Hay que debatir la revocación

El tercer premier de este gobierno cumplirá pronto siete meses en el cargo. Está, digamos, durando más que Salomón Lerner y Óscar Valdés. Con un estilo “perfil bajo” le ha dado a la gestión mayor unidad. Dice que en la reunión con Gregorio Santos, el presidente regional se mostró menos antiminero. Asegura que el gobierno quiere que en la Ley del Negacionismo se estipule que los periodistas no cometen este delito en tanto son solo transmisores de información. Habla sobre Kañaris, Nadine Heredia e incluso sobre el tema que, a veces, le aburre: el indulto.

| 10 febrero 2013 12:02 AM | Especial | 1.5k Lecturas
Hay que debatir la revocación
Premier Juan Jiménez dice que el gobierno es neutral en este proceso; pero que, tras la consulta del 17 de marzo, hay que revisar la revocatoria.
1591

—La protesta campesina en Kañaris por la actividad minera está suspendida. Sin embargo, es un caso muy espinoso puesto que casi 55% de los terrenos del distrito está concesionado. ¿Cómo está trabajando el gobierno en resolver el tema sin que haya desenlaces como en Conga?
—La estrategia del gobierno busca impulsar el crecimiento del país, está enfocada en la inversión. La inversión responsable es el motor del crecimiento. Buscamos una minería responsable. El gobierno busca que la gran minería armonice con la comunidades y para ello debe haber negociación, información y diálogo. Buscamos que haya una convivencia entre empresa y comunidad, y ahí quiero decir que hay elementos que buscan entorpecer este afán.

—¿En el caso específico de Kañaris, si fuera el caso, se aplicará la ley de consulta previa?
—No. La ley de consulta previa tiene un fin distinto. En este caso no aplica. Nosotros vamos hacer que la ley se cumpla de manera estricta.

—En Canadá y en otros países el ciudadano que va a ser despojado de tierras ricas en minerales participa como accionista de la empresa. ¿Se puede hacer esto en el Perú?
—Ese es un tema básicamente empresarial. No es un tema en el que el Estado tiene potestad de imponer. En todo caso, es decisión de la propia industria.

—Pero el Estado quizá pueda conversar con las empresas a fin de que opten por esta medida.
—Quizá el Estado pueda sugerir, conversar. Pero lo que tiene que quedar claro es que el Estado no interviene en decisiones empresariales.

—¿Cómo va el caso Kañaris?
—Estamos en construcción de una mesa de diálogo, de desarrollo, para que la comunidad tenga la posibilidad de convivir con los proyectos y que éstos ayuden a su desarrollo. Hay que buscar la armonización con la comunidad. Es decir, hacer que la comunidad sienta que el ingreso minero le genera beneficios. Esto no ha ocurrido en el Perú lastimosamente. En el pasado los proyectos han estado divorciados de la comunidad y su entorno. Lo que queremos es llevar el Estado a estas zonas.

—Hace un momento usted dijo que hay elementos que perturban el diálogo entre el Estado, la comunidad y la empresa, ¿a qué se refiere, en el caso de Kañaris?
—Hay estrategias de ciertos sectores radicales que están buscando afectar los proyectos de inversión en el país.

—¿Pero a quiénes se refiere con eso de elementos perturbadores?
—Son grupos radicales que pertenecerían a las filas de Sendero y del MRTA. Hay sectores captados por grupos supuestamente ambientalistas que permiten que se siga avanzando. A mí me gustaría que algunos supuestos movimientos ambientalistas digan algo sobre la minería informal e ilegal que opera en Madre de Dios, por ejemplo, donde el escenario es dramático, nocivo y criminal. Ellos solo participan en las zonas donde hay proyectos formales de gran envergadura. Esto es muy extraño.

—¿Cuándo volverá a reunirse con el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos?
—Nosotros tenemos una agenda abierta con Cajamarca. Lo que hemos planteado en la reunión es que la minería en Cajamarca representa el 37% de la economía de la región. Ese día en que hablamos con Gregorio Santos, quien vino con todo su equipo, le manifestamos la importancia de la minería para la región. Se han cerrado más dos mil 700 establecimientos comerciales en Cajamarca solo el 2012. Esto nos preocupa, porque está generando una forma de recesión en la zona. La responsabilidad de la autoridad es velar para que todas las actividades, inclusive la minera, funcionen y no solo la agropecuaria y esto le señalamos en la reunión. Los grandes proyectos, incluyendo el proyecto Conga, no pueden dejarse de lado.

