Héroes desconocidos

Héroes peruanos y patriotas de países vecinos que lucharon por la independencia del Perú muchos años antes de la llegada de los libertadores San Martín y Bolívar y que no figuran en textos escolares deben ser reivindicados, según la historiadora Scarlett O`Phelan Godoy, profesora principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Por Diario La Primera | 29 jul 2012 |    
Héroes desconocidos
(1) Scarlett O’Phelan habla de aspectos poco conocidos de la independencia. (2) José de
Muchos patriotas lucharon por la independencia. El papel de San Martín y el de Bolívar

Más datos

Junín y Ayacucho

El libertador venezolano, junto a patriotas de otros países, libra triunfalmente las batallas de Junín y Ayacucho que consolidan la independencia del Perú en 1924. “El Congreso le pide que asuma la presidencia pero él prefiere lanzar su proyecto de Constitución Vitalicia, a lo que se oponen las élites limeñas que lo llegan a calificar de dictador. Se queda todo el año 25 y en el 26 abandona Lima”.

Autora de cinco libros y especialista en la historia del Perú del siglo XVIII y la Independencia y actualmente investigadora de la Confederación Peruano-Boliviana, disertó el último jueves sobre “San Martín y Bolívar en la independencia del Perú” en el auditorio del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia de Pueblo Libre.

La historiadora afirma que el proceso de la independencia atraviesa dos etapas, la primera que se inicia en 1809 con las llamadas Juntas de Gobierno que, en nombre del rey de España Fernando VII, se instalan en estos países y que terminan por transformarse en focos independentistas, primero en La Paz, que pertenecía al Virreinato del Río de la Plata. “En la junta paceña estaban los limeños Tomás Orrantia y Pedro Cossio y el arequipeño Buenaventura Bueno”.

“La mayoría de líderes paceños fueron formados en la Universidad del Cusco porque existía un fuerte flujo entre estas dos ciudades y seguramente recibían formación ilustrada sobre la necesidad de cambios; todos estos personajes son los gestores de la independencia.”

Recuerda también que en febrero pasado se cumplieron, sin que nadie lo haya mencionado, 200 años de una gesta libertaria realizada en Huánuco. “En esta junta los líderes fueron Domingo Berrospi y Juan José Castillo, siendo involucrados los indios Panatahuas como muro de contención por los sacerdotes franciscanos, mercedarios y agustinos que la apoyaron. Estos peruanos después son apartados por los criollos. Con relación a la junta del Cusco, Pumacahua, cacique de Chincheros, encabezó la columna militar que fue a Arequipa.”

“Lo que sucede es que en esa época los Borbones en España disminuyen el papel de la Iglesia en el poder porque querían un Estado fuerte y sólo de ellos, recordemos que en 1767 llegan a expulsar a los jesuitas, entonces se produce una relación tirante entre estos dos estados, por lo que muchos clérigos se comprometen con cambios, lo que trasmiten a cierta gente.”

O´Phelan menciona igualmente la sublevación en el Cusco de 1814, de los tres hermanos Angulo, uno sacerdote, otro abogado y el tercero hacendado, quienes formaron tres columnas militares que actuaron en Huamanga, Arequipa y el Alto Perú y después la de Pumacahua. Todas fueron reprimidas y sus líderes ejecutados, por el entonces virrey José Fernando de Abascal.

PROYECTOS CONTINENTALES
En lo que considera la segunda fase de la independencia, precisa que suceden movimientos que forman parte de proyectos continentales, con el ejemplo de los países latinoamericanos que habían conseguido su independencia.

Sobre la gesta de don José de San Martín señala que después de su proclama en la Plaza de Armas de Lima y de nombrarse Protector del Perú, su idea fue instalar una monarquía constitucional porque creía que otra forma crearía una anarquía en el Perú, y envía una comisión a Europa con el fin de traer un príncipe y a la vez recolectar dinero para continuar con el proceso libertario.

“La independencia se dio en Lima, donde se efectuaron las festividades centrales, pero la noticia no llegaría de inmediato al interior del virreinato donde seguía gobernando el virrey La Serna desde el Cusco hasta el año 1824.”

Destaca la actuación especial del ministro de San Martín, el también argentino Bernardo de Monteagudo, quien llegó a perseguir y expulsar a los españoles expropiando sus pertenencias pero sin considerar que muchos de ellos tenían intereses compartidos con los criollos, sucediendo una serie de fisuras y la división de las élites limeñas. Monteagudo fue expulsado del Perú y a su regreso terminaría asesinado en Lima.

San Martín, algo desanimado por lo acontecido y considerando que ya había cumplido su papel en el Perú, viaja a Guayaquil a la famosa entrevista con el libertador Simón Bolívar y ahí acuerdan que éste se haga cargo de continuar con el proceso libertario peruano. Es así que el Congreso mediante los delegados, el poeta Joaquín de Olmedo y el abogado Faustino Sánchez Carrión, ambos egresados del Convictorio de San Carlos, le piden a Bolívar venir a nuestro país.

San Martín regresa a Lima, renuncia a su cargo de Protector y exige la convocatoria a comicios en los que es electo Riva Agüero. Después el libertador argentino se marcha para nunca regresar.

BOLÍVAR
La historiadora refiere que, a diferencia de otras naciones donde se escogieron como mandatarios a abogados o militares, en el Perú sucede algo atípico como es el nombramiento, por medio del Congreso, de José de la Riva Agüero como primer presidente y luego Bernardo Torre Tagle, ambos pertenecientes a las élites limeñas.

Seguidamente anota que, antes de decidir su viaje a Lima, Bolívar envía a José Antonio de Sucre, su paisano y brazo derecho, para que le informe de la situación que se vive en nuestra patria, y luego decide emprender la lucha definitiva por la independencia.

“A su llegada Bolívar busca apoyo de gente ilustrada como Sánchez Carrión, Hipólito Unanue, de los ecuatorianos Joaquín Olmedo y José de la Mar y no de los llamados titulados que eran los que ostentaban títulos de condes, marqueses, etc. a los que consideraba parte del sistema colonial, contrariamente al criterio de San Martín.”

Explica que, como parte del panorama favorable a la independencia total, el poder realista estaba desgastado por una especie de golpe de Estado producido en España donde se obligó a Fernando VII a jurar por una constitución liberal después que años antes la había anulado actuando de forma absoluta. “Es así que los liberales llegan al poder en España”, dice O’Phelan.

Bolívar encuentra en el Perú una situación que nunca llega a comprender. “Hay dos gobierno paralelos, Riva Agüero se proclama presidente en Trujillo y Torre Tagle en Lima. A su vez los historiadores del exterior se refieren al Perú como un país con liderazgos dubitantes, poco claros y de una independencia ambigua”.


Denis Merino


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.