poner a prueba el Senace. Es una prueba en caliente. Veremos si el gobierno respeta el reglamento de la Consulta Previa o apela a la formalidad de desinformalizar lo que ya se acordó. Veremos si es pura teoría o si hay una voluntad de hacer las cosas bien. Cuando la población se opone es porque algo no está entendiendo, o alguien está diciendo las cosas incompletas. En ese sentido, declaraciones como que el proyecto sigue de todas maneras o acusar de radicales a los que se oponen, lo único que hacen es exacerbar los ánimas de los que se oponen”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.27317404747