—¿Y cómo se mostró Santos ante esa preocupación del gobierno?
—Él reconoció que la minería es una de las actividades importantes de la región. Reconoció que hay proyectos mineros que se están ejecutando y que se seguirán ejecutando. Dijo entender que esto es parte del crecimiento de la región y que lo que está buscando es la armonización de todas las actividades en la región. Y lo que yo quisiera es que los gobiernos regionales sintonicen con el gobierno nacional en que la minería también es un elemento de desarrollo.

—¿Hablaron el tema Conga de manera específica?
—Hablamos de varios proyecto incluido el proyecto Conga. Dijimos que el proyecto minero iba a significar un ingreso de 170 millones de soles anuales en Cajamarca como canon, lo cual es un dinero muy importante para las obras que él está reclamando. En la conferencia de prensa después de la reunión manifestamos que Santos no había acudido a la reunión con una agenda antiminera, sino con una actitud de que la minería es un elemento importe para el desarrollo.

—Pero él, luego de la reunión a la que alude usted, dijo que Conga en cabecera de cuenca es inviable.
—Bueno, nosotros no queremos entrar en discusión con las autoridades regionales y sobre esa famosa frase que él suele lanzar. Nuestra posición es básicamente técnica, de viabilidad de las actividades económicas de la región y en ese sentido creo que debemos trabajar todos.

—Digamos que hay una apertura de conversaciones…
—Sí. Lo que hemos quedado con él es avanzar en la generación de proyectos. Él vino con una cartera de proyectos de inversión para carreteras y una serie de obras y señalamos otra vez que el gobierno no abandonó al pueblo de Cajamarca y no abandonará al pueblo de Cajamarca. El presidente Ollanta Humala seguirá trabajando en la inclusión social.


FUJIMORI

—¿Qué le aburre de declarar sobre el tema del indulto?
—Los periodistas siempre están tocando este tema y la paciencia de los políticos a veces… Me agarraron en mis cinco minutos cuando estábamos hablando de cómo resolver el problema de los municipios pobres del país. Bueno, ya pasó y yo responderé todas las preguntas de la prensa las veces que sea necesario.

—¿Cuál es su opinión sobre la insistencia de Fujimori de no dejarse evaluar por la Junta Médica?
—Nosotros estamos confundidos de todas las cosas que se van dando. El gobierno lo que está haciendo es cumplir con el procedimiento frente a un pedido de indulto humanitario. La Junta Médica, que ha sido convocada por la Comisión de Gracias Presidenciales, ha buscado evaluar en tres oportunidades y el mismo interno ha frustrado estas diligencias. Lo que queremos es que se haga la evaluación y no entendemos por qué el propio interno se está negando a eso. Esta pericia médica es el elemento central para ver la viabilidad del indulto.

—Pero el interno se rehúsa a cumplir las reglas.
—Las reglas son iguales para todos y todos están en la obligación de cumplirlas. Ningún interno puede decidir si cumple o no determinada norma. Tiene que cumplirla. Si uno se somete a un procedimiento se somete a todas las reglas. No se puede a la mitad del camino cambiar las reglas porque a un interno no le conviene o considere que no le conviene.


“SOY PERUANO”

—Sus detractores dicen que usted es un “caviar”, ¿cómo toma ese calificativo?
—Yo soy un profesor universitario que ha venido prestado a la política para servir al país. El presidente Humala me ha convocado para ser viceministro, luego para ser ministro de Justicia y después primer ministro. Los calificativos peyorativos que quieran lanzarle a uno son parte de la política peruana. Yo me considero un peruano que está sirviendo al país.

—¿Se considera de izquierda, de derecha…?
—Yo soy un peruano.

—¿Podría revelarnos por quién votó?
—Voté por el presidente Ollanta Humala, por supuesto que voté por él.



Revocación y Nadine

—Las bases nacionalistas apoyan de manera decidida la campaña por el NO. El Partido Nacionalista oficialmente dijo que permanecerá neutral para evitar suspicacias. ¿Qué opina sobre el proceso de revocación de la alcaldesa?
—Yo creo que la revocación es derecho constitucional y que como gobierno vamos a hacer todo lo posible para que se realice de la manera más limpia; pero después de este proceso, es decir después del 17 de marzo, creo que debemos evaluar los alcances de este instrumento para ver si es favorable o perjudicial para los ciudadanos. Creo que debería haber un debate nacional sobre el tema de la revocatoria después del proceso que se acerca.

—¿Como ciudadano, sin comprometer al gobierno, usted en qué fila está: el NO o el Sí?
—Nosotros tenemos una decisión de neutralidad, el gobierno no puede aparecer auspiciando la postura de uno de los lados en el proceso de revocación. Además es la instrucción que hemos dado a todos los ministros.

—¿Cree usted que la Primera Dama, Nadine Heredia, tiene condiciones para ser candidata y ser eventualmente presidenta de la República?
—Yo quiero decir que la Primera Dama está muy comprometida con los trabajos sociales. Es una persona que está trabajando de manera dedicada en apoyo al Presidente de República, en los temas de la niñez, de violencia familiar y en muchos campos más. Su labor es ardua. Y yo no he visto que haya alguna decisión de candidatura. Son fantasmas.



RESPONDE A DETRACTORES
El estilo Jiménez

—Usted aparece en todas las encuestas con menos aprobación que el presidente Ollanta y además, cuando se le pregunta a los ciudadanos muchos no saben quién es el premier. ¿Esto le preocupa, ya que en tiempos de crisis es usted quien tiene que ser la cara del gobierno?
— En el Perú, el primer ministro es una persona que busca lograr una gran coordinación de los ministros. Hace también la labor de vocero del gobierno. Lo que pasa es que hay algunos críticos que señalan que el primer ministro tiene que estar en todos los actos de gobierno y en todas las actividades. Yo estoy enfocado en realizar un trabajo articulado con todos los ministros. Ustedes no verán en este gabinete posiciones distintas entre los ministros. Ahora bien, yo tengo claro que soy la persona que va a afrontar los problemas. Cuando las cosas están bien, no se suele visitar al primer ministro, sino cuando las cosas están mal. En los meses que estamos se ha afianzado la gobernabilidad. Los conflictos van disminuyendo y no por arte de magia ni por cuestiones estacionales, como dicen, sino porque estamos haciendo trabajo constante con muchos actores, entre ellos la oficina de diálogo. Esto es bueno; pero aquí algunos políticos son muy destructivos, y buscan bajarse al enemigo a cómo dé lugar.

—El premier Salomón Lerner estuvo en el Ejecutivo cinco meses; Óscar Valdés, seis meses, y salió en medio de un escándalo. Usted va para los siete meses, y al parecer todo está tranquilo.
—No hablaría de duración ni plantearía un tema de comparación. Creo que cada gabinete ha tenido su estilo.

—¿Cuál es el estilo Jiménez?
—El estilo Jiménez es un estilo concertador, de trabajo en equipo. Un estilo en que además buscamos respetar la ley y la Constitución; pero buscando reformas y cambios.


ASEGURA JIMÉNEZ
Ley del Negacionismo no afectará a los periodistas

—Pese a que el Congreso ya modificó en gran parte la iniciativa del Ejecutivo en torno al proyecto de la Ley del Negacionismo, amplios sectores consideran que esta iniciativa limita el derecho a la opinión.
—He escuchado el debate. Yo soy un convencido que el país necesita una norma que afine más el delito de apología, que es un texto penal muy abierto y que puede generar controversias. Queremos un texto penal concreto de acuerdo a los estándares del Derecho Penal. Por eso saludamos su debate. Me gustaría decir que en el punto en el que aún no nos podemos de acuerdo con la Comisión de Justicia del Congreso es que nosotros queremos que la norma estipule que los hombres y mujeres de prensa no cometen delito de negacionismo, en ningún caso, en tanto que ellos son solo transmisores de información. El delito lo comete quien adopta la posición de enaltecer un delito de terrorismo, que está establecido en una sentencia y en las leyes en torno este tema. Yo soy defensor de periodistas. Yo, desde el Consejo de Prensa Peruana, he trabajado en ese sentido. No voy a ser el primer ministro que va a afectar el derecho de expresión sino todo lo contrario.


Paco Moreno
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD