Justicia social contra la TBC

Con motivo de conmemorarse hoy el Día Mundial de la Lucha contra la Tuberculosis, el exministro de Salud Uriel García Cáceres afirmó que solo con justicia social se puede desterrar este mal que causa anualmente miles de muertes en naciones pobres.

| 24 marzo 2013 12:03 AM | Especial | 2k Lecturas
Justicia social contra la TBC
Solo el desarrollo y la justicia social nos salvará de la TBC, según Uriel García.
Afirma Uriel García. Es el único remedio, dice exministro de Salud
2047

Según las estadísticas, nuestro país ocupa un triste primer lugar en la cantidad de enfermos con tuberculosis multidrogo resistente, lo que significa que la medicina moderna no puede sanar a los afectados.

Durante su exposición “La Tuberculosis en la historia del Perú” en el auditorio del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia del Perú (MNAAHP) el profesor emérito y honorario de varias universidades peruanas y autor de varias publicaciones medicas, sostuvo que está comprobado que cuando en las sociedades se satisface las necesidades básicas de alimentación, educación y vivienda, la enfermedad desaparece.

MAL MUY ANTIGUO
“La tuberculosis es un mal, que si bien acompaña al hombre desde su aparición, al parecer en su contacto con bovinos, es una enfermedad de la pobreza. Puedo asegurar que el 90 por ciento de la población, entre los que me encuentro, tenemos el bacilo de Koch causante de la TBC, pero solo se desarrolla en personas mal nutridas y que viven hacinadas en zonas muy pobres”, aseveró.

El científico señaló que desde tiempos inmemorables la tuberculosis atacó a todos los estratos sociales y “por ejemplo la padeció Nefertiti la reina de Egipto y toda su familia. Hipócrates en el siglo 450 antes de Cristo describía el aspecto de los tuberculosos, los ojos hundidos, la nariz perfilada y un aspecto de moribundo”.

Los síntomas de la tuberculosis pulmonar son tos, a veces con sangre en el esputo, dolores torácicos, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos. Según el investigador, con la aparición de la industrialización y en el siglo XX por los grandes movimientos sociales que lograron mejores condiciones de vida, fue desapareciendo sobre todo en los países llamados desarrollados.

Refirió también que en un libro publicado en Francia se informó que cuando las poblaciones logran mejorar su situación económica, el mal desaparece, inclusive sin necesidad de medicinas. “Algo como lo que ocurre en Canadá, donde casi no existe”.

EN TOQUEPALA
Acerca de su aparición en nuestro medio, refirió que hay evidencias en las figuras rupestres de las cavernas de Toquepala como también en una momia de la cultura Nasca que se encuentra precisamente en el Museo de Pueblo Libre y que será exhibida a partir del miércoles 26 durante la exposición temporal “La tuberculosis, pasado y presente”.

Pese a que la enfermedad ha disminuido en los últimos años, está considerada como la segunda causa mundial de mortalidad originada por un agente infeccioso, después del sida. Su incidencia es mayor en África, Haití y otros países con baja calidad de vida. En el Perú el año pasado se reportaron 31 mil nuevos casos.

“Es muy difícil encontrar dengue o tuberculosis en distritos como San Isidro o Miraflores, pero sí en zonas populosas con cordones de miseria o en los tugurios del centro de Lima. En el penal de Lurigancho existen tuberculosos en más del 35 por ciento del promedio nacional. Cuando disminuye la pobreza, disminuye la tuberculosis, el mal es una de las consecuencias de la mala distribución de la riqueza. Lamentablemente en gente pobre se enferma uno de los miembros de la familia y después caen diez, entonces creo se debe volver a los sanatorios”.

El galeno hizo alusión al artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que se refiere al derecho de toda persona a salario y jubilación dignos, buena alimentación y educación.

“Es también un derecho constitucional que debe cumplirse”.

El especialista explicó que existían varias cepas de TBC, pero la más común y agresiva es el bacilo de Koch, que es de fácil detección “se examina el esputo del paciente y en cinco minutos se tiene el resultado, toda persona que tenga tos por espacio de dos semanas, debe someterse a esta prueba.”

LA LUCHA MÉDICA
Seguidamente puntualizó que las medicinas contra la tuberculosis aparecen en el año 1950 y se van diversificando, “ahora hay una cantidad asombrosa de medicamentos antituberculosos, algunos que se aplican a los multidrogos resistentes son muy caros”.

García Cáceres dijo que paradójicamente nuestro país ha sido distinguido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el programa que contra la tuberculosis desarrolla el Ministerio de Salud y sin embargo ocupamos el primer lugar en multidrogos resistentes.

Sobre estos últimos, Uriel García detalló que el citado programa entrega pasajes en micro para que los pacientes se movilicen a los centros de salud donde les dan desayuno y les entregan sus medicinas, pero lamentablemente un porcentaje de los enfermos prefieren gastar el dinero de los pasajes en cosas menos importantes y no siguen el tratamiento adecuado, por lo que el bacilo se vuelve resistente a los antibióticos.

Recordó que grandes hombres de la historia universal y peruana sufrieron de este mal. “Hay el caso del primer presidente civil Manuel Pardo y Lavalle quien, como tenía una tos persistente, fue llevado a Jauja con la creencia que se trataba de tuberculosis y a su regreso fue asesinado, cuando se le practicó la autopsia se comprobó que no padeció de dicho mal. Del Libertador Simón Bolívar hay sospechas que sí enfermó de TBC pero no existe certeza”.

DATOS DE LA OMS
El 2011, ocho millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,4 millones murieron por esta causa.

Más del 95% de las muertes por tuberculosis ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos, y esta enfermedad es una de las tres causas principales de muerte en las mujeres entre los 15 y los 44 años.

El 2010, unos 10 millones de niños quedaron huérfanos a consecuencia de la muerte de los padres por causa de la tuberculosis.

La tuberculosis es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH, pues causa una cuarta parte de las defunciones en este grupo.

La tuberculosis multirresistente se ha encontrado en casi todos los países estudiados.

Aunque lentamente, está disminuyendo el número anual estimado de personas que enferman de tuberculosis; ello quiere decir que el mundo está en camino de cumplir el Objetivo de Desarrollo del Milenio consistente en detener la propagación de esta enfermedad de aquí al año 2015.

La tasa de mortalidad por tuberculosis disminuyó un 41% entre 1990 y 2011.

El riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, desnutrición o diabetes, o en quienes consumen tabaco.


Denis Merino


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